Thursday, November 13, 2014

La quema de fusibles en Jerusalén - Shmuel Rosner - NYT


Yehuda Glick  en el hospital donde se recupera de sus heridas

Yehuda Glick es un amigo mío en Facebook. Aunque no puedo recordar haberlo conocido nunca en persona, el milagro de la tecnología hizo la relación poco más personal al oír que le habían disparado en Jerusalén la semana pasada.

He aquí un hombre cuyo paradero diario sigo muy de cerca al casi ser asesinado. El señor Glick sobrevivió pero su camino hacia la recuperación es largo. Su supuesto asesino, un palestino miembro del grupo terrorista Jihad Islámica, fue muerto por las fuerzas israelíes horas después del tiroteo.

El delito por el que el señor Glick fue blanco de las balas palestinas es su incansable lucha por el derecho de los judíos a rezar en el Monte del Templo, el lugar judío más sagrado y donde una vez estuvieron los dos templos. Él es un activista ejemplar, respetuoso de la ley, de trato fácil y no violento, y que por su carácter podría llegar a facilitar un cambio del status quo. En otras circunstancias, el señor Glick incluso podría ser el tipo de activista celebrado por los progresistas. Ha convencido a los tribunales israelíes repetidamente de que el papel de la policía es garantizar la seguridad de los israelíes de la intimidación palestina, y no reducir los riesgos de seguridad despojando a su vez a los ciudadanos judíos de su derecho a visitar el lugar.

El fin de semana pasado la historia de la unión de Isaac fue leída en las sinagogas de todo el mundo (en la versión musulmana de la historia el protagonista es Ismael, el otro hijo de Abraham). Según la tradición, su finalmente abortada degollación tuvo lugar en el Monte del Templo. Desde su primera aparición, el Monte fue a la vez santo y peligroso. Podría decirse que es "el kilómetro más sensible de la Tierra", como el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo recientemente.

El lugar es muy sensible y su historia reciente extraña. La zona en la que se encuentra ha sido controlada por Israel desde la Guerra de los Seis Días en 1967. Pero el Waqf, un cuerpo musulmán afiliado a Jordania, se encarga de la gestión del día a día del propio monte. A diferencia de la mayoría de los otros conquistadores de Jerusalén en el pasado, Israel no utilizó el pretexto de la victoria en la guerra para tomar el control total sobre el monte. Días después de la guerra, el entonces ministro de Defensa Moshe Dayan selló un acuerdo que ha mantenido el control musulmán del Waqf desde entonces. Algunos israelíes creen que esto fue una sabia decisión que impidió una guerra religiosa; otros piensan que se trató de una grave falta de juicio y que Israel desaprovechó esa oportunidad, posiblemente debido a las tendencias ultra-seculares del gobierno del momento que lo hizo oídos sordos a los sentimientos religiosos de otros judíos.

Este es un interesante debate intelectual que tiene poco significado práctico 47 años después. Hoy en día, hay un status quo que también se apoya en la manipulación y la intimidación. El Monte del Templo puede encender fácilmente una ola de violencia entre judíos y árabes. Y dos grupos muy diferentes tienen la mecha: la agenda y el cálculo político del liderazgo palestino, y una franja imprudente y creciente de la calle judía israelí.

Los palestinos siguen manteniendo y creando – desde principios del siglo XX - una campaña de mentiras alrededor del Monte del Templo, negando por ejemplo cualquier conexión judía con el lugar, y alegando que Israel busca desmantelar las mezquitas de la cima del monte. Esta campaña tiene un componente intelectual: presentar a los judíos de Israel como una fuerza colonizadora que no tiene ningún derecho histórico, religioso o cultural a esta tierra. Y tiene un componente práctico: la utilización de una amenaza inventada sobre el futuro de las mezquitas para lograr así alzar a la calle árabe contra Israel.

La campaña parece funcionar. En 1996, una ola de violencia palestina estalló tras la apertura de un túnel conectado al monte. En el 2000, la Segunda Intifada se inició después de la visita de Ariel Sharon, entonces el líder de la oposición, al Monte del Templo. Y el intento de asesinato del señor Glick es el último ejemplo de la eficacia de esta campaña para inducir a los palestinos a la acción violenta.

El hecho de que el monte sea manipulado por los palestinos para servir a sus objetivos políticos es sólo uno de los problemas a los que el gobierno israelí se enfrenta. También tiene que contener un sentimiento creciente entre los judíos israelíes de que el status quo tiene que cambiar. Algunos de estos israelíes, inocentemente, quieren y creen ser capaces de compartir el monte con los musulmanes. Otros, menos inocentemente, tratan de buscar la forma de que quede en manos de los judíos. Israel, en el pasado, ya ha detenido a extremistas judíos aspirantes a terroristas que querían volar las mezquitas, y el peligro de que puedan repetirse tales planes es una preocupación constante para las agencias de inteligencia de Israel.

Todos aquellos que desean un cambio en el status quo del Monte del Templo quieren que Israel tome más control sobre dicho lugar, y ello sucede por el carácter ridículo del status quo existente. A los judíos en la actualidad no se les permite orar, ni llevar con ellos objetos de aspecto religioso, ni murmurar una bendición o inclinarse. Incluso los movimientos de los labios de los visitantes judíos son vigilados (En el pasado, los líderes religiosos judíos cooperaron con estas restricciones al dictaminar que los judíos no debían caminar por la cima del Monte, no sea que por error pusieran un pie en lo que fue el restringido santuario interior del templo, o sancta santorum. Pero en los últimos años, debido a las presiones políticas y a los cambios culturales, más rabinos se ven inclinados hacia una flexibilización de las restricciones.)

Por ahora, los judíos se ven obligados a canalizar sus expresiones religiosas solamente en el Muro de las Lamentaciones (o Muro Occidental), es decir, tienen prohibido manifestar esas expresiones religiosas judías allí donde el Templo estuvo en pie, y son relegados por lo tanto a un remanente secundario, un muro de soporte del Monte del Templo. El Estado judío impide a los judíos expresar sus sentimientos judíos en el lugar más sagrado del judaísmo, y todo esto en un lugar que supuestamente controla.

Esta política no tiene sentido, aunque sin embargo se mantiene porque Mr. Netanyahu se ha comprometido a respetar el status quo, el único objetivo razonable para un gobierno israelí responsable. En el Oriente Medio, esto también es cierto para una gran variedad de temas polémicos, como por ejemplo la ocupación israelí de Cisjordania, donde el mantenimiento de un status quo problemático es a menudo un mal menor que salva muchas vidas. Los intentos de cambiar rápidamente realidades que funcionan desde hace mucho tiempo a menudo terminan en desastres.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home