Saturday, December 13, 2014

Los verdaderos extremistas - Yoel Meltzer - Ynet


Ya desde hace semanas, cuando la ruptura de la coalición parecía inminente, la palabra "extremista" comenzó a surgir en los medios de comunicación israelíes a un ritmo algo desconcertante.

Los miembros de la Knesset del Yesh Atid, Hatnua y otros partidos de izquierda comenzaron a expandir dentro de casa el mensaje de que Israel está siendo dirigido por un grupo de nacionalistas y extremistas de derecha antidemocráticos.

Del mismo modo, columnistas israelíes y otras conocidas figuras públicas comenzaron a producir artículos de opinión que básicamente contenían las mismas acusaciones.

El objetivo de tan amplio, y con toda probabilidad coordinado, ataque, uno que se ha intensificado ahora que las nuevas elecciones se han anunciado formalmente, es obvio: la izquierda quiere hacerse con el control de la Knesset, la única pieza del rompecabezas israelí que en un juego justo y honesto sigue estando mucho más allá de su alcance.

Como es bien sabido, la mayoría de los judíos isralíes han ido girando cada vez más hacia la derecha en los últimos años. Esto puede ser molesto para muchas de las organizaciones judías liberales de América o para la administración americana, pero es un hecho.

Por otra parte, después de más de veinte años del fiasco de Oslo y de todo el sufrimiento que ha traído, junto con una mayor conciencia de la creciente amenaza que plantean a Israel las fuerzas islámicas desde dentro y desde fuera, la mayoría de los judíos de Israel están hartos de la condescendiente y desconectada actitud ante la realidad de los diputados antes mencionados y de sus amigos en los medios de comunicación, todos los cuales todavía están tratando de convencernos de que la solución de dos estados va en nuestro mejor interés.

Por lo tanto, ante tal escenario, la única manera para que la izquierda tenga alguna posibilidad de éxito en las próximas elecciones y, al hacerlo, recuperar la única institución que les ha eludido desde 1977, salvo durante unos breves períodos, es vilipendiar a sus oponentes una y otra vez.

Así nos encontramos, por ejemplo, que cualquier diputado que continuara hablando, frente a los recientes y constantes ataques árabes, del pisoteo de los derechos judíos en el Monte del Templo, es tachado rápidamente de extremista. O bien si varios miembros de la Knesset, entre ellos el propio primer ministro, avanzaban diferentes versiones del proyecto de ley del Estado-nación judío, inmediatamente eran tachados de racistas y antidemocráticos.

Aunque es cierto que hay diferencias de opinión sobre estos y muchos otros temas, la cuestión es que cuando se trata de abordar seriamente ciertos problemas, la izquierda parece haber elegido en las últimas semanas utilizar repetidamente un lenguaje incendiario en un aparente intento de desacreditar las ideas de la derecha.

Porque a diferencia del monopolio ideológico del que la izquierda goza en instituciones no elegidas democráticamente, como el sistema judicial israelí, los medios de comunicación y el mundo académico, los miembros del Knesset sí son elegidos democráticamente, lo que en teoría representa a la voz del pueblo, la cual como ya hemos dicho parece inclinarse claramente hacia la derecha .

Aún más, aunque la izquierda utilice la influencia combinada de los tribunales, los medios de comunicación y el mundo académico para neutralizar la voluntad de la nación representada en los miembros elegidos de la Knesset, y como resultado de ello ejerza una enorme cantidad de influencia en el país, sin embargo, se esfuerza y busca como un niño lograr su aprobación.

De ahí que en la actualidad está haciendo lo que debe para recibir el premio que tanto desea, es decir, la validación oficial, a través de las elecciones, de su tremendo poder.

Sin embargo, desde el momento que los llamados nacionalistas y extremistas de derecha antidemocráticos representan simplemente lo que piensan la mayoría de los israelíes, el agresivo ataque desde la izquierda israelí se ha convertido en realidad en una mordaz y feroz condena de los propios votantes israelíes. Esta idea debe quedar clara en la mente de todos cuando las elecciones se acercan.

A la luz de todo lo anterior, ¿quiénes son los verdaderos extremistas en Israel?

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home