Tuesday, January 27, 2015

Crece la controversia sobre la supuesta naturaleza sionista del "campo sionista" de Herzog y Livni



El primer ministro Benjamin Netanyahu elevó el domingo sus críticas mordaces contra la lista común de la coalición Laborismo-Hatnuah, que se ha autobautizado como el "campo sionista", diciendo que "(muchos de ) sus miembros son de la izquierda radical. Ese no es el campo sionista, sino el campo antisionista".

Hablando en una reunión celebrada por el Likud en Tel Aviv, Netanyahu criticó a los que le critican dentro de los partidos de izquierda por su decisión de aceptar una invitación para hablar ante el Congreso de Estados Unidos sobre la amenaza iraní.

"Tenemos que ganar estas elecciones porque sabemos exactamente lo que la izquierda va a hacer", dijo el primer ministro. "Todo lo que hacen es arrastrarse ante la comunidad internacional y buscar excusas para hacer más y más concesiones".

La campaña del Laborismo-Hatnuah "pretende ser el campo sionista", pero por alguna razón eso no lo manifiestan en su propaganda en árabe, e incluso cuando se les escucha decirlo en hebreo no suenan exactamente como unos ávidos sionistas. Siendo tal el caso, no es de extrañar que Ahmad Tibi [del partido árabe Raam-Tal] apoye al líder laborista Isaac Herzog, y no es de extrañar que Herzog diga que le gustaría ver a los partidos árabes en su coalición.

"Este no es el partido Laborista que conocíamos. Ese partido ya no está aquí, ha desaparecido", dijo Netanyahu.

El propio domingo, la coalición Laborismo-Hatnuah presentó su lista final a la Knesset en un evento protagonizado por miembros de ambos partidos en Tel Aviv. En un esfuerzo por refutar las duras críticas dirigidas a la coalición por su agenda política, el partido proyectó un vídeo de corta duración en el que el los líderes Herzog, Tzipi Livni y otros candidatos prominentes de su lista explicaron sus percepciones del sionismo, citando la justicia social, las cuestiones de seguridad y la igualdad de oportunidades para las comunidades periféricas.

"El sionismo es sobre el deseo de proseguir una visión y construir la sociedad. Somos el verdadero sionismo y nadie nos puede enseñar lo que es el sionismo", le dijo Herzog a la multitud.

"El malestar político está ahí, pero también hay una gran energía aquí. La gente quiere cambiar y vamos a darles ese cambio. Este equipo es el más ético y el más israelí de los existentes en todas las listas políticas a la Knesset". Herzog prometió que si es elegido, "el público israelí sentirá el cambio en el primer año de mi mandato".

El líder laborista reprochó además lo que llamó "la ausencias de políticas" de Netanyahu, sus supuestos planes de "anexionar a 3 millones de palestinos", "el estancado proceso de paz entre palestinos e israelíes" y "las peleas con nuestro aliado más fuerte, los Estados Unidos"

Herzog también acusó al primer ministro de "fallar a la hora de generar disuasión, de alienarse a nuestros amigos y de aplastar la resistencia social en Israel".

De pie, junto a Herzog, Livni dijo que "Vamos a ganar, pues la victoria está en el aire. Estas elecciones ya se han decidido y Netanyahu... se irá a casa".

La velada no estuvo exenta de momentos embarazosos: el diputado laborista Yechiel Bar, que organizó el evento en nombre de ambos partidos, fue interrumpido cuando presentó al candidato de la lista a ministro de Finanzas, el profesor Manuel Trajtenberg, y elogió sus puntos de vista económicos.

Trajtenberg, quien encabezó el Comité de Reforma Social en la Oficina del Primer Ministro Netanyahu, está programado para el puesto nº 11 en la lista del Laborismo-Hatnuah, dándosele el lugar  reservado para un candidato de elección de Herzog en las primarias del partido de mediados de enero.

Tanto Habayit Hayehudi (Hogar judío) como la coalición Laborismo-Hatnuah se han acusado de apoderarse del mismo lema, "campo sionista", y ambos han presentado reclamaciones ante la Comisión Electoral Central reivindicando ese lema y acusando a la otra parte de estar engañando al público.

El jueves, Ronen Shoval, co-fundador y presidente del grupo derechista Im Tirtzu, y que fue votado recientemente para el puesto nº 16 en la lista de Habayit Hayehudi, solicitó a la Comisión Electoral Central que ordenara a la coalición Laboristas-Hatnuah que cambiara su lema, elegido después de que el líder laborista Isaac Herzog y la líder del Hatnuah Tzipi Livni convergieran en una coalición para las elecciones del 17 de marzo.

"Las repetidas declaraciones antisionistas realizadas por varios miembros de la coalición Laboristas-Hatnuah, los cuales se postulan para la próxima Knesset en una lista que lleva el nombre de 'campo sionista', dan lugar a una flagrante violación de la Ley Electoral de la Knesset que prohíbe a las listas de candidatos llevar nombres que puedan inducir al error al público", citaba Channel 2 News la petición de Shoval.

"El peticionario considera que el uso del nombre 'campo sionista' para describir una lista que incluye a personas que no se consideran a sí mismos sionistas, que afirman que el himno nacional es racista, que quieren ver Día del Holocausto equiparado el mismo día con el de la supuesta Nakba, y donde algunos de los candidatos se ven a sí mismos como palestinos, induce groseramente al error al público israelí. Este no es el.'camp sionista', este es el 'campo antisionista' ", dice la petición.

Miembros de la coalición Laborismo-Hatnuah se apresuraron a emitir una contrapetición, pidiendo al Comité Electoral Central que pidiera al Habayit Hayehudi que cambiara su nombre, ya que supuestamente tergiversa la agenda del partido.

En la petición, el activista laborista Yair Fink, quien representa a los partidarios religiosos dentro de la coalición, dijo que "el nombre de Habayit Hayehudi engaña al público al hacer que los votantes piensan que Habayit Hayehudi representa al judaísmo y sirve como hogar [político] para los que creen en los valores de nuestra religión, pero ese no es el caso".

Fink citó la decisión del ministro de la Construcción Uri Ariel de vender proyectos públicos de vivienda a yeshivas y asociaciones afiliadas al Habayit Hayehudi como ejemplo, añadiendo que las acciones del partido eran "contrarias a los valores judíos".

El Comité Electoral Central tendrá que pronunciarse sobre la cuestión antes del 29 de enero, cuando todas los partidos deben presentar sus listas finales a la Knesset, así como cualquier cambio en sus nombres para su aprobación antes de las elecciones del 17 de marzo.

Labels:

8 Comments:

Blogger Miguel said...

Bibi debería preocuparse más de sus propios diputados pos-sionistas que propugnan la anexión de la WB y dar la ciudadanía a todos los palestinos que viven allá (la misma solución de la extrema izquierda antisionista), como Tzipi Hotovely que al final parece que se le va a volver a meter en la lista en un lugar realista.

1:16 AM  
Blogger José Antonio said...

Bien, de acuerdo, pero que sepa no se llaman "campo sionista" como marca electoral, ni sienten embarazo ante los árabes ante ese mismo lema.

Respecto a los post-sionistas del Likud, entiendo que también te referirás al presidente Rivlin, muy apreciado en otros ámbitos.

No considero que los bocazas del Likud piensen dar la ciudadanía a los palestinos, su objetivo es más bien o sobre todo seguritario, igualmente equivocado.

Respecto a los post, anti o asionistas del Laborismo, me gustaría algunas palabras y no el "y tú más".

Los nombres se conocen, solo es necesario mencionarlos.


1:50 AM  
Blogger Miguel said...

“Bien, de acuerdo, pero que sepa no se llaman "campo sionista" como marca electoral,”

Si, pero el Likud y HaBait HaYehudi no paran de decir que ellos son los verdaderos sionistas, mientras que la coalición Avoda-Hatnua (HaMajane HaTzioni) son un grupo de extrema izquierda antisionista, lo cual es una tontería.

“ni sienten embarazo ante los árabes ante ese mismo lema.”

Yo es que no me aclaro, resulta que algunos dicen que en HaMajané HaTzioni se avergüenzan ante los árabes de ser sionistas, pero luego resulta que algunos árabes y judíos antisionistas les critican por el hecho de definirse como el campamento sionista (de hecho ese es el nombre que yo he visto en todos sus spots una vez que hicieron la lista conjunta). ¿En que quedamos?

“Respecto a los post-sionistas del Likud, entiendo que también te referirás al presidente Rivlin, muy apreciado en otros ámbitos.”

Rivlin creo que es un buen presidente en muchos aspectos, pero en este aspecto desde luego se equivoca (aunque también se que aceptará lo que decida la mayoría). Su idea de un estado único entre el río y el mar llevaría seguramente al final del sionismo.

“No considero que los bocazas del Likud piensen dar la ciudadanía a los palestinos, su objetivo es más bien o sobre todo seguritario, igualmente equivocado.”

No sé, esto dice una de sus representantes:

“According to Hotovely, Israel should annex Judea and Samaria and give Palestinians Israeli citizenship.”

Pueden ser sionistas de corazón, pero sus ideas acabarían con el sionismo (como Richard Silverstein que dice ser sionista progresista y apoya el BDS).

“Respecto a los post, anti o asionistas del Laborismo, me gustaría algunas palabras y no el "y tú más".

Los nombres se conocen, solo es necesario mencionarlos.”


Bueno a veces el y tú más es legitimo, como en este paso cuando las críticas vienen del líder de Likud o de HaBait HaYehudi.

Sobre las posiciones de algunos miembros de la lista de Avodá creo que el artículo de Ben-Dror Yemini lo explica bastante bien:

"The Likud is not the only one criticizing these comments. Many of the supporters of the historical Labor Movement are looking at the new candidates with dismay. And I too, if I may admit, have written against the post-Zionist crawl to a Zionist party.
 
The years go by. Michaeli and Shaffir have made it into the Knesset. They both excelled in social activity, and even a thorough search will not find a trace of their old views. The same applies to Yonah. He has gone through a change. He has occasionally been cursed by the anti-Zionist camp's commissars.
 
Even Shelly Yachimovich has admitted that she voted for Hadash in the past. She went through a change too. She even dared say things that sounded like empathy towards settlers. And following the change, she turned into the punching bag of many of those located one millimeter to her left.
 
But because we are dealing with a Zionist ideology, we should mention that many of the Likud's Knesset candidates blatantly oppose a solution of two states for two people. The leader, Prime Minister Benjamin Netanyahu, says one thing. His party, or at least a significant part of it, says the opposite."

2:29 PM  
Blogger José Antonio said...

“Aclarémonos”, como yo no soy ni árabe ni judío antisionista, espero que el que se proclame sionista en su propia casa, aunque solo sea electoralmente, no vacile en hacerlo público en todas las partes, repito, de su propia casa.

Yo puedo entender los matices, pero no entiendo que alguien no sea la cosa que proclama ser ante algunos, o bien lo oculta ante otros, sobre todo cuando las cosas ahora son de dominio público. Entonces, y volviendo a las cavilaciones hamletianas del marketing laborista, ¿lo son o no lo son, o lo son por localidades, o por temporadas, o según el temperamento del momento?

Por otra parte, es obvio que algunos de los miembros de la lista de Avoda no lo son, o al menos tienen problemas a la hora de admitirlo o de refrendarlo. A menos que exista una muy curiosa manera ser sionista denominando al Hativka un himno racista (¿qué opinará entonces de la Marsellesa?) y comparando la Shoah con la denominada Nabka (¿acaso Avoda no está contra la utilización gratuita y polémica del Holocausto’).

Lo único que puede resultar divertido de toda esta farsa que permite Avoda dejando que esta gente entre en sus listas, es la cara de chasco y el ridículo que parecen augurarle las encuestas al Meretz. De un lado, su vertiente más oportunista vuelve al Avoda, y las bellas almas y los más justicieros a la manera más abstracta y espiritual – la realidad para ellos es una rémora – se dirigen al Hadash, para luego, en un giro esperpéntico, y vía justicia poética, acabar formando parta de una lista árabe, ellos que quieren un Estado laico, postnacional y post-étnico de todos los ciudadanos.

He de decir que esto último no me resulta muy sorprendente, ya conocemos de antiguo que ellos “sí comprenden y saben, mejor que ellos, lo que auténticamente desean los árabes y los palestinos”. Es pues de rigor que, al igual que ya lo han hecho desde el año 2000 con sus acciones los propios palestinos, ahora lo expresen los árabes sin intermediarios.

Una penúltima apreciación, si en ambos lados cuecen habas, es decir en likudniks y bellas almas laboristas (más susceptibles éstas últimas, porque su elevado anhelo moral y justiciero les hace oscilar muy a menudo entre Avoda-Meretz-Hadash, dependiendo las modas y las posibilidades), las bellas almas tienen la mala costumbre de reprochar al público sus malas decisiones en las elecciones, y por ello les gusta mucho salvar a los demás de si mismos (a los palestinos y árabes “no les salvan de si mismos”, más bien “interpretan por ellos lo que en realidad desean” para comunicárselo al resto.

No obstante, las más concienciadas de estas bellas almas también suelen pedir boicots y no dejar el gobierno de Israel en manos de los propios israelíes, por ser gente de escasa confianza. Y es que haciendo un símil con la teología de la substitución cristiana, está el Israel “carnal, testarudo, particularista y apegado a la ley”, y el Israel “espiritual, liberal, universalista y apegado a la fe en la comunidad internacional”.

10:53 PM  
Blogger Miguel said...

"Aclarémonos”, como yo no soy ni árabe ni judío antisionista, espero que el que se proclame sionista en su propia casa, aunque solo sea electoralmente, no vacile en hacerlo público en todas las partes, repito, de su propia casa.

Yo puedo entender los matices, pero no entiendo que alguien no sea la cosa que proclama ser ante algunos, o bien lo oculta ante otros, sobre todo cuando las cosas ahora son de dominio público. Entonces, y volviendo a las cavilaciones hamletianas del marketing laborista, ¿lo son o no lo son, o lo son por localidades, o por temporadas, o según el temperamento del momento?"


La colación Avodá-Hatnua se llama HaMajané HaTzioni, el campamento sionista. Este es el nombre con el que se van a presentar a las elecciones, a pesar de las presiones de sectores árabes y de grupos de extrema izquierda. HaMajane HaTzioni es la papeleta que votarán los que voten a esta candidatura, voten en Tel Aviv, en los kibbutzim, Nazareth o Haifa, en pueblos judíos, árabes o mixtos. Así es como se están anunciando en todos sus vídeos y carteles de campaña, HaMajané HaTzioni, creo que es claro y no hay ninguna ambigüedad. Las acusaciones en sentido contrario (como que no aparecía la palabra HaMajané HaTzioni en un anuncio electoral hecho antes de que tal coalición existiera)me parecen bastante sacadas de madre.

"A menos que exista una muy curiosa manera ser sionista denominando al Hativka un himno racista (¿qué opinará entonces de la Marsellesa?) y comparando la Shoah con la denominada Nabka (¿acaso Avoda no está contra la utilización gratuita y polémica del Holocausto’)."

Ben-Dror Yemini dice algo sobre ambos casos:

"The years go by. Michaeli and Shaffir have made it into the Knesset. They both excelled in social activity, and even a thorough search will not find a trace of their old views. The same applies to Yonah. He has gone through a change. He has occasionally been cursed by the anti-Zionist camp's commissars."

La propia Shaffir recién lo dijo en un discurso al respecto:

https://www.youtube.com/watch?v=mfyFlK5bkPU

Desde luego hay gente de la lista de Avodá que no me gustan (especialmente algunas declaraciones de su pasado, aunque todos tenemos derecho a cambiar. todos conocemos gente cuyas posturas políticas cambiaron con el tiempo) pero no creo que ni Likud ni Bait Yehudi puedan dar lecciones de sionismo en este punto.

2:29 AM  
Blogger Miguel said...

“Lo único que puede resultar divertido de toda esta farsa que permite Avoda dejando que esta gente entre en sus listas, es la cara de chasco y el ridículo que parecen augurarle las encuestas al Meretz.”

Bueno la farsa se llama democracia interna, y a veces supone que salgan elegidos diputados que no son del gusto de todo el mundo, ni siquiera del líder del partido (también le pasa a Bibi o a Bennet, en los partidos donde no hay democracia interna no pasa claro).

Por otro lado la misma bajada en las encuestas que tuvo Meretz la semana en que Avodá publicó su lista la tuvo Meretz la semana anterior. La bajada de Meretz viene de lejos y no es una relación tan simple.

De todos modos si que Meretz puede sufrir el voto útil anti-Bibi, pero igual también otros como Yesh Atid (el cual también parece estar perdiendo votos hacía Avodá, y son votos de centro, no de la extrema izquierda).

"De un lado, su vertiente más oportunista vuelve al Avoda, y las bellas almas y los más justicieros a la manera más abstracta y espiritual – la realidad para ellos es una rémora – se dirigen al Hadash, para luego, en un giro esperpéntico, y vía justicia poética, acabar formando parta de una lista árabe, ellos que quieren un Estado laico, postnacional y post-étnico de todos los ciudadanos."

Si te refieres a gente como Abraham Burg bueno, que se joda. ¿Que se pensaba que era Hadash a estas alturas de la vida más que un partido básicamente árabe? Y Hadash tiene todo el derecho a serlo (y los partidos árabes a ir en una lista única, de hecho creo que es lo que por lógica deberían haber hecho hace muchos años), lo gracioso es que algunos piensen otra cosa.

"Una penúltima apreciación, si en ambos lados cuecen habas, es decir en likudniks y bellas almas laboristas (más susceptibles éstas últimas, ….

No creo más estas ultimas, como dices en todos los sitios cuecen habas. También creo que haces demasiado popurri entre las diferentes izquierdas (o centro-izquierda) israelíes. No creo que Tzipi Livni, Herzog, Yajimovich y la corriente principal de la lista de Avodá tengan mucho que ver con otras posiciones más extremistas en la izquierda (no hay más que ver las puñaladas que muchas veces reciben desde estos sectores). Igual que tampoco Bibi o Begin son lo mismo que Baruj Marzel en la derecha. De hecho en el propio Likud muchas veces hay posiciones muy distintas entre unos diputados y otros.

2:40 AM  
Blogger José Antonio said...

Creo recordar que Abraham Burg fue un muy importante y señalado aspirante a la jefatura del Laborismo, tras decidir no proseguir los pasos de su padre, un importante líder del partido Nacional Religioso, por considerarlo de poca categoría y con poco glamour para él.

Presa de una desbordada ambición, que tras ser decepcionada se transmutó en rencor y en un éxtasis redentor universalista y justiciera muy propios de la gente de la izquierda cuando sus aspiraciones más materiales son defraudadas. Desde luego la gente y la realidad son muy decepcionantes para las bellas almas.

Aún recuerdo su entrevista con Ari Shavit en el Haaretz, queriendo justificar las prebendas que aún mantenía de su paso por la Agencia Judía, sus negocios con empresas armamentistas por parte de un renacido pacifista de manual, su acceso a un pasaporte francés y su deseo de votar en Francia para derribar a Sarkozy, y su preclara y reveladora afirmación de que había encontrado al nuevo Mesías, la Unión Europea. Qué visión la de este profeta ex laborista.

Todas estas fantochadas y el rencor que generan son propias de la izquierda y proceden de un pro-hombre del laborismo, y no son ajenas a muchas derivas de ese sector ideológicio.

Aunque bueno, aún no sabemos dónde terminará la trayectoria errante de Tzipi Livno en su búsqueda del poder

10:59 PM  
Blogger Miguel said...

“Todas estas fantochadas y el rencor que generan son propias de la izquierda”

Y de la derecha, ¿O no son Bennet, Shaked o Kajlon revotados del Likud? ¿O no ha habido rebotados de Avodá que acabaron en Israel Beitenu o incluso Bait Yehudi? Entre otros ejemplos.

“y proceden de un pro-hombre del laborismo, y no son ajenas a muchas derivas de ese sector ideológicio.”

No estoy de acuerdo, Avraham Burg hace tiempo que esta fuera del “campamento” (del centro-izquierda sionista de Avoda me refiero). Ahora se afilió a Hadash pero mostrando su oposición a una lista única árabe (según el no quería caer pasar de un nacionalismo sionista a otro árabe). ¿Que hará ahora?

“Aunque bueno, aún no sabemos dónde terminará la trayectoria errante de Tzipi Livno en su búsqueda del poder”

Creo que a nivel ideológico no hay muchas diferencias entre la Livni que abandonó el Likud hace 10 años y la actual, aunque haya pasado por varios partidos. Sigue siendo una sionista pragmática, más allá de ambiciones personales que existen en muchos lados (recordar diputados de Kadima que volvieron al Likud cuando vieron que el barco se hundía o diputados).

8:21 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home