Sunday, January 25, 2015

¿Es el Meretz redundante y superfluo? - Eric Greenstein - MIDA



El partido Laborista, también conocido como el "campo sionista" se ha desviado hacia la izquierda, lo que ha llevado a una caída en las encuestas del Meretz. Ahora la presidenta del partido Zehava Galon participa en el fuego hostil contra Herzog, el líder de los laboristas: "¿Puede el jefe del "campo sionista" continuar con su rutina cuando Lieberman ataca a los ciudadanos árabes israelíes? Esto es el silencio de los corderos" (alusión a un posible apoyo posterior de Lieberman). Un gran Meretz podría ayudar a "mantener en la línea correcta a Herzog", pero también disminuiría sus posibilidades de llegar a la residencia del primer ministro


La conferencia celebrada el martes en la Universidad de Tel Aviv (TAU) por la líder del Meretz, Zehava Galon, simboliza más que nada los momentos difíciles que está experimentando Meretz.

Irónicamente, la reunión se celebró en el edificio de Estudios Judíos. Era de esperar que en un bastión de la izquierda como la TAU, el evento llenaría una gran sala repleta de cientos de participantes, así que me sorprendió bastante ver que tenía lugar en un edificio pequeño y bastante gris que no acaba de destacar. Allí, en un pequeño cuarto, este interlocutor y unos 30 a 40 estudiantes, al menos cuatro de los cuales eran activistas del Meretz, nos apiñamos para escuchar. Antes de irme, me pasé un stand de unos activistas del partido. Uno de ellos se preguntaba en voz alta: "¿Qué estamos haciendo aquí?". Podría haber estado hablando sobre el evento. O sobre algo más. A la luz de la nueva lista del partido Laborista, muchos votantes de izquierdas se hacen probablemente la misma pregunta, una que Galon ahora estaba tratando de responder.

Un examen de las encuestas electorales desde mediados de diciembre, cuando Netanyahu anunció las nuevas elecciones, hasta hoy no augura nada bueno para el Meretz. En un principio, el partido tenía entre 6-7 escaños, y una encuesta incluso previó 8 escaños. Pero desde el 14 de enero ha entrado en recesión, con muchas encuestas prediciendo no más de 5 escaños. La fecha no es casual: en ese día, el partido Laborista anunciaba su nueva lista de candidatos. Los votantes del "campo sionista" han elegido en las primarias a candidatos donde podemos encontrar a neo-comunistas y a algunos que consideran que el recuerdo de la Nabka es sionismo, o que el Hatikva es un himno racista, o bien apoyan la negativa a "servir en el ejército siempre y cuando la ocupación continúe"... De repente, el Meretz parece un poco redundante e innecesario.

Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que Galon hable repetidamente de lo "increíble que es" la nueva lista de candidatos de Meretz es. "Tenemos gente nueva y veteranos", explicó emocionada. No obstante, los votantes potenciales no están muy impresionados. Para entender por qué, solo hay realidad a repasar la lista. Por encima del sexto lugar, todos los posibles escaños más realistas están ocupados por caras conocidas, a excepción de Mossi Raz que ocupa el lugar de Nitzan Horowitz.

Sí, las encuestas no lo son todo. De hecho, en las últimas elecciones las encuestas daban al Meretz tres escaños y terminó con seis. Sin embargo, la línea del partido que defiende Galon mira las encuestas con ojos preocupados. No es de extrañar que ella haya pasado a la ofensiva y comience a realizar amenazas apocalípticas. Comienza con un escenario aterrador: "Si el Meretz es débil, Herzog establecerá un gobierno de centro-derecha o un gobierno de unidad con Netanyahu". Entonces ella puso sus ojos en Lieberman, el hombre que podría llegar a ser uno de los posibles componentes de un futuro gobierno de coalición de los Laboristas. "Cuando pienso en lo que podría suceder con un gobierno de centro-derecha, me estremezco. Y sobre todo estoy hablando de Lieberman ... él es un racista y un demagogo. Él intentó en algún momento un zigzagueo, hasta que el señor Ivette sale en las conferencias de prensa".

"Pero esa no es la cuestión central", aclaró Galon, pues resulta que Lieberman era sólo un tema de calentamiento: "¿Dónde están todos los socios para un bloque de centro-izquierda. Todos ellos están ocupados en sus cálculos ... ¿puede el jefe del "campo sionista" seguir con su rutina cuando un ministro de Asuntos Exteriores del gobierno israelí ataca a los ciudadanos árabes de Israel?".

En vista de lo anterior, no es de extrañar que el partido que debería ser el socio más importante de Galon se haya convertido en su mayor enemigo electoral. "Lieberman propone expulsarlos, como si la ciudadanía fuera una mercancía. Puede el jefe del partido Laborista seguir con su rutina con los ataques de Liberman al Fiscal General y al imperio de la ley? Esto es el silencio de los corderos".

Así que ¿cómo piensa Galon preservar la marca Meretz? ¿Cuál es su estrategia?

El argumento que Galon repite una y otra vez en su conferencia es que el Meretz puede "lograr que Bujie (apelativo de Herzog) vaya en la línea correcta", asegurando que no se sentará en un gobierno de unidad con el Likud o con Lieberman o con ciertos partidos de centro. De paso, Galon mencionó a los posibles socios para una coalición en la que si participaría: Yesh Atid, Shas y UTJ (Judaísmo Unido por la Torah). Pero los números hablan por sí mismos, y en estos momento no parece que los tres tengan posibilidades reales de formar una coalición con los laboristas y el Meretz. Al igual que usted y yo sabemos esto, también lo sabe la gran mayoría.

Uno de los estudiantes levantó la cuestión de Lieberman y los escaños en la Knesset. Galon respondió tratando de irradiar optimismo: "Si el Meretz obtiene 10 escaños, a continuación Lieberman no será un problema". Explicó que no es necesario para el "campo sionista" ser el partido más votado, siempre y cuando sea el partido con la mayor posibilidad de formar una coalición. Una gran Meretz, argumentó Galon, obligaría a los Laboristas a robar votos del centro y de la derecha en vez de la izquierda.

Es cierto, esa es la gran misión de Herzog y Livni. Pero no hay una cantidad ilimitada de votos del centro-derecha que puedan ser captados por el Laborismo y el Meretz, y Yair "Mr. Centro" Lapid tendrá bastante con mantener los suyos lo mejor que pueda. Es seguro que los Laboristas no serán capaces de atraer los votos suficientes para ser los más fuertes y a la vez permitir impulsar al Meretz hasta los 10 escaños. Después de todo, Meretz también podría robar votos a los Laboristas, lo que dejaría a ambos partidos con aproximadamente el número de escaños previsto y un futuro asegurado en la oposición. Incluso Galon lo admitió: "Lo que importa no es el tamaño del partido, sino el tamaño del bloque. Queremos tener 10 escaños, pero eso no importa tanto como el bloque. Esas son las matemáticas". Y las matemáticas, Miss Galon, dice que aún así ambos terminarían con el mismo número de escaños conjunto. Entonces, ¿qué va a hacer?

Su respuesta: No se haga la vida difícil a sí mismo. En lugar de pensar en la mejor manera de derrotar a Netanyahu, Galon pidió a su público votar de acuerdo a los valores. "Es mucho más importante que cuando la gente vaya a votar no vaya pensando en cálculos y estrategias relacionadas con los bloques", resumió Galon. "Si eres de izquierdas, entonces solo puedes votar al Meretz".

¿Confundidos? Así son ellos. Lo que es seguro es que - con el debido respeto a los valores - a la oficina del primer ministro sólo se puede llegar a través de las matemáticas.

Labels: ,

1 Comments:

Blogger Miguel said...

Los votantes del "campo sionista" han elegido en las primarias a candidatos donde podemos encontrar a neo-comunistas y a algunos que consideran que el recuerdo de la Nabka es sionismo, o que el Hatikva es un himno racista, o bien apoyan la negativa a "servir en el ejército siempre y cuando la ocupación continúe"

Una de las mejores respuestas que he oído ha esto es este artículo de Ben-Dror Yemini, no precisamente sospechoso de antisionismo:

A post-Zionist right in the Likud

10:04 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home