Saturday, January 10, 2015

Atentados en París: ¿Dónde están las víctimas judías? ¿Pero de que judíos me hablan si los medios no dicen nada? - Patrick Jarreu - Causeur




Por si no lo saben, hay cuatro asesinados de los que nadie habla. Son las víctimas judías del yihadista que se encerró en una tienda kosher. Aquí tienen sus nombres porque los medias franceses y españoles no parecen tener gran interés en ellos: Yoav Hattab, Philippe Braham, Yohan Cohen y François-Michel Saada.

En Causeur lo han pensado antes que yo. "Yo soy kosher", anuncia su web, con los mismos caracteres en los que vemos por todas partes "Yo soy Charlie".

Y es que el pasado viernes, en París, un hombre entró en una tienda kosher y disparó contra las personas que estaban allí. ¿Por qué razón piensan ustedes? ¿Qué es lo que determinaba el asesinato de esas personas?

Nada en especial, por supuesto, el hecho de que eran judíos, como su presencia en esa tienda autorizaba a presumir.

Si ustedes han consultado los medios de comunicación franceses este sábado por la mañana no habrán enterado de nada [N.P.: hoy a las 15:15 aparecen las primeras noticias en Le Monde]. Es sólo cuestión de "Charlie", o más recientemente de Ahmed Merabet, el oficial de policía que terminó ejecutado en una acera el pasado miércoles por los que acababan de asesinar al personal del semanario.

¿Mataron a los judíos al azar en una calle de París el viernes 09 de enero 2015? Silencio casi general. El "en vivo" de Le Monde hablaba de "rehenes"  que fueron asesinados. ¿Rehenes? ¿"Rehenes" para negociar qué  o conseguir qué?

No había rehenes para Amedy Coulibaly, sino una matanza de judíos inmediatamente después de su entrada en la tienda. Pero Le Monde no nos dice que eran judíos.

Matar a judíos en el París de 2015 no proporciona titulares en los medios de comunicación. Es algo tan banal como matar a niños judíos en una escuela en Toulouse en 2012, o matar a otros judíos en un museo judío en Bruselas el año pasado, o gritar "¡Muerte a los Judíos!" en las calles de París, o asaltar y violar a una familia judía en un edificio en Creteil.

Incluso podríamos hallar a algún periodista argumentando que si Coulibaly asaltó una tienda kosher es solamente porque los judíos son ricos, como todo el mundo sabe, y él quería robar la caja.

Habría algo que decir sobre la inundación de sensiblería a la que los medios nos han sometido en sus tres días de "homenaje" a los empleados de Charlie Hebdo, presentados como representando el alma de Francia. O podemos indignarnos por el asesinato de estos hombres y mujeres, y mostrarnos determinados a luchar contra aquellos que los mataron, sin por otro tanto reconocerse en las ideas y el estilo de esta revista, o incluso en su decisión de publicar "caricaturas" mostrando a los musulmanes como seguidores de una fe intrínsecamente asesina.

En lugar de repetir hasta el cansancio "Yo soy Charlie", siguiendo el modelo de las campañas "contra el SIDA" o "los Teletón", ¿no sería mucho mejor estar al tanto de la realidad en la que vivimos y de los peligros que nos amenazan? ¿No es hora de movilizarse contra el enemigo que hostiga a nuestras sociedades desde la década de 1990? ¿No ha llegado el momento de tomar partido en lugar de refugiarse en una especie de "no en nuestro nombre, no en nuestro nombre"?  ¿Patéticos?

La historia ha mostrado la tendencia de un gran número de franceses de esconderse hasta que la realidad les golpea directamente. En eso han tenido un gran éxito.

El actual "Yo soy Charlie" traduce una actitud de repliegue, casi de victimismo, con la que se considera que nos sentiremos mejor a fin de evitar las preguntas difíciles. Pero eso no es lo que va a asustar a los yihadistas.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home