Friday, January 16, 2015

¿Es segura Europa para los judíos? - Benjamin Weinthal y Asaf Romirowsky - Philadelphia Inquirer



El ataque terrorista de la semana pasada a un supermercado kosher en París subrayó un temor que ha ido creciendo en los últimos años: Europa ya no es segura para los judíos.

El continente ha visto 13 muertes relacionadas con un letal antisemitismo desde el verano de 2012. Además de los cuatro rehenes que murieron la semana pasada en Francia en el HyperCacher, cuatro personas fueron asesinadas a tiros en el Museo Judío de Bélgica en mayo, y cinco turistas israelíes murieron cuando detonó una bomba en su autobús en Bulgaria en julio de 2012.

Además, los judíos han sido el objetivo del 40% de todos los delitos racistas en Francia en 2013, de acuerdo con el Congreso Judío Europeo y la Universidad de Tel Aviv. Un ejemplo: el año pasado, los asaltantes irrumpieron en el apartamento de una pareja de judíos en las afueras de París. Violaron a una mujer, ataron a su pareja y les exigieron: "Decidnos dónde escondéis el dinero. Ustedes los judíos siempre tienen dinero". El verano pasado, ocho sinagogas, muchos llenas de judíos, fueron atacados por turbas de manifestantes. Roger Cukierman, el presidente de la principal asociación judía francesa, el CRIF, dijo: "Ellos estaba gritando ¡Muerte a los Judíos!".

En Gran Bretaña, el número de incidentes antisemitas aumentó en un 36% entre enero y junio. En Alemania, decenas de miles de manifestantes atacaron a Israel y a los judíos en Frankfurt, Berlín, Munich y otras importantes ciudades en el momento álgido de la operación militar del pasado verano en Gaza. Un joven palestino fue arrestado con bombas incendiarias ante la reconstruida sinagoga de Wuppertal en julio. La primera sinagoga había sido destruido por las llamas durante la Kristallnacht, en la oleada de violencia anti-judía desatada por los nazis en 1938. "Hay una alarmante indiferencia en el público alemán ante el actual antisemitismo", dijo Samuel Salzborn, académico la Universidad de Göttingen.

No puede ser entonces ninguna sorpresa que Amedy Coulibaly, el islamista responsable del ataque en el mercado kosher, le dijera a la periodista francesa Sarah-Lou Cohen que eligió esta tienda "porque él estaba apuntando a los judíos".

Danny Cohen, el director de la BBC TV, capturó el temor generalizado entre los judíos de Europa:
Y usted ha visto el número de ataques aumentar. Ha visto los asesinatos en Francia, en Bélgica. Ha sido una bastante deprimente realidad... Nunca me he sentido tan incómodo por ser un judío en el Reino Unido como en los últimos 12 meses. Y eso me hizo pensar, ya sabes, ¿ésta será nuestra casa a largo plazo?
La violencia ha llegado a tal punto que incluso Sammy Ghozlan, el fundador de la Oficina Nacional de Francia para la vigilancia del antisemitismo, ha huido a Israel. Él dijo de su partida: "Es un mensaje... No sabemos cómo las cosas serán el día de mañana".

Él no está solo. Según un reciente artículo del New York Times, "Francia fue la mayor fuente de judíos que se mudaron a Israel el año pasado". Natan Sharansky, el director de la agencia que coordina la migración a Israel, predijo que 15.000 judíos franceses podrían emigrar en el 2015, con quizás 50.000 - una décima parte de una población de cerca de medio millón - saliendo en los próximos años.

En 2013, la Agencia Europea de los Derechos Fundamentales encuestó a unos 5.800 judíos de nueve países de la UE. Los resultados fueron inquietantes: el 29% de los encuestados estaban contemplando emigrar, y el 76% creía que el antisemitismo habia aumentado en los últimos cinco años. El mismo estudio concluyó que el 24% de los judíos de Europa - el 37% en Francia, el 27% en Alemania, un 20% en Italia - había experimentado algún tipo de actitud anti-judía.

Hay tres lecciones que extraer de la explosión del antisemitismo europeo.

- En primer lugar, el odio a Israel ya no puede separarse del odio a los judíos. El antisionismo y el antisemitismo son una y la misma cosa. Las duras protestas anti-Israel que asolaron Europa mostraron que los manifestantes iban encaminados a desmantelar el Estado judío debido a su condición judía. Incluso la canciller alemana, Angela Merkel, ha manifestado que el antisemitismo contemporáneo,"bajo una fingida crítica a Israel", es una "expresión de odio a los judíos como muestran las manifestaciones pro-palestinos".

- La segunda lección es que la mera reprobación de los líderes europeos es insuficiente. Para su crédito, los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Alemania e Italia condenaron el verano pasado "la retórica antisemita, la hostilidad hacia los judíos y los ataques contra los creyentes judíos y las sinagogas judías".  Pero la retórica no es suficiente.

- Así que la tercera lección es la necesidad de una política de tolerancia cero hacia las violentas manifestaciones antisemitas. Y Europa debe adoptar inmediatamente la definición del antisemitismo moderno del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que incluye el antisionismo / anti-israelismo. Por último, las entidades terroristas como Hezbollah y otras redes yihadistas deben ser prohibidas. En agudo contraste con los Estados Unidos, Europa permite al ala política de Hezbollah operar y reclutar dentro de los 28 países miembros de la Unión Europea. Peor aún, con Europa liberando a Hamas de la lista terrorista, ha habido un activo intento de legitimar a los grupos islamistas.

El cambio debe comenzar, en última instancia, a nivel de la base, convirtiendo a los antisemitas y a sus movimientos políticos y religiosos en parias.

En ausencia de este cambio, la seguridad de los judíos, así como de la democracia europea, continuará siendo puesta en peligro.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home