Sunday, February 15, 2015

Lost in translation - Yoaz Hendel - Ynet



Los típicos viajes israelíes a continentes lejanos se suelen realizar después de terminar el servicio militar. Se han realizado estudios y escrito tesis en un esfuerzo por explicar la lógica detrás de la necesidad de alejarse durante un tiempo - la búsqueda de paisajes únicos, la sensación de libertad y, sobre todo, la oportunidad de familiarizarse con el mundo que existe lejos de nuestro conflicto por la tierra y el sionismo -.

Como el israelí promedio, yo también viajé durante un año por América del Sur. Pasé de una ciudad a otra y de un lugar a otro, desde altas montañas a playas con palmeras y grandes olas que Dios creó específicamente para el surf. Unos 15 años han pasado desde entonces, pero la sensación que queda en algún lugar dentro de mí es de una gran libertad que sigue dentro de mi cabeza. Pasé casi seis años en el ejército y otro año de viaje - un período de crecimiento particularmente largo -, constituyendo ese período uno que da forma al carácter de alguien que se crió en un país que se niega a decidir lo que va a ser cuando crezca.

Cuando estas lejos de casa, es más fácil para usted explicarse a si mismo lo que eres. Es más fácil, también, olvidar las reglas que trajiste contigo. En el curso de mis viajes, conocí a personas religiosas que habían decidido tomarse un descanso de permanecer kosher durante al menos un año, y a izquierdistas que abandonaron sus opiniones izquierdistas durante un tiempo, y ateos que se movieron de un Beit Jabad a otro con el celo de los judíos recientemente religiosos.

Los israelíes suelen viajar para alejarse de todo, pero en realidad permanecen juntos, en los mismos albergues, y realizan caminatas por los mismos senderos, bailando en los mismos carnavales. Yo era el mismo, pero al mismo tiempo, pero me encontré esforzándome por promover las relaciones exteriores.

Eran otros tiempos. La organización Lehava no estaba por aquel entonces para impedir la asimilación, y conocí a una chica americana. Viajamos juntos durante varias semanas, hicimos senderismo y hablamos mucho. Era la primera vez que realmente entendí el significado de una división cultural. Los israelíes suelen descifrarlo desde la primera palabra. Juro que luché por entenderla, incluso después de que de sus opiniones promovieron el final de la relación.

He conocido a estadounidenses de todo tipo, desde el típico americano al VIP, de estudiantes a políticos de alto nivel. Tengo amigos americanos, incluso familia en Nueva Jersey, y a Hemi, que emigró a Israel desde Brooklyn pero que todavía piensa que está en Woodstock en el 1960. He aprendido a entender, y he aprendido sobre todo que la brecha existente es independiente del inglés.

La disputa actual entre Israel y los Estados Unidos tiene que ver con esas divisiones. El primer ministro Benjamin Netanyahu entiende muy bien la política del presidente estadounidense, Barack Obama, y ​​la Casa Blanca tiene una bastante buena comprensión de los intereses de Israel, pero ellos no son capaces de reducir la brecha. Obama está decidido a llegar a un acuerdo con Irán a cualquier precio. Él tampoco tiene ninguna intención de detener a Irán utilizando medios militares. La presión económica no es lo suficientemente eficaz. China, la Rusia de Vladimir Putin y todos los países que no son demasiado favorables a los Estados Unidos no han impuesto unas sanciones rígidas.

A lo largo de los últimos seis años, el programa nuclear iraní ha sido el único que ha hecho algún tipo de progreso. Irán es un país en el umbral nuclear, incluso si nadie lo está asegurando. La única pregunta que queda es: ¿Cuándo vamos a despertar una mañana y escuchar que Teherán ha llevado a cabo su primera y exitosa prueba nuclear?

Hace unos años, publiqué un libro junto con Yaakov Katz, un periodista de la época, y que hoy trabaja como asesor de Naftali Bennett, sobre Irán. Nuestra conclusión fue que Israel no tiene más remedio que lanzar un ataque militar. Irán se está esforzando por convertirse en la potencia hegemónica regional, y de paso convertirse en una superpotencia. Sus fundamentos religiosos no son menos importantes que sus objetivos políticos. Es poco probable que lance un ataque nuclear contra Israel, pero sin duda es capaz de convertir al Oriente Medio en el agujero negro del mundo.

Según un informe de Wikileaks, el rey de Bahrein, Hamad bin Isa Al Khalifa, se reunió en noviembre de 2009 con el general estadounidense David Petraeus para advertirle sobre las aspiraciones nucleares de Irán. También exigió una acción militar. Obama sabe todo acerca de esa conversación, además de conocerla docenas de otros líderes árabes. Todos ellos están interesados, y ninguno de ellos confía en Irán. Todo se reduce a una carrera de armas nucleares en un nuevo Medio Oriente.

Israel se ha enfrentado a la muy difícil tarea de tomar una decisión sobre si es necesaria una acción militar para evitar tal escenario, y al menos lo ha hecho en una ocasión en el pasado. Sin embargo, y bajo la presión nacional e internacional, Netanyahu y Ehud Barak han permanecido mudos. Los historiadores harían bien algún día en examinar el proceso de toma de decisiones en el momento, pero esa es una historia diferente. La conclusión, a partir de hoy, es que la opción militar está más o menos fuera de la mesa.

Lo que le queda al Estado de Israel (y no sólo para el primer ministro en la víspera de unas elecciones, sino también para todos nosotros) es confiar en la capacidad de Estados Unidos para presionar a Irán. La pistola sobre la mesa ahora ya no es nuestra arma. Si se retira, no quedará nada.

Netanyahu tiene razón en creer que abordar al Congreso americano es una táctica eficaz. Al final, sin embargo, tiene que sopesar los beneficios y el costo. Severas advertencias también pueden emanar desde Jerusalén. Pero podría marcar su punto de vista abordando la conferencia anual del AIPAC. La crítica a la que ha sido objeto está justificada, pero tenemos que recordar que el discurso ante el Congreso no es el problema, el gran problema estriba en las políticas de Obama.

Obama comentó la semana pasada el ataque terrorista contra el supermercado kosher en París. Afirmó que los autores eligieron su objetivo al azar y que querían "hacer daño a algunas personas", es decir, empleó una retórica completamente desconectada y carente de terroristas islámicos y de víctimas judías. Yo no creo que Obama sea antisemia ni tampoco anti-Israel . Lo que le ocurre  es que le resultaba muy difícil reducir la brecha entre el Washington liberal y el Oriente Medio tal como es. En resumen, le resulta muy difícil reconocer al Islam radical.

Como presidente, Obama ha fracasado en casi todos los ámbitos internacionales. Él es en parte responsable de la inestabilidad en Egipto, Libia y Ucrania. Durante los próximos dos años tiene que apuntarse algún tipo de logro, como por ejemplo un acuerdo con Irán. Un clip de un vídeo que circulaba por los medios de comunicación estadounidenses esta semana mostraba a Netanyahu hablando ante el Congreso en el 2002 y advirtiendo sobre las armas nucleares en Irak. Netanyahu se mostraba inflexible. El clip quería demostrar que Netanyahu se equivocaba por aquel entonces y se equivoca hoy nuevamente.

Pero Irak no es Irán. El programa nuclear de Irán es un hecho consumado. Ningún acuerdo puede dar marcha atrás al reloj, a menos que Teherán se comprometa a una plena supervisión internacional y al desmantelamiento de las instalaciones (cinco según conocemos actualmente). Y eso en realidad no va a suceder.

La división existente entre Israel y los Estados Unidos no es una cuestión que preocupe a la Oficina del Primer Ministro. La lucha diplomática entre los dos países es inevitable. Aunque Isaac Herzog sea elegido como primer ministro y él y Obama paseen juntos mano sobre mano bajo la luz de la luna, la realidad de la situación no va a cambiar. Las decisiones que Ariel Sharon, Ehud Olmert y Netanyahu, en particular, no tomaron en los últimos seis años, también son un hecho consumado. El objetivo actual de Israel es encontrar la manera de que Obama actúe en contra de sus propios intereses.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home