Saturday, December 13, 2014

El nuevo bloque de centro debe mantener la cordura - Ben-Dror Yemini - Ynet




Hay un aroma de cambio en el aire.

La unión entre el partido Laborista, encabezado por Isaac Herzog, y el Hatnua de Tzipi Livni, está creando una nueva situación. No es que se hayan convertido repentinamente en populares. No es que las encuestas electorales estén dando una clara victoria del bloque de centro-izquierda. Pero la noche del miércoles, tal vez por primera vez en su carrera, Herzog presentó el rostro de un líder.

Debido a que Herzog ha sido considerado un líder sin carisma y poco atractivo, hizo un movimiento de líder de primera clase: él renunció a su monopolio como presidente y se ha comprometido a un sistema de rotación en el papel de primer ministro.

El nuevo bloque está en una encrucijada, pues puede encaminarse hacia la izquierda y puede encaminarse hacia el centro.

Miren lo que pasó con el primer ministro Benjamin Netanyahu: se convirtió en el líder más popular de Israel precisamente porque se volvió hacia el centro. En los últimos años, ha representado a la línea más sana de su partido. Avanzó con el proyecto del secretario de Estado estadounidense John Kerry más de lo que quiere admitir. Mostró una sorprendente contención con Hamas y trató de evitar el conflicto. Aquí y allá, incluso se contuvo en la construcción de asentamientos, y su oficina afirmó que cualquier construcción sólo se aprobaría en los grandes bloques de asentamientos.

Pero Netanyahu se está desplazando hacia la derecha. Y cuanto más se desplaza hacia la derecha, más su posición se ve socavada, porque un tercio de los votantes del Likud están lejos de ser el grupo radical que parece haber dominado el partido. El giro a la derecha los ahuyenta.

Herzog y Livni se enfrentan a un peligro semejante y casi idéntico. Los votantes indecisos se preguntan cuál es la diferencia entre ellos y el Meretz. Hay diferencias. Por supuesto que las hay. Pero ahora es su trabajo presentar una alternativa clara y diferenciada

No hay necesidad de presentar las diferencias entre ellos y Netanyahu. Sí existe la necesidad de que clarifiquen y muestren las diferencias entre ellos y parte del campo de izquierda, ese que cada vez es menos sionista. Livni se aseguró de presentar una línea nacional y sionista en la conferencia de prensa del miércoles. Pero van a necesitar mucho más que eso para hacer hincapié en las diferencias.

Las encuestas de las últimas semanas "dan la victoria al bloque de la derecha", porque tanto Moshe Kahlon, con el partido Kulanu, como Avigdor Lieberman, con el Yisrael Beiteinu, se registran como parte de la derecha. Eso no está del todo claro. Estos dos partidos parecen estar cambiando de dirección. El bloque Herzog-Livni puede estimular a otros grupos adicionales. Tal vez entre Yair Lapid y Kahlon. Incluso un Lieberman moderado, mientras él se aferre a su actual posición moderada, puede encontrarse a sí mismo en una nueva coalición, ya sea otra facción o gubernamental. Así que el mapa político está cambiando delante de nuestros ojos.

La declaración del miércoles de Herzog contra el "yo, yo, yo", representa sin duda una cultura refrescante. ¿Por qué nos hemos acostumbrado al hecho de que, en política, el ego es más importante que cualquier cosa?. Con Netanyahu - y es una pena - el interés político, por lo general, vencía al interés nacional.

Si hay algunos políticos en el mapa político que presentan una alternativa nacional menos menos egoísta, eso no va a cambiar la imagen de un extremo a otro, pero puede cambiar algo.

Y a veces, eso es todo lo que se necesita.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home