Saturday, September 13, 2014

Respondiendo a los comentarios de los lectores sobre "¿Quién mató a la izquierda israelí" - Shmuel Rosner - Jewish Journa



Mi artículo de esta semana en el New York Times no atrajo tantas respuestas como el del mes pasado - " Amigos de Israel cuando conviene" -. Pero atrajo parecida cantidad de comentarios que expresaban felicitaciones, como esos otros que mostraban su enojo, y una serie de preguntas algunas de las cuales se merecen una respuesta o comentario.

- ¿Qué pasa con la paz?

Michael Brenner comentó en Facebook:
Shmuel Rosner tiene razón en este punto, y por eso, aunque me solidarizo con el enfoque de JStreet en el logro de una solución de dos estados, no me he sumado, porque creo que hacer lobby dentro de la administración Obama para criticar públicamente a Israel es contraproducente. Pero el problema sigue. ¿Cuál es el plan de Rosner para lograr realmente el fin del conflicto?
Mi respuesta corta es: No tengo un plan. Mi respuesta larga: No estoy seguro de que algún plan - un plan que pueda ser implementado - exista en la actualidad. Usted puede leer un poco más acerca de mis puntos de vista sobre este tema en mi mensaje del martes: "Una evacuación de Cisjordania 'en tres años" es imprudente e inmoral".

Yo no puedo garantizar la satisfacción.

El tema de mi artículo no era el conflicto entre israelíes y palestinos. El tema era el debate interno israelí sobre este conflicto. Yo estaba tratando de explicar por qué la izquierda israelí no tiene demasiado impacto en las políticas de Israel, y resaltar una razón que a menudo es descuidada por ella: la izquierda israelí parece haberse olvidado de que su misión es convencer a los israelíes, y no obtener los aplausos de organizaciones europeas que la mayoría de los israelíes consideran como hostiles y parciales.

- Un embuste desleal

Chemi Shalev escribió una larga, respetuosa y aún enojada respuesta en el Haaretz:
... Izquierdistas y liberales podrían también tener sus propias expectativas de lo que representa una familia. Por ejemplo, podrían pensar que los parientes que piensan de manera diferente no deberían poder decidir quién es y quién no es un miembro leal de la familia. Si son izquierdistas, es posible que no les interesen demasiado unos familiares que hacen posible que les acusen de dar una "puñalada por la espalda" o que se abran páginas de Facebook con el título de "Muerte a los izquierdistas". Y también podrían disociarse razonablemente a sí mismos de aquellos que deslegitiman a toda la izquierda israelí y a un gran segmento de la comunidad judía estadounidense en las páginas de opinión del New York Times (alusión a S.Rosner).
Shalev, a quien yo respeto mucho, dice cosas razonables y no me referiré a todas ellas, pero ésta sin duda era la principal. Él cree que mi artículo contribuye a un esfuerzo "por representar" a la izquierda israelí "como un agente de elementos extraños y hostiles, y convertirla en objeto de odio y escarnio". Esta es una queja muy grave, y voy a tratar de abordarla con cuidado en los cuatro siguientes puntos:

1. Yo no utilizó todos los términos que Shalev emplea en su artículo, términos como "traidor", "puñalada por la espalda", "elementos", "titiriteros globales". No creo que la izquierda israelí sea "ajena y desleal". No tengo nada que ver con las páginas de Facebook del estilo de "Muerte a los izquierdistas". Shalev seguramente ya sabe todo eso. Su artículo exagera mis argumentos para hacer que suenen similares a esas despreciables expresiones y así poder atacarlos. Es una técnica literaria muy común: construir un hombre de paja y luego matarlo. El hombre de paja que él describe no soy yo.

2. Tanto en el artículo de Shalev como en mi propio artículo, la falta de definición de lo que entendemos por la "izquierda" es notable. Shalev habla de "todo un campo político israelí". ¿Pero qué campo es ese? Mi artículo se refiere al sector más radical y a la extrema izquierda, y no a todos los israelíes que votaron por la izquierda moderada o el centro-izquierda. Creo que quedaba claro por el contexto, pero si no es así, debí dejarlo claro.

3. Shalev habla de las "legiones de racistas" agitadores de la derecha. Este es un ejemplo suave de los muchos insultos y representaciones brutales que los líderes y los comentaristas de la izquierda utilizan, sin dudarlo demasiado, para describir a la derecha de Israel. Sin embargo, estos mismos izquierdistas tienden a ser muy susceptibles cuando sus oponentes utilizan de manera similar representaciones brutales ("alien", "desleales") contra ellos. No encuentro la agresividad (en ambas partes), ni las quejas hipócritas (en ambas partes), muy atractivas.

4. Shalev cree que la izquierda israelí tiene poco o ningún impacto en la presión extranjera sobre el gobierno israelí. Aquí no estamos de acuerdo. Gobiernos y organizaciones extranjeras buscan la legitimidad de sus acciones entre los israelíes y están muy influenciadas por las voces desde dentro de Israel. Creo que con el impacto viene la responsabilidad. Shalev rechaza la noción de impacto, posiblemente porque le ayuda a absolver a la "izquierda" de la necesidad de ser responsable en la forma en que se representa a Israel en el extranjero.

- Entonces, ¿qué es lo que quieres?

Esto llegó por correo, y el autor pidió permanecer en el anonimato:
No entiendo su razonamiento. ¿Quieres que el "mundo" no sostenga a la izquierda? - !Pero lo hace!  Entonces, ¿qué debe hacer el "mundo", y que debe hacer la "izquierda"?
Buena pregunta. El "mundo" debe trabajar con el gobierno representativo de Israel - en lugar de soñar con un gobierno que no existe y que no es probable que exista desde hace mucho tiempo -. Apoyar a los izquierdistas israelíes se ha convertido en una manera, para ciertas personas, de expresar o afirmar su "apoyo" a Israel, mientras que en realidad no apoyan a Israel. Creo que es hora de decirles que están apoyando únicamente a grupos marginales, grupos que abogan por unas causas que la mayoría de los israelíes no apoyan, por lo que no deberían afirmar que "apoyan a Israel". Mi artículo pretende explicar al mundo que su apoyo a la izquierda:
A.- no ha logrado obtener nada relevante.
B.- podría haber dañado las causas que precisamente trata de favorecer. 
Y ya digo en el artículo lo que deberían hacer si quieren influir en Israel: deben ganarse primeramente la confianza de Israel para luego tratar de influir con posterioridad. Israel es un país algo paranoico, y por muy buenas razones. Esto tiene implicaciones, una de las cuales es que no confía en los extranjeros fácilmente.

¿Recomendaciones para la izquierda? No creo que la izquierda quiera mi consejo, precisamente porque no puedo considerarme como uno de ellos. Pero yo diría lo siguiente: modifiquen su ideología o su estrategia de comunicación, o ambas. Preferiblemente ambas.
       
- No es un juego de suma cero

Iris Richman escribió:
Un análisis muy extraño de un periodista normalmente astuto. Escribe como si la construcción del apoyo de los aliados fuera un juego de suma cero, es decir, como si la izquierda israelí, al obtener el apoyo de liberales judíos americanos, perdiera forzosamente el apoyo de Israel. Shmuel Rosner concluye que la izquierda israelí tiene en sí misma la culpa de su pérdida de apoyo. No es un juego de suma cero. Rosner también pasa por alto por completo el efecto del apoyo extranjero a la derecha israelí, es decir, el AIPAC (lobby judío americano), y por lo tanto malinterpreta por completo toda la situación. Probablemente, el equilibrio se desplazará hacia atrás, lejos de la derecha, cuando el trauma de la guerra retroceda.
Gracias por lo de "astuto", y voy a tratar de lograr que mi argumentación sea menos "extraña". Por supuesto, esto no es un juego de suma cero, pero hay una interacción que implica el apoyo exterior y la legitimidad interior que no puede ser ignorada. Si aquellos elementos o grupos que los israelíes no ven como que apoyan y defienden a Israel, son los principales defensores de las recetas de la izquierda israelí, y, a veces, también los financiadores de las organizaciones izquierdistas israelíes, la opinión pública israelí toma nota. Cuando los líderes israelíes de la izquierda prefieren recibir los calurosos elogios internacionales y, como consecuencia, desdeñan desarrollar mejores estrategias con las que comunicar sus ideas a los israelíes, los israelíes toman nota.

Como digo en el artículo: El mayor problema de la izquierda es la realidad. Sus ideas no encajan lo bastante con lo que los israelíes ven a su alrededor. Y sí, por supuesto, también tienen "ellos mismos la culpa de la pérdida de apoyo". Si un grupo político no logra convencer al público en general de que tiene buenas ideas, eso significa generalmente una de estas dos cosas: 1. Las ideas no son tan buenas. 2. Los esfuerzos convincentes no son tan convincentes. En el caso de la izquierda de Israel, ambas respuestas son correctas.

El último punto - porque otros lectores (Uri, Daniel Terriak, Joshua P.) también me preguntaron acerca de "la dependencia de la derecha" con respecto a sus partidarios internacionales: Sí, la derecha tiene partidarios en el extranjero (AIPAC no es uno de ellos, el AIPAC es no partidista). Pero cuando los israelíes piensan acerca de la "comunidad internacional", lo que ven principalmente es un color y un campo político del que reciben el apoyo. Desean que fuera diferente, pero no lo es.

- Fue Hamas

Zachary Braiterman escribió:
No fueron los amigos internacionales de la izquierda israelí quienes mataron a la izquierda israelí. Fue Hamas quien mató a la izquierda israelí, y tal vez también Arafat en el 2000/1.
Braiterman tiene razón. Por eso he dicho que la izquierda está en problemas "ante todo" como "un subproducto de la región en la que vivimos". Hay una conexión, sin embargo, entre las dos razones que mencionaba - la realidad y la dependencia de la ayuda internacional -. Cuanto más enemigos de Israel se convierten en problemáticos, más israelíes se exasperan ante la insistencia internacional en no identificar el problema. Cuanto más se exasperan con la comunidad internacional, más se vuelven impacientes con los defensores de unas políticas que parecen sospechosamente similares a las defendidas por la comunidad internacional. Por otra parte, se sienten enojados con cualquier grupo o individuo que parezca invitar a una intromisión de las fuerzas internacionales en las políticas de Israel.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home