Sunday, March 29, 2015

¿Cuanto tiempo tardará la izquierda israelí en adoptar la idea de que la población judía se convierta en una "minoría protegida" en un Estado árabe que ya comienzan a patrocinar sus padrinos y benefactores de la izquierda judía americana?



De creer, según dicen y aparece en su web, en el derecho del pueblo judío a un hogar nacional en Israel a patrocinar ser una "minoría protegida" en un Estado árabe tal como defienden ahora miembros de su staff (ver aquí).

¿Cuanto tiempo tardará el sector oficial de la izquierda israelí (la que aún se dice sionista) en adaptar estas modernas y progresistas ocurrencias procedentes de sus biempensantes benefactores de la izquierda judía americana, los cuales siempre permanecerán a salvo en sus acomodados hogares de Manhattan, Chicago, Los Ángeles...?

¿Se atreverá la izquierda israelí que aún se dice sionista a desobedecer las tendencias procedentes de la izquierda judía americana e internacional, esas que patrocinan la conversión de la población judía israelí en unos nuevos dhimmis del siglo XXI, y ello en beneficio de un mayor confort "espiritual, moral e intelectual" de sus influyentes patrocinadores y camaradas de la diáspora y del mundo occidental?

Labels:

6 Comments:

Blogger Miguel said...

Si alguien cree que Isaac Herzog, Tzipi Livni o Amos Yadlin van a defender que Israel sea un Estado Árabe con los judíos como minoría protegida es que ha arrasado con el minibar (y si algún día lo hicieran sacarían 0 diputados en las elecciones israelíes y no les votarían ni en los kibbutizm donde ahora arrasan).

A mi desde luego en este momento el camino más rápido que se me ocurre hacía un solución de une estado árabe con dhimmis judíos es la anexión de la WB patrocinada por BY y algunos diputados del Likud (y oh causalidad, también defendida por algunos de sus aliados derechistas en el exterior).

4:37 AM  
Blogger José Antonio said...

Leo en el sinopsis del panel de J-Street donde la señora Freedman reivindicó para la población judía de un país anteriormente conocido como Israel un estatus de "minoría protegida" en una nueva nación árabe que sustituiría a Israel, que entre los que asistieron impávidos a sus palabras, ni la respondieron (no dijeron ni pio) estaban Daniel Levy, Peter Beinart y la emergente y muy popular diputada laborista Stav Shaffir.

Los dos primeros son muy conocidos "intelectuales" judíos americanos adeptos al llamado sionismo liberal, y muy influyentes dentro del ámbito de la izquierda israelí.

No hace falta terminar con cualquier minibar para escuchar a algunos miembros de ese biempensante club, del que nunca son echados a pesar de ciertas críticas y golpes de pecho muy oportunistas, hablar de "jodidos neardentales, bebed cianuro", "hay que sustituir a este pueblo (léase colonos, rusos, sefardíes, religiosos, mizrahim..)", "ojalá tus padres se hubieran quedado en Marruecos pudriéndose allí", "besadores idólatras de mezuzas, adoradores de tumbas de los santos" y demás opiniones progresistas de gente que como he dicho sigue formando parte de la parafernalia o plataforma cultural de la izquierda, y de hecho se la invita a hablar en sus manifestaciones

Por supuesto que había versiones similares en la derecha, pero hablamos de fascistas o de religisoso analfabetos, mientras que en la izquierda tenemos a la "intelligentsia" y a la "gente moderna e ilustrada" que copa los medias.

Mientras la izquierda judía israelí (de la americana no tengo por qué esperar absolutamente nada) siga sin comprender que aceptar sin reaccionar estas "ocurrencias creativas" procedentes de parte de sus camaradas internacionales - esos grandes entusiastas de las ocurrencias en casas ajenas -, siempre se volverá en su contra, que las derivas y tendencias ideológicas de la izquierda occidental no son exportables ni imitables en su país por las circunstancias en las que vive, y mientras no demuestren una fuerte identidad nacional que deje de lado las elucubraciones y los castillos en el aire propios de académicos en busca de teorías originales y que viven del estado, prometo no tocar el minibar.

No me hará falta

11:33 PM  
Blogger Miguel said...

“Leo en el sinopsis del panel de J-Street donde la señora Freedman reivindicó para la población judía de un país anteriormente conocido como Israel un estatus de "minoría protegida" en una nueva nación árabe que sustituiría a Israel, que entre los que asistieron impávidos a sus palabras, ni la respondieron (no dijeron ni pio) estaban Daniel Levy, Peter Beinart y la emergente y muy popular diputada laborista Stav Shaffir.

Los dos primeros son muy conocidos "intelectuales" judíos americanos adeptos al llamado sionismo liberal, y muy influyentes dentro del ámbito de la izquierda israelí.”


100% de acuerdo en que otros asistentes al panel debieron responder a la declaración de Freedman (la cual siendo honestos recibió un tenue aplauso del público. En todo caso horadores como la señora Freedman confirman mi idea de preferir a la AIPAC que a J-Street, grupo el cual ensancha demasiado la cancha de conferenciantes dando lugar a gente que no es sionista), pero digamoslo todo. Marcia Freedman nunca fue parte de la izquierda sionista, de hecho fue diputada hace décadas en la Knesset por diferentes grupos de extrema izquierda no sionista (nunca fue diputada de Avodá, ni siquiera de Mapam) pero los diputados del Likud y de BY que defienden la solución de un estado si son parte de la derecha sionista y tienen posiciones en la Knesset. Marcia Freedman habla en las conferencias de J-Street (y nadie repito que no haya arrasado con el minibar o sufra de cierta ceguera ideológica puede pensar que sus ideas van a ser adoptadas por el centro-izquierda sionista), mientras que Tzipi Hotovely y otros miembros de la derecha sionista son miembros de la Knesset, eh ahí la diferencia de en la gravedad del asunto.

Que un diputado de izquierda sionista (y de la cual y de su partido no tengo duda de que defiende un estado judío y democrático) no le corté Marcia Feedman esta mal, que haya diputados de la derecha en la Knesset que defienda a fin de cuentas a lo que pide Marcia Freedman (bueno en realidad no llevaría a eso, sino al éxodo o muerto de los judios) esta mucho peor.

“No hace falta terminar con cualquier minibar para escuchar a algunos miembros de ese biempensante club, del que nunca son echados a pesar de ciertas críticas y golpes de pecho muy oportunistas”

No sabía yo que Herzog o Livni ahora eran los propietarios de un club del cual pueden dedicarse a echar a gente. Debe ser que Bibi también tiene un club de la derecha, del cual parece ser no quiere echar a Baruj Marzel, de ahí que no apoyara su descalificación en el Comité Electoral o participara como orador en una manifestación con el cabeza de lista de la fuerza de la que formaba parte Marzel, de hecho ni siquiera ha conseguido echar de su propio partido Likud ha diputados pro-un estado como Tzipi Hotovely (no hay ni un solo diputado del centro-izquierda sionista que yo sepa en el otro lado que defienda eso), lo cual si acabaría convirtiendo a Israel en un estado árabe con dhimmis judíos.

1:36 AM  
Blogger Miguel said...

“hablar de "jodidos neardentales, bebed cianuro", "hay que sustituir a este pueblo (léase colonos, rusos, sefardíes, religiosos, mizrahim..)", "ojalá tus padres se hubieran quedado en Marruecos pudriéndose allí"

¿Te refieres a las declaraciones contra votantes de derechas que fueron condenadas en los términos más enérgicos por Herzog (persona tradicional que asiste a la sinagoga y cuya madre nació en Egipto) y otros diputados de HaMajané HaTzioní (algunos de ellos mizrajim como Eitan Cabel, sefardim, marroquíes como Amir Pertez, rusos como Ksenia Svetlova, etc)?

Declaraciones anti-votantes de derechas totalmente deplorables, igual que el spot del Likud donde comparaba a trabajadores de los astilleros (mayormente judíos pobres y mizrajim) con Hamas, o las agresiones físicas o verbales sufridas por Yehonatan Geffen o Noa por ser de izquierdas. Desgraciadamente ni en la izquierda ni en la derecha parece que hubo gente que supo gestionar la derrota y la victoria.

Por cierto el que dijo "hay que sustituir a este pueblo" es el mismo que dijo que HaMajané HaTzioní había descubierto su verdadera cara racista anti-arabe por apoyar la descalificación de Zoabi. Decir que gente como Gideon Levy pertenece al mismo club de Herzog es como decir que Benny Begin y Baruch Marzel son parte del mismo club. Solo las fobias sectarias y el fanatismo de parte(tanto de un lado como de otro, tanto desde la izquierda como desde la derecha) pueden permitir a gente incluirlos en el mismo club.

"besadores idólatras de mezuzas, adoradores de tumbas de los santos"

¿Te refieres a la declaración de ese simpatizante de Meretz de la que Herzog (un persona religiosa, nieto de un Gran Rabino de Irlanda y de Israel, y te digo más, yo mismo son un “besa mezuzot”) y HaMajané HaTzioni se desmarcó de inmediato en los terminos más rotundos?. Concretamente Herzog dijo:

“I am a traditional person who goes to synagogue and believes with full faith.

“I think that every citizen should live according to his faith,” he continued.

2:08 AM  
Blogger Miguel said...

“y demás opiniones progresistas de gente que como he dicho sigue formando parte de la parafernalia o plataforma cultural de la izquierda, y de hecho se la invita a hablar en sus manifestaciones”

Es verdad, toda la izquierda o centro-izquierda tiene la culpa de lo que diga cualquier persona de izquierda, y Tizpi Livni es la encargada de supervisar (al mejor estilo censura estalinista) personalmente y previa publicación lo que diga cada periodista de Haaretz (periódico que en Israel no lee ni la mayoría de gente de centro-izquierda) e intelectuales afines a Meretz en una manifestación anti-Bibi. Creo que cada vez que se publica un artículo en Haaretz o se da un discurso en una manifestación le llaman a Livni para que le de el visto bueno, incluso aquellos en los que le ponen a parir.

Por cierto, ¿Que hacía Bibi en la manifestación organizada por Daniella Weiss, una de las mayores defensoras de construir más y más outpost llevándonos al estado binacional primero y árabe después? ¿que hace Bennet alias “me anexó la zona C” y otros anexionistas hablando en la misma manifestación? ¿Que hacía hablando en la misma Eli Yishai, el mismo que dirigía una candidatura (Yajad) con kahanistas como Baruj Marzel?

Siguiendo tu misma lógica diré que la derecha son un panda de kahanistas y partidarios del estado binacional. Si, se que todas las acusaciones juntas parecen contradictorias, pero solo aplico tu lógica, la misma que puede servir para llamar al centro-izquierda sionista racistas anti-arabes y partidarios de un estado árabe al mismo tiempo. Es lo que tiene las fobias, que una vez obtenido el objeto del odio cualquier argumento vale contra él, el mismo y el contrario a la vez.

“Por supuesto que había versiones similares en la derecha, pero hablamos de fascistas o de religisoso analfabetos, mientras que en la izquierda tenemos a la "intelligentsia" y a la "gente moderna e ilustrada" que copa los medias.”

Perdona, pero algunos de los oradores de la manifestación de derechas en Tel Aviv y algunos diputados presentes en la Knesset por el Likud, BY o IB no son elementos marginales, son diputados. Desgraciadamente son gente con influencia. Marcia Freedman no forma parte de la Knesset y cuando lo fue lo hizo en grupos de extrema izquierda no sionista. Sin embargo en la derecha hay diputados que no han tenido problema en hacer colaciones con kahanistas (Yisahi), gente que apoya soluciones binacionales (en el Likud y BY), que pide decapitaciones (Liberman) o que presenta proyectos de ley que dan vergüenza ajena (un ejemplo, la versión sobre la Ley de Estado judío de Zeev Elkin haría revolverse en su tumba a Menajem Begin, y no porque Israel no sea un Estad Judío que lo es, pero esa versión era infumable y fruto de alguien que se perdió el primer curso de democracia básica).

2:30 AM  
Blogger Miguel said...

“Mientras la izquierda judía israelí (de la americana no tengo por qué esperar absolutamente nada) siga sin comprender que aceptar sin reaccionar estas "ocurrencias creativas" procedentes de parte de sus camaradas internacionales - esos grandes entusiastas de las ocurrencias en casas ajenas -, siempre se volverá en su contra, que las derivas y tendencias ideológicas de la izquierda occidental no son exportables ni imitables en su país por las circunstancias en las que vive, y mientras no demuestren una fuerte identidad nacional que deje de lado las elucubraciones y los castillos en el aire propios de académicos en busca de teorías originales y que viven del estado, prometo no tocar el minibar.

No me hará falta”


Es decir que crees que hay posibilidades de que Livni, Herzog o Yadlin (los "racistas anti-arabes" según un artículo anterior de Dror Eydar que publicaste por no querer un Estado árabe y querer mantener Israel como Estado judío), adopten la solución de un Estado árabe con una minoría de judíos porque lo diga Marcia Freedman. Yo también creo que hay posibiliades, mas o menos las mismas de que Benny Begin declaré su lealtad a Meir Kahane. Alé, a darle al vodka.

Por cierto, ¿el haber servido en unidades de combate o haber sido herido en guerras luchando por Israel (como varios diputados de Avodá-Hatnua) o vivir en kibbutzim cercanos a Gaza (voto masivo al centro-izquierda, sobre todo a emet) o decir en el spot de campaña de HaMajané HaTzioni "sionismo es lo que está escrito en nuestra Declaración de Independencia: el derecho natural del pueblo judío como cualquier otra nación para vivir en dignidad en su propio estado soberano" te parece un "fuerte compromiso con la identidad nacional" o para ello es necesario votar a Bibi?

Desde luego el centro-izquierda sionista tiene sus fallas (y ya dije lo que me pareció la inacción de otros panelistas ante la declaración de Freedman), pero creo que ves la paja en el ojo ajeno y no la viga en el otro lado (a parte de generalizar y obviar lo que no te interesa para tu tesis en la izquierda, usar una doble vara de medir, etc).

2:42 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home