Saturday, November 01, 2014

Muy razonable: La política de "cero riesgos" para Israel vs. "cero posibilidades" para los palestinos - Efraim Halevy - Ynet



Los acontecimientos de las últimas semanas en Judea y Samaria, y sobre todo en Jerusalén, hacen hincapié en las declaraciones del escalón político sobre la posibilidad de un acuerdo con los palestinos.

La consideración principal de garantizar la seguridad del Estado de Israel y de sus ciudadanos está dictando más que nunca una política de "cero riesgos" para las vidas de los israelíes, y por lo tanto un pleno control de la seguridad en todo el territorio, desde el Mar Mediterráneo hasta el río Jordán.

El ministro de Defensa Moshe Yaalon ha presentado recientemente su doctrina sobre la cuestión palestina, diciendo que él no ve otra opción que la de dejar al shekel israelí como moneda oficial en Judea y Samaria en cualquier futuro acuerdo, debido al grado de interconexión entre las economías israelí y palestina.

Según los informes, Yaalon dijo que los palestinos podrían disfrutar de una especie de autonomía municipal. Esto significa que no serían capaces de promulgar una legislación primordial y es probable que sólo fueran capaces de establecer reglamentos que sólo serían válidos con arreglo a la legislación primordial de la Knesset.

El ministro de Defensa, quien es conocido por su integridad y seriedad, expresó la política real - en oposición a la política declarada por el gobierno - sobre la cuestión palestina en general. Garantizar la seguridad de los ciudadanos de Israel requiere un cierre hermético de la entidad palestina - militar, económica y constitucional - con el fin de evitar cualquier posibilidad de un futuro deterioro de Israel.

Pero una política de "cero riesgos" exige una política de "cero logros" para los palestinos. Este enfoque se demostró muy claramente al final de la operación Margen Protector, cuando el primer ministro Benjamin Netanyahu reiteró que Hamas no lograría sus objetivos - ni un puerto de mar, ni un aeropuerto para la Franja de Gaza - mientras que Israel había exigido y recibido un acuerdo de que la totalidad de proceso de restauración de la destrucción generada durante la guerra de Gaza estaría patrocinado por la Autoridad Palestina, que actuaría hoy y se espera seguiría actuando en el futuro, como una especie de sistema municipal como parte del Estado soberano de Israel.

En este contexto, la demanda de Israel de que la Franja de Gaza sea desmilitarizada como condición imprescindible para la naturalización completa de la Franja es muy importante. Se requiere que los residentes de Gaza se acostumbren a una situación permanente en la que las unidades de seguridad de la Autoridad Palestina, con una dotación de residentes en Judea y Samaria solamente, controlen sus fronteras en la primera etapa y sus calles en la segunda etapa, haciendo caso omiso de la animosidad eterna entre los habitantes de Gaza y el pueblo de Nablus y Ramallah.

¿Es esta la forma de implementar la percepción de "cero riesgos" en el ámbito de Gaza? Los palestinos traducen esta política israelí como de "cero posibilidades" para ellos. Es posible que no se merezcan un enfoque diferente, es posible que ellos no están preparados para otro tipo de enfoque, es posible que no haya ninguna opción de asegurar Israel sin un enfoque de "cero posibilidades" para Mahmoud Abbas y su grupo. Si ese es el caso, es el momento de decirlo con claridad y sin miedo.

La adopción de un doble discurso, que supuestamente preconiza por un lado una política de "dos estados", mientras que, de hecho, se la socava, no servirá para ninguna causa constructiva, y fortalecerá las pretensiones de aquellos que dudan de la credibilidad del gobierno, tanto hacia el mundo como hacia sus ciudadanos.

Cuando Israel buscó apoyo estadounidense a su retirada de Gaza, Washington condicionó su apoyo a la inclusión de la parte del norte de Samaria en ese movimiento. Los nombres de los lugares de los que Israel se retiró parecían haber sido olvidados en el discurso público.

En la víspera del Año Nuevo judío, 450 personas se levantaron en medio de la noche y se unieron a los estudiantes de la Yeshiva Homesh con las tradicionales oraciones de Selichot. Después de este evento, el ministro de Uri Ariel les dijo: "Voy a seguir trabajando para el regreso del pueblo judío a Homesh, y como primer paso la reanudación de una actividad continua de la yeshiva y de la voz de la Torah en ese lugar".

"¿Homesh hoy y la Franja de Gaza mañana?" les preguntará el habitante medio de Gaza, que es invitado a desarmarse y a tener fe en la buena voluntad de Israel y en la protección de sus hermanos en Cisjordania.

Bajo estas circunstancias, no hay ninguna posibilidad en los intentos de reanudar las negociaciones entre los que apoyan los cero riesgos y los que ven cero posibilidades. Es hora de que Israel decida sobre su visión, sobre los objetivos derivados de ella y de cómo se debe preparar para ponerlas en práctica.

Esta discusión debe ser dirigido por el liderazgo del Estado dentro del Estado. Si no se toma esta medida, nadie nos va a tomar en serio, y la opinión pública israelí dejará de creer en sus líderes.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home