Sunday, February 08, 2015

Pobres niños pijos progres: el Meretz, para sobrevivir, deberá cargarse las posibilidades del Campo Sionista


Baño de masas del Meretz


El Meretz y el Campo Sionista batallan por sus bases - Mazam Mualen - Al Monitor

En conversaciones a puerta cerrada con activistas de la izquierda esta semana, la líder del Meretz y miembro de la Knesset Zehava Gal-On, preguntó: "¿Por qué deberíamos creerles?  No hay razón para que el Meretz permanezca inmóvil por el bien del Campo Sionista sólo para que después puedan unirse a una coalición con [el primer ministro] Benjamin Netanyahu y Naftali Bennett después de las elecciones. Ya he visto esto...antes  con Tzipi Livni, en 2009, cuando ella nos vació de votantes. Ella, finalmente, no se convirtió en primer ministro, y de paso también casi nos deja fuera (de la Knesset)". Gal-On respondía así a la pregunta de si la nueva campaña del Meretz perjudicaba las posibilidades del presidente del partido Laborista  y del Campo Sionista, Isaac Herzog, para constituir el próximo gobierno.

Gal-On tragó, miró al frente y explicó que ella no tiene ninguna intención de disculparse o justificarse a sí misma. Ella tiene un partido que liderar en estas elecciones, y no va a ser carne de cañón del Campo Sionista, y sobre todo no va a serlo de nuevo de su colíder Tzipi Livni. "Esta vez no voy a pagar el precio, y tampoco tengo ninguna razón para ello", dijo una emocionadas Gal-On. "¿Me están diciendo que debemos a apoyar a Herzog como primer ministro, pero que ellos no pueden garantizarnos que él y Livni no se unirán a una coalición con Netanyahu? Ellos ya han hecho eso antes. En las últimas elecciones, Livni explicó a todo el mundo lo peligroso que era Netanyahu, y sin embargo, ella fue la primera persona que firmó un acuerdo de coalición con él y se unió a su gobierno".

El 1 de febrero, el Meretz reveló la actualización de su campaña electoral, que se centra en atacar a Herzog y Livni. Los jefes del Campo Sionista se negaron a realizar un compromiso público de que no formarían parte de un gobierno de Netanyahu. Entonces los estrategas del Meretz tomaron la decisión de concentrar sus ataques en toda regla en los líderes del Campo Sionista tras expresar bastantes reservas al respecto. Gal-On, que observaba con tristeza como muchos de sus previstos escaños se desplazaban hacia el Campo Sionista, una vez que Livni unió fuerzas con los laboristas, sintió una fuerte sensación de déjà vu. En el último sondeo de Walla, publicado el 5 de febrero, el Meretz solamente recibía 4 escaños, superando apenas el umbral electoral. Con menos votos, aún es posible que le Meretz estviera fuera de la Knesset.

Es difícil ignorar la similitud entre estas elecciones y las de 2009, cuando Meretz solamente obtuvo 3 escaños. Entonces, como ahora, los votos del Meretz 'fueron a parar al partido mayoritario del bloque de la izquierda, el Kadima, entonces encabezado por Livni. La razón también es similar. El electorado tradicional de la izquierda está convencido una vez más que hoy en día hay una oportunidad para el malestar político. Por lo tanto, tiene tendencia a fortalecer al partido mayoritario, a pesar de que la posibilidad de suceda tal cambio realmente es pequeño. Livni obtuvo en las elecciones del 2009 28 escaños, uno más que el Likud, pero todavía no era capaz de improvisar una coalición porque el bloque de la izquierda era todavía más débil que el bloque de la derecha. Meretz salió de esta campaña golpeado y maltratado, y Gal-On, que iba en el número 4 de la lista, se mantuvo fuera de la Knesset. Fue una campaña electoral traumática. El presidente del partido en aquellos momentos, Haim Oron, evitó luchar por los escaños que luego fueron a Livni y casi condujeron al Meretz a su desaparición completa.

Gal-On dirige ahora un partido rehabilitado que ganó seis escaños en las últimas elecciones. En las encuestas realizadas antes de la Operación Margen Protector, en las encuestas incluso llegaba a los 10 asientos, pero en diciembre pasado Herzog y Livni unieron sus fuerzas, y el resto es historia. El trauma de 2009, cuando Gal-On quedó fuera de la Knesset, sigue firmemente grabado en su memoria, y ella no tiene la intención de ser la que pague el precio de nuevo.

Las encuestas internas del Meretz investigaron por donde el partido estaba perdiendo escaños. El hallazgo fue inequívoco, los votantes del partido están cambiando de lealtad a favor del Campo Sionista porque estaban convencidos de que Herzog y Livni estaban en camino de realizar un cambio radical. La enorme frustración en el Meretz deriva del hecho de que, en muchos aspectos, el pronóstico es poco más que una ilusión óptica. El Campo Sionista no ha logrado reclutar a los votantes de la derecha moderada, esos que iban a cambiar el equilibrio de poder entre los dos bloques rivales. De hecho, el Campo Sionista sólo ha crecido a expensas del Meretz. En el 2013, los Laboristas, el Meretz, el HaTenua y el Kadima consiguieron solamente un total de 29 escaños. Según las encuestas más recientes, el Campo Sionista y el Meretz ganarán aproximadamente el mismo número de escaños, mientras que Kadima ha desaparecido por completo del mapa político.

"Tomé la muy difícil decisión de que no iba a propiciar que las cosas volvieran a tal como estaban en el 2009", dijo Gal-On en la sesión de estrategia. "Algunas personas pensarán que estoy conduciendo un tanque [es decir, orientando a mi propio equipo hacia soluciones rigurosas], pero no me importa. No es cierto. Estoy luchando contra la corriente para protegernos. Tengo la responsabilidad de proteger a los seguidores del Meretz, y no hay razón para que permita que Netanyahu obtenga el gobierno gracias a nuestros propios votos o que realmente acabemos apoyando un gobierno de Netanyahu-Bennett. Conocí a gente después de las elecciones del 2009 que tenían graves remordimientos de conciencia con respecto a cómo se pudo hacer una cosa así. No hay absolutamente ninguna razón para que el mismo error vuelva a repetirse. En la reunión, se decidió emprender una agresiva campaña para recuperar a las votantes que abandonaron el partido".

El mensaje de la campaña del Meretz estará muy enfocado y será conciso. Aparecerá en carteles y vídeos, junto a fotos de Livni, Herzog y Netanyahu que se ven unidos: "Hoy en día, Herzog y Livni están diciendo, 'o nosotros o él (Netanyahu)'. ¿Ellos seguirán diciendo mañana o  nosotros o él?. La gente de izquierdaa tiene que saberlo: el voto al Meretz es un voto seguro que promoverá que Herzog  formé el próximo gobierno, un voto que nunca se unirá a una coalición de derechas, y un voto que siempre defenderá sus valores. Así pues, primero hay que decidir lo que veremos en el próximo gobierno: ¿Al Meretz y Herzog, o a Netanyahu y ​​Herzog?".

El personal de la sede de campaña del Meretz dicen que han visto una recuperación del partido en los últimos días, aunque es muy posible que esto no se haya reflejado aún en las encuestas. Los acontecimientos recientes muestran que el Campo Sionista no despegará incluso en las mejores circunstancias, y que en el peor de los casos realmente perderá fuerza. Mientras tanto, el Likud está reforzando su estatus en las encuestas como el partido mayoritario. Por tanto, es muy posible que estos resultados, junto con su campaña, ayuden al Meretz a traer de regreso a sus antiguos partidarios.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home