Tuesday, December 16, 2014

Esos renombrados académicos americanos (y que dicen ser "sionistas") que prohíben a los israelíes que están en desacuerdo con ellos - Elliott Abrams - Israel Hayom


A este seguidor de Bennett puede que no se le permita viajar a los EEUU


He aquí un pensamiento: Cuando unos eruditos académicos estadounidenses no están de acuerdo con unos funcionarios o líderes extranjeros, deben unirse para tratar de prohibir que esos funcionarios o líderes entren en los Estados Unidos o en cualquier país de la Unión Europea. Por otra parte, ellos pretenden que haya una congelación de los activos de esos mismos funcionarios que puedan tener una cuenta bancaria en los Estados Unidos, por ejemplo.

Por supuesto, esos mismos estudiosos y académicos probablemente comenzarán pidiendo que se comience con los funcionarios iraníes, ¿verdad? Ellos, por ejemplo, buscarán impedir la entrada de agentes de la Guardia Revolucionaria iraní cómplices en asesinatos y torturas, y en el terrorismo, y que además son responsables de la falta de libertad de expresión o de libertad académica en Irán. Posiblemente luego apuntarán a los funcionarios de China que aplastan a los tibetanos y a los musulmanes uigures de Xinjiang, y que además controlan el gigantesco sistema de prisiones chinas. Y luego tratarán de actuar en contra de los funcionarios del régimen de Assad en Siria, por supuesto, cuando alguno de ellos pretenda venir a los Estados Unidos o a Europa Occidental. Y seguramente, querrán acciones contra los funcionarios rusos responsables de la invasión de Ucrania. En suma, ellos buscarán en todos los regímenes represivos de todo el mundo, y les aplicarán su nuevo enfoque.

¿Es obvio, no lo creen? Pues se equivocan, por supuesto. Esta nueva idea se debe aplicar sólo a Israel. Aquí está lo que narra el periódico israelí Haaretz:
"Un reciente grupo de académicos de renombre ha pedido al gobierno de Estados Unidos y a la Unión Europea que imponga sanciones personales a cuatro israelíes prominentes que lideran los esfuerzos para asegurar una permanente ocupación israelí de Cisjordania y/o anexionar la totalidad o parte de Cisjordania de manera unilateral en violación del derecho internacional... Elegimos estos cuatro líderes y figuras públicas israelíes para empezar porque ellos se destacan por trabajar por una ocupación permanente e irreversible", ha dicho Gershon Shafir, un profesor de sociología en la Universidad de California en San Diego, quien fue el padre de la brillante idea. Estas cuatro figuras israelíes "se muestran particularmente desdeñosos de los esfuerzos y las decisiones por la paz del Secretario de Estado de Kerry...". 
El llamamiento contiene a 20 firmantes del manifiesto y entre ellos se incluyen a varios académicos de renombre procedentes de las universidades de UCLA a Boston College, y de la Universidad de Columbia, incluyendo al renombrado teórico político Michael Walzer, un profesor emérito de ciencias sociales en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Nueva Jersey. Todos estos firmantes del llamamiento se "declaran sionistas", según dijo Walzer en una entrevista, y "están profundamente opuesto a los boicots académicos".

Ellos se oponen a los boicots académicos, pero parecen estar completamente de acuerdo en que aquellos que han cometido el delito de ser desdeñosos de los esfuerzos de Kerry deben ser excluidos de poner un pie en los Estados Unidos. ¿Quién podría estar en desacuerdo con eso?

Este episodio vergonzoso nos trae a la mente el comentario de Orwell sobre algunas ideas que son tan estúpidas que sólo un intelectual podría defenderlas. Tres de los cuatro individuos israelíes puestos en cuestión son miembros de la Knesset, y han sido debidamente elegidos en una democracia. Así que la brillante idea de estos intelectuales "sionistas" es prohibir los Estados Unidos a unos parlamentarios elegidos democráticamente con quienes ellos no están de acuerdo. O con los que real y seriamente no están de acuerdo, y mucho.

Cómo podrían llevarse a cabo las relaciones internacionales si este principio de "sanciones personales" se aplica ampliamente, eso ya no es de gran interés para estos académicos. El tema central es que ellos al parecer tienen la razón, toda la razón, y obviamente sus opiniones e ideas son completamente correctas, como sus opiniones políticas, por lo que las personas que piensan que están equivocados no pueden ser autorizados a viajar. La "prueba de Kerry" es muy interesante, y de aplicarse de una manera más amplia significaría que aquellos que son desdeñosos de cualquier secretario de Estado norteamericano no se les podría permitir viajar a los EEUU. Es de suponer que los franceses prohibirían a los que se muestren desdeñosos de Mr. Fabius, y los alemanes no permitirían a personas desdeñosas de Herr Steinmeier, y así sucesivamente. Tal vez ningún país de la UE permitiría a personas que se mostraran desdeñosas de los esfuerzos de la Alta Representante de la Unión de la UE para los Asuntos Exteriores y la Política de Seguridad. Pero muchas personas han sido desdeñosas a lo largo del tiempo de una u otro Alto Representante, por lo que esto podría interferir con el turismo, y tal vez no deberíamos ir tan lejos.

En cualquier caso, estos estudiosos y eruditos no sueñan con la aplicación de sus nuevas reglas a cualquier otro país en la faz de la tierra sino a Israel.

No obstante, los estudiosos se defienden de las críticas. Y es que ellos son moderados, lo que ya se ve:
"El ... manifiesto que reclama sanciones personales se opone muy específicamente a esos otros esfuerzos de un amplio boicot, y sus firmantes no están preocupados de ser agrupados con los proponentes del BDS, de los cuales se considera ampliamente que trabajan por la destrucción de Israel. Es completamente diferente anatematizar a toda una categoría de personas equiparándolos con los esfuerzos por un boicot académico", dijo Gitlin. "En este caso, no se trata de una equiparación adecuada y justa, pues esas personas que defienden el BDS realizan una actividad tóxica que pensamos que no necesitan ser nombrada. Este manifiesto supone una forma de movilizar votos en contra de los boicots, pero igualmente está en contra de los intentos de hacer irreversible la ocupación", añadió Shafir. "Nos permitirá encontrar un lugar en el medio y distinguirnos, pero seguiremos formando parte del diálogo en curso que de manera productiva trata de proteger los lazos de Israel con los EEUU, con el mundo y con los intelectuales liberales".
Vaya por Dios, ellos tienen un "lugar en el medio". Así pues, "los intelectuales liberales" de Israel podrán viajar sin problemas, y este grupo de estudiosos y académicos protegerá la conexión de Israel con los intelectuales liberales de todo el mundo. Los funcionarios electos que no comparten sus puntos de vista liberales (y, de hecho ni siquiera sean intelectuales liberales en absoluto), no tendrán ese derecho a viajar.

Nada bueno puede llegar de esta idea absurda, pero hay que tenerla en cuenta y observar lo que significa. Aquí estamos ante un grupo de intelectuales que deseen solicitar que se realice una prueba de este tipo para un solo país en la faz de la tierra, Israel, una democracia además, pero a la vez ellos piensan que son "sionistas", "moderados", que están en el "medio" y que son "protectores" de Israel.

Como dice el refrán, con amigos como estos... .

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home