Sunday, November 02, 2014

No hay sionismo sin Sión - Dror Eydar - Israel Hayom



El día después de las profanidades de Washington (los insultos del alto funcionario de la administración Obama), los principales programas de noticias de la tarde abrieron con entrevistas: Shimon Peres y Mahmoud Abbas jugando el papel de las sirenas que tentaron a Ulises y a sus marineros para encontrar con ellas un poco de tranquilidad en los mares tempestuosos (solamente para después ser comidos vivos). "Hay que hacer la paz", dijeron Peres y Abbas. "No tengan miedo". Lo que sea. En un perpetuum continuo en las últimas décadas, tal charla hueca ha ignorado complacientemente las apuestas.

Recordamos el título infame de "cobardes ante la paz" que se dio a los que veían con claridad los peligros de unos Acuerdos de Oslo empapados de sangre. Nos acordamos de la ridiculización que se lanzó contra aquellos que advirtieron de como los cohetes desde Gaza se dispararían contra Ashdod. Recordamos la demonización mediática de aquellos que señalaron la locura de la euforia de la paz. Y recordamos la proliferación de la jerga orwelliana, esa que describe a los asesinados por los terroristas como "víctimas de la paz".

Recordemos como las promesas de Estados Unidos con respecto a Israel se movían como parte del "proceso de paz", y esas rotundas afirmaciones de que la paz solo aumentaría nuestra seguridad, al igual que la retirada de Gaza nos haría más seguros. Pero el tiempo del juego ha terminado. Hemos llegado a un punto peligroso, después del cual será imposible hacer correcciones. La administración Obama está llamando ahora al primer ministro Benjamin Netanyahu un "cobarde". Es esa misma administración que, en los últimos seis años, ha cometido todos los posibles errores en la gestión de los conflictos en todo el mundo. No hay conflicto que tenga lugar en estos momentos en el mundo que no haya sido exacerbado por las políticas de la administración Obama.

Rusia está ocupando partes de Ucrania y, básicamente, nos ha devuelto a la época de la Guerra Fría. Irán está recibiendo legitimidad en los salones europeos, cientos de miles de personas han muerto en Siria, y el grupo Estado Islámico se ha apoderado de grandes extensiones de territorio y está agitando los disturbios en todo el mundo. Miles de cristianos han sido masacrados por los musulmanes o forzados a convertirse al Islam, mientras que cientos de miles de personas han huido de sus hogares. Después de sus últimas turbulencias políticas, Egipto está luchando contra el terrorismo en la península del Sinaí. África está siendo desgarrada por las guerras civiles y por el terrorismo (llevado a cabo por islamistas, lo que es una sorpresa). Europa no puede hacer nada de cara a la adquisición progresiva de sus ciudades por los musulmanes, incluidos aquellos voluntarios del Estado islámico que regresarán a las calles de Europa desde el Oriente Medio. Corea del Norte, Yemen, Líbano y otros países más, el mundo en general se ha convertido en la actualidad en un lugar muy difícil. Y sí, la administración Obama está furiosa. ¿Acerca de? Acerca de la construcción de viviendas en Jerusalén. ¿Acaso no lo saben? Esa es la fuente de todos los problemas del mundo... los judíos y la construcción de viviendas en su capital. ¡Qué farsa!

¿A qué tan bajo puede caer la administración Obama con sus obscenidades contra Netanyahu? ¿Es acaso la administración Obama tan realmente estúpida como para pensar que su presión empujará a Netanyahu a ceder en nuestros principios más básicos? ¿Quién es lo suficientemente estúpido para pensar que la presión estadounidense y los insultos (que algunos medios de comunicación israelíes se divierten amplificándolos) darán lugar a una disminución en el apoyo a Netanyahu?

Digamos de una vez por todas lo que piensa la mayoría de la opinión pública israelí, aunque los medios de comunicación y la menguante izquierda insistan en lo contrario: no habrá acuerdo de paz sin una Jerusalén bajo la completa soberanía israelí. Tener Jerusalén es preferible a la paz delirante que Peres y sus amigos trataron de vendernos.

No hay sionismo sin Sión.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home