Sunday, January 25, 2015

Ha llegado el momento de hacer las maletas para los judíos de Francia - Bret Stephens - WJS



Jóvenes musulmanes franceses, no amantes precisamente de Charlie Hebdo, se fotografiaron ante el supermercado kosher donde se perpetró la matanza de judíos franceses, celebrando a su autor,  a Ben Laden, al asesino de Toulouse, al cómico antisemita...


¿Tiene sentido que una comunidad que, en este siglo XXI, ya ha perdido a 10 personas a causa de la yihad en Francia, haga las maletas y se mude a Israel, donde los yihadistas mataron a más de 1.000 víctimas judías en los últimos 14 años? ¿Los dirigentes de la Quinta República francesa han demostrado, no solo con palabras sino con hechos, su compromiso a la hora de proteger las vidas y las propiedades de los judíos?

La respuesta a estas preguntas es Sí. El problema no es la Quinta República, en la que los judíos franceses por regla general han florecido. El problema es la llegada, más temprano que tarde, de la Sexta República. Es por esto que los judíos franceses deben abandonar ese país más temprano que tarde, a pesar de las perturbaciones y el riesgo, ya que aún las puertas de salida no están obstruidos y permanecen abiertas.

Tal vez sin darse cuenta, el primer ministro francés Manuel Valls lo expresó mejor que nadie la semana pasada cuando hablando ante el parlamento afirmó que "la historia nos ha demostrado que el resurgimiento del antisemitismo es el síntoma de una crisis de la democracia y de la República". Muy cierto desde luego, pero si el antisemitismo es un síntoma de esa crisis, la presencia de la policía en las escuelas, sinagogas, tiendas de comestibles y barrios judíos no es precisamente su cura. Es un remedio que refleja una deficiencia.

Entonces, ¿cuál es la naturaleza de la crisis de la democracia y de la República Francesa?

Su naturaleza es en parte política, pues cada presidencia de la V República (con la discutible excepción de François Mitterrand) terminó en un fracaso. También es en parte económico, ya que desde 1978 el crecimiento económico francés continúa con una tasa promedio del 0,45% y el desempleo no ha caído por debajo del 7% durante más de 30 años. Igualmente es en parte ideológica: la igualdad engendra el igualitarismo y el igualitarismo lo que impulsa es la política del deseo. Y además es en parte cultural: demasiados musulmanes franceses se niegan a cumplir con las normas de una sociedad moderna, y también muchos franceses se niegan a ceder a las realidades de un mundo globalizado. Cuando la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, dijo que "los intereses corporativos que imponen sus propios caminos no son buenos para Francia", trataba de colocar sobre el cuerpo político francés una burka económica.

Pero por encima de todo, la crisis es acumulativa. Los países del mismo tamaño que Alemania y Gran Bretaña han tenido sus altibajos en las últimas décadas, con períodos de crecimiento o de recesión, y con sentimientos de confianza o de malestar. Pero la decadencia francesa es constante, y parece que no tratable, por lo que está llena de amargura. "En uno de mis seminarios de finanzas, todos mis estudiantes franceses planeaba irse al extranjero", dijo el profesor de economía en la Sorbona, el profesor Jacques Regniez al Daily Telegraph en 2013. Por lo tanto, los judíos no son los únicos que quieren irse.

Pero lo desean más que los otros.

Y ello debido a que están amenazados por demasiados lados. De acuerdo con el último best-seller francés, "El suicidio francés" del periodista Eric Zemmour, el régimen colaboracionista de Vichy tiene una mala reputación. El cómico más famoso (y antisemita) de Francia, Dieudonné, ha utilizado su página de Facebook tras de la marcha de solidaridad del 11 de enero para decir que se "siente Charlie Coulibaly", uniendo el famoso "Yo soy Charlie" con Amedy Coulibaly, el asesino de judíos en el supermercado kosher. Por su parte, el parlamento francés respondió a la guerra en el verano de Hamas contra Israel votando, aunque sea simbólicamente, el reconocimiento de un estado palestino.

"El antisemitismo francés siempre acaba surgiendo en una conversación informal, lo que sería más raro en Inglaterra o Estados Unidos", dice Jonathan Fenby en la edición actualizada de su libro de 1999, "Francia al borde del abismo". Mr. Fenby ofrece un ejemplo particularmente notable:
"En 2013, un comediante presentó a un actor judío en un popular programa de televisión y dijo:"(Tú) Nunca has formado parte del comunitarismo [judío] ... Tu podrías haber tenido una furgoneta en la calle y vender pantalones vaqueros y diamantes en su parte trasera sin decir que Israel siempre tiene la razón y que al diablo con los palestinos. Tú has demostrado que es posible ser de fe judía sin ser totalmente asqueroso". Y todo esto se suponía que era un cumplido.
Todo esto sucede mientras la Quinta República se mantiene prácticamente intacta. Algunos han realizado comparaciones entre los ataques de este mes en París y los ataques del 11-S, pero obviamente es una gran exageración. La Torre Eiffel no ha caído. Diecisiete muertos no son más de 3.000.

Pero, ¿qué sucede cuando la verdadera crisis golpea - no necesariamente bajo la forma de un ataque contra un objetivo judío que provoca muchas víctimas, sino tal vez con unas elecciones que llevarían a Marine Le Pen al poder o una crisis bancaria sistémica que revelaría una gran complot judío, o una crisis económica que inspirara una política fiscal confiscatoria? La historia de Francia está repleta de estancamientos perforados por las crisis: 1789, 1830, 1848, 1871, 1940, 1958, 1968. Y otra crisis está en funcionamiento.

Lo que tal crisis pueda traer consigo es un enigma, y ​​lo mejor es que judíos franceses no se quedó alrededor para averiguarlo. En el siglo XX, el destino judío se dividió entre los que se fueron a tiempo y los otros. No hay razón no ninguna evidencia que nos diga que será diferente en este siglo.

Es cierto que los israelíes pueden estar ante un mayor riesgo personal que los judíos franceses. Pero una vez más, los israelíes no deberían depender de la corrección política y rectitud de sus líderes en el poder (siempre y cuando se mantengan en el poder) para asegurarse de que sus hijos regresen a salvo de la escuela a casa. También es cierto que salir de Francia es una especie de victoria para los antisemitas franceses. Pero la vida es más importante que cerrar la válvula a los intolerantes.

Pongan en orden sus negocios, hagan las maletas y salgan de sus casas para volver a casa, a Israel

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home