Wednesday, March 18, 2015

Israel: Bibi, el diablo, es el triunfador - Luc Rosenzweig - Causeur



Era el hombre a batir, designado por unanimidad como el que impedía el advenimiento del mejor de los mundos en el Oriente Próximo por su terquedad a la hora de defender con uñas y dientes al único Estado judío del mundo. Benyamin, llamado Bibi, Netanyahu ha desbaratado todos los pronósticos que estimaban que su pueblo, asustado por su comportamiento diplomático propio de un gamberro que se burlara de los grandes potencias, preferiría a alguien más adecuado a los ojos de los eternos dadores de lecciones a "ese pueblo de testaruda cerviz (el pueblo judío)".

Raramente un líder de un estado democrático ha sido más vilipendiado que él en Europa: la izquierda europea le odia por creerlo un representante del liberalismo más extremo que no se preocupa por la redistribución equitativa de las riquezas producidas y la derecho europea no le perdona por perturbar sus inquietantes alianzas con los potentados árabes.

En consecuencia, se preparaban esa misma noche del martes para celebrar ruidosamente la caída de un hombre indigno de sentarse a la mesa de la gente guay, y cuyo lugar apropiado sería un asiento de la infamia en la Corte Penal Internacional. Para forzar ese destino, se había de hecho convocado a todos sus compadres dentro de las élites de opinión mundiales para persuadir al elector israelí para que descartara a ese insoportable primer ministro. Barack Obama había despachado a su escuadra   de "spin doctors" y diversas tarjetas de crédito para ayudar a los opositores de Netanyahu a implementar modernos métodos (y muy caros) electoralistas. El club de los "Bibi-killers" reunió a la crema de la cosecha de las élites políticas y mediáticas occidentales, y como su nuevo jefe de fila a la responsable de la política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, que había encontrado en el "Bibi bashing (la reprobación de Bibi)" una buena manera de existir y desarrollarse.

Normalmente, todo esto debería haber llevado a los votantes israelíes a mostrarse razonables, eligiendo la alternancia en la persona de unos buenos alumnos de la clase política local, esos que son juzgados como presentables y frecuentables por la Casa Blanca, el Elíseo (ministro de Asuntos Exteriores francés) y otros lugares del poder del mundo democrático.

Esta conjura de las buenas gentes, que se supone que piensan sobre todo en la felicidad del pueblo de Israel, a pesar de su testarudez, se ha convertido en una especie de "conspiración de los necios", intoxicada por el discurso de los mayores oponentes de Netanyahu en Israel (y en especial cierta prensa, el Haaretz, el Ynet...), en la creencia de que Israel bajará precisamente ahora la guardia justamente cuando el Estado Islámico e Irán están a las puertas. Las errancias de la política sobre el Oriente Medio de Obama y su juego muy turbio con Irán, no tienen porque tranquilizar a los residentes de Haifa, Sderot y Beersheba... Ahora bien, las voces de estas personas son tan importantes como las de los hermosos y biempensantes intelectuales que habitan los barrios más chic del norte de Tel Aviv... Desde luego son más pobres, en buena medida, pero están ansiosos por preservar su vida modesta en contra de aquellos que sueñan con su muerte violenta. La cuestión social y la solución de la miseria palestina se posponen para una fecha posterior. ¿Quién podría echarles en cara ello?


Labels:

15 Comments:

Blogger Miguel said...

No estoy de acuerdo muchas cosas del artículo (es simplista y parcial) pero un apunte.

Si hablamos de derechas, izquierdas, religiosos, y demás en esta elección no se ven grandes cambios de bloques. Los religiosos haredim pasaron de 18 a 14. Si contamos BY (ortodoxos) pasaron de 30 a 22. La derecha sin los haredim sacaron 43, como en 2013, y con los haredim 57 (antes 61). El centro-izquierda tiene 39 (aunque al final pueden ser 40), y los partidos árabes 14, en total 53. La gran novedad es Kahlon y que queda ahí en medio con 10.

La diferencia de la elección fue que Bibi canibalizó al resto de la derecha. En 2013 el Likud tenía 20 de los 43 diputados de derecha (no incluyo haredim), y ahora tiene 30 de 43. Con la misma distribución por bloques pero con Herzog 26, Likud 23, Lapid 9, Bennet 13 y Liberman 7, quizás Herzog hubiera tenido la primera posibilidad de formar gobierno atrayendo a Kahlon (de hecho según las encuestas la mayoría de votantes de Kahlon preferían a Herzog que a Bibi).

En cierta manera Israel se dividió entre quienes quieren a Bibi y los que no a partes iguales, pero los pro-Bibi repartieron mejor el voto.

P.D. Por cierto en Haifa ganó Herzog. También en los kibbutzim cercanos a Gaza, una Gaza gobernada por Hamas que oh, resulta quería que ganará Bibi(también los más duros de la OLP: http://www.timesofisrael.com/hamas-and-fatah-have-clear-opposite-interests-in-israels-election-outcome/ )

11:47 PM  
Blogger José Antonio said...

No entiendo muy bien tú análisis. Se trata básicamente de la intromisión foránea en la política de Israel, una intromisión patrocinada por la propia izquierda ante sus defectuosos resultados electorales.

Se trata de que, como no "se puede cambiar al pueblo", forzarle a aceptar lo que no quiere, acertada o equivocadamente. Algo muy democrático.

Haifa y las comunidades próximas de Gaza, son resultados lógicos, por la población y por lo ocurrido en la guerra del verano.

He publicado otros análisis desde la izquierda y quiero finalizar, de momento, con uno muy bueno sobre la izquierda

12:08 AM  
Blogger José Antonio said...

Recuerdo como ejemplo emblemático al antiguo redactor en jefe del Haaretz, David Landau, recientemente fallecido y un ortodoxo (no al estilo Burg, pero con bastantes concomitancias)

Cuando Condolezza Rice visitó Israel, se le montó una reunión con la "buena gente de Israel", es decir, una reunión restringida con una representación de la élite cultural, periodística y social biempensante, y allí Landau le soltó a Rice su muy conocida "reflexión", nunca denegada:

"Israel desea ser violado", dando a entender que él y sus amigos querrían que a Israel se le impusiera una solución al conflicto.

Es esa clase de gente de Tel Aviv que tiene muy buena reputación en las élites políticas y mediáticas de Europa y la actual administración Obama

12:13 AM  
Blogger Miguel said...

"No entiendo muy bien tú análisis."

Mi análisis es que los israelíes no demostraron un apoyo masivo a Bibi como el artículo parece indicar. Simplemente se dividieron al 50% entre los que lo apoyan y los que lo detestan. La razón por la que Bibi formará gobierno es simplemente porque los pro-Bibi centraron su voto en él, mientras que los anti-Bibi lo distribuyeron mucho más. Con los mismos votos por bloques (la derecha sacó lo mismo que en 2013, 43 diputados y 57 con los hardim, antes 61) pero con Herzog 26 y Bibi 21 seguramente Herzog sería PM.

“Se trata básicamente de la intromisión foránea en la política de Israel, una intromisión patrocinada por la propia izquierda ante sus defectuosos resultados electorales.”

Eso es a lo que me refería como parcial en el artículo. Habla de eso pero no de los millones y millones de dolares que llegan al sector pro-Bibi desde un empresario americano llamado Sheldon Adelson, entre otras cosas.

“Haifa y las comunidades próximas de Gaza, son resultados lógicos, por la población y por lo ocurrido en la guerra del verano.”

Lo que decía es que en Haifa (que era mencionada en el artículo como victoria de Bibi) ganaron los laboristas. Y en los kibbutizm cercanos a Gaza también, a pesar de ser los que más sufrieron la guerra con Gaza. Una prueba simplemente de que para muchos israelíes Bibi no es el único que sabe defender a Israel, ni en mi opinión el que mejor lo hace (Amos Yadlin, Livni o Herzog no son pacifistas ingenuos que llevan un ramo de flores y fuman marihuana).

Por otro lado si quieres que te diga la verdad lo que piensen de mi o de Israel las élites mediáticas de Europa u Obama me tiende a dar igual a la hora de formar mi opinión, lo que me preocupa es lo mejor para Israel coincida o no con ellos. Y lo que veo es que ni en el terreno militar (Bibi fue arrastrado a la operación Tzuk Eitan primero y a la parte terrestre después por Hamas, solo un milagro y la torpeza de Hamas permitieron destruir los túneles y evitar un masacre) ni diplomático (la política de nanedad de Bibi permite a los palestinos seguir haciendo movimientos unilaterales, en vez de ser Israel quién lleve la iniciativa, lo cual solo puede acabar en algo mucho peor para Israel) Bibi esta haciendo progresos para Israel, más bien lo contrario.

Pero bueno seguro que ahora que dice que esta en contra de la solución de dos estados todo mejorará. ¿Que va hacer ahora dar la ciudadanía a 4 millones de palestinos? Fantástico, y de aquí a unos años Bargouti presidente de Palestina, digo Israel. ¿O va a esperar a una resolución del Consejo de Seguridad y que los USA no apliquen el veto para tener que aceptar unas condiciones mucho menos ventajosas para Israel? Viniendo de Bibi el veleta todo es posible.

1:12 AM  
Blogger José Antonio said...

Dos puntualizaciones:

"Habla de eso pero no de los millones y millones de dolares que llegan al sector pro-Bibi desde un empresario americano llamado Sheldon Adelson, entre otras cosas".

Es cierto, pero creo que es obvia la impresión de que los derechistas israelíes imponen su visión a sus mecenas foráneos, pero eso no siempre sucede en la izquierda israelí, que parecen defender visiones foráneas.

O si lo quieres de otra manera, ¿Adelson impone su agenda a Netanyahu, o es Obama o la Unión Europea quién influye más a la izquierda israelí?


“Haifa y las comunidades próximas de Gaza, son resultados lógicos, por la población y por lo ocurrido en la guerra del verano”.

Quería decir obviamente que las comunidades cercanas a Gaza no están muy satisfechas por la performance de Netanyahu

Respecto a los movimientos unilaterales palestinos, son lógicos porque no aceptan cerrar el conflicto sino bajo sus propios términos, y conocen el cansancio de los occidentales ante el conflicto, y más aún ante la expansión del conflicto en su entorno inmediato (Francia, Alemania, Gran Bretaña).

Para quizás tu sorpresa, no soy partidario de ninguna anexión al estilo Bennett y soy partidario de una retirada unilateral controlada. Pero se me hace imposible afrontar el "necesario optimismo" de la izquierda ante una realidad regional bastante desoladora y ante los supuesto socios.

Yo quiero un "divorcio", pero completo, pues sé que Israel será un polo de atracción no solo nacionalista, sino económico y social para los palestinos, y la izquierda desea, tras su divorcio territorial, una especie de convivencia que también se acerca mucho a una confederación.

Para ese divorcio, es prioritario un Israel como estado judío no en base a leyes o constituciones, sino en más políticas culturales y sociales (no necesariamente religiosas) que refrenden ese aspecto.

Nada por tanto de la multiculturalidad de la izquierda

1:51 AM  
Blogger José Antonio said...

Dos puntualizaciones:

"Habla de eso pero no de los millones y millones de dolares que llegan al sector pro-Bibi desde un empresario americano llamado Sheldon Adelson, entre otras cosas".

Es cierto, pero creo que es obvia la impresión de que los derechistas israelíes imponen su visión a sus mecenas foráneos, pero eso no siempre sucede en la izquierda israelí, que parecen defender visiones foráneas.

O si lo quieres de otra manera, ¿Adelson impone su agenda a Netanyahu, o es Obama o la Unión Europea quién influye más a la izquierda israelí?


“Haifa y las comunidades próximas de Gaza, son resultados lógicos, por la población y por lo ocurrido en la guerra del verano”.

Quería decir obviamente que las comunidades cercanas a Gaza no están muy satisfechas por la performance de Netanyahu

Respecto a los movimientos unilaterales palestinos, son lógicos porque no aceptan cerrar el conflicto sino bajo sus propios términos, y conocen el cansancio de los occidentales ante el conflicto, y más aún ante la expansión del conflicto en su entorno inmediato (Francia, Alemania, Gran Bretaña).

Para quizás tu sorpresa, no soy partidario de ninguna anexión al estilo Bennett y soy partidario de una retirada unilateral controlada. Pero se me hace imposible afrontar el "necesario optimismo" de la izquierda ante una realidad regional bastante desoladora y ante los supuesto socios.

Yo quiero un "divorcio", pero completo, pues sé que Israel será un polo de atracción no solo nacionalista, sino económico y social para los palestinos, y la izquierda desea, tras su divorcio territorial, una especie de convivencia que también se acerca mucho a una confederación.

Para ese divorcio, es prioritario un Israel como estado judío no en base a leyes o constituciones, sino en más políticas culturales y sociales (no necesariamente religiosas) que refrenden ese aspecto.

Nada por tanto de la multiculturalidad de la izquierda

1:51 AM  
Blogger Miguel said...

“Es cierto, pero creo que es obvia la impresión de que los derechistas israelíes imponen su visión a sus mecenas foráneos, pero eso no siempre sucede en la izquierda israelí, que parecen defender visiones foráneas.

O si lo quieres de otra manera, ¿Adelson impone su agenda a Netanyahu, o es Obama o la Unión Europea quién influye más a la izquierda israelí?”


Sobre Bibi y Adelson (u otros de sus partidarios) no sabría decir que fue antes, si el huevo o la gallina.

Y sobre la izquierda yo muchas veces he oído a derechistas israelíes decir que las “políticas foráneas de izquierda” que se quieren imponer sobre Israel son las que previamente había defendido la izquierda israelí. Que la izquierda israelí hablo de dos estados y el mundo les siguió, etc.

Yo no creo que la mayoría de israelíes de centro, izquierda, incluso muchos de centro-derecha, que creen en una solución de dos estados nación lo hagan porque los europeos u Obama les digan que es bueno, sino porque ellos consideran que es lo mejor para Israel.

“Respecto a los movimientos unilaterales palestinos, son lógicos porque no aceptan cerrar el conflicto sino bajo sus propios términos, y conocen el cansancio de los occidentales ante el conflicto, y más aún ante la expansión del conflicto en su entorno inmediato (Francia, Alemania, Gran Bretaña).”

Si, ya se que los palestinos lo hacen por eso, pero si Israel se queda quieto y no toma la iniciativa deja el campo abonado para que los palestinos hagan esos movimientos con total libertad, de hecho se puede decir que Bibi les da excusas para hacerlos (de ahí que algunos en la OLP están encantados con su victoria). Si Israel tomara la iniciativa, se moviera, hiciera propuestas en conjunto con los países árabes moderados de la zona (con los que hay una confluencia clara de intereses ahora), los palestinos tendrían mucho más complicado hacer todos esos movimientos unilaterales, muchas menos excusas.

“Para quizás tu sorpresa, no soy partidario de ninguna anexión al estilo Bennett y soy partidario de una retirada unilateral controlada.”

Si lo sé, y eso es precisamente lo que proponía Yadlin, candidato a Ministro de Defensa de Herzog. Y creo que tanto él es como otros de ese campo lo tienen claro, que hay que preservar Israel como estado judío y democrático, pero siendo bastante realistas sobre la realidad en la que se mueve Israel (no confundir con frikis de izquierda tipo Gideon Levy, el mismo que dijo que HaMajane HaTzioni son una panda de racistas: "Zionist Camp reveals its true, racist face").

2:54 AM  
Blogger José Antonio said...

"Si Israel tomara la iniciativa, se moviera, hiciera propuestas en conjunto con los países árabes moderados de la zona (con los que hay una confluencia clara de intereses ahora), los palestinos tendrían mucho más complicado hacer todos esos movimientos unilaterales, muchas menos excusas".

La doctrina del "si Israel... " hasta el final de los tiempos.

En todo esto funciona una lógica occidental de que todo es solucionable, de que la lógica impera en todos los ámbitos, y cuando esto no sucede la consiguiente busca de culpables, que obviamente dentro del ámbito politicamente correcto implica que la culpa la tengan los más cercanos, los propios, o incluso uno mismo.

Esto se encuentra en las previsiones del liderazgo israelí sobre cómo deberían ser las reacciones palestinas o cómo la izquierda israelí interpretó los deseos de los palestinos.

El pensamiento "lógico" occidental se cree superior, lo es, pero no cuando se enfrenta a otras alternativas que no puede concebir y que considera improductivas, erradas o suicidas, aparece el momento de la autocrítica a la manera estalinista porque no desea cambiar su marco de pensamiento "lógico" universal. El Otro no puede equivocarse, soy yo quien he hecho algo mal.

Me parece obvio añadir que las decisiones unilaterales israelíes deberían concebirse pensando no en "cómo pensamos que reaccionarán los palestinos, positiva o negativamente", sino contemplando lo que parece más "lógico", su "lógica", para mantener y preservar sus objetivos finales.

Termino con Adelson y Obama. La reclamación de la intervención foránea proviene de los ámbitos de la izquierda radical israeli que identifica muy razonablemente su absoluta incapacidad a la hora de influir en Israel. Idea que acoge por interés, pero no de forma entusiasta porque la ve como una intromisión que puede no tener fin y sabe como respira el patio interior, la izquierda en general. Luego están los judíos americanos liberales y progresistas, que mantienen esa falsa perspectiva de "hermano mayor" que asesora y que están presos de una aguda desjudeización, salvo en el aspecto estético más amplio, y que han acogido ese intervencionismo con entusiasmo como su particular "empresa o forma de ser judíos", sobre todo cuando el judaísmo americano mayoritario se está convirtiendo a marchas forzadas en un protestantismo más (una religión políticamente correcta, universalista, que rechaza particularismos y dogmas, y que solo pretende retener ciertos rituales)

11:19 AM  
Blogger Miguel said...

Ceo que no has entendido bien lo que digo.

Yo no digo que Israel deba hacer cesiones ad infinitum, y más y más y más y más, porque al final siempre es problema de que Israel no ceda más. No es eso. Israel tienen que tener unas líneas rojas muy claras de hasta donde puede llegar, y todos sabemos cuales son.

Lo que digo es que en la diplomacia mundial todo el mundo se mueve, y si tu no te mueves dejas vacíos que otros aprovechan. Esto es como un partido de fútbol, si tu no tienes la pelota el contrario la tiene y te mete gol. Y en este caso si Bibi se dedica a meter la cabeza debajo de la arena y no hacer nada, y ahora encima dice que rechaza los dos estados (aunque luego de las elecciones ha dicho que mantiene el discurso de Bar Illan, es decir que mintió y daño los intereses de Israel solo por votos, ¿o miente ahora?, pero que igual nombra a “Bennet anti-dos Estados” como Canciller, en fin, el veletismo y el cinismo de siempre), lo que deja campo abierto para que los palestinos tengan todo tipo de escusas para hacer movimientos unilaterales sin pagar por ello, pero sobre todo hace mucho más probable que se te acabé imponiendo algún tipo de solución en condiciones mucho más desfavorables (vía Consejo de Seguridad por ejemplo) que si tu tomarás la iniciativa.

Si tú, el gobierno de Israel, se ve que tienes voluntad de llegar a un acuerdo o avanzar a una solución vas a hacer algo que no solo es mejor para ti, sino que hace mucho más difícil a los palestinos todos esos movimientos unilaterales. Este funcionario de la OLP lo explica mejor:

This official’s final statement reflects a very popular position among the more hawkish Palestinian Authority officials, including some who are involved in talks with Israel, who believe “Netanyahu is better for the Arabs.”

In their view, Netanyahu succeeded in serving the Palestinian cause more than any other Israeli prime minister, and without him, the Palestinians would not enjoy such wide international backing for various actions.

“I decided to hang Netanyahu’s portrait next to Arafat’s a long time ago,” a Palestinian journalist associated with the PLO recently told The Times of Israel. “If there is anyone who helped us win the support of the international community and who caused a real rift with the United States, Israel’s closest ally, it’s Netanyahu.”

Those who hold this view see Herzog and Livni as a real threat to the PLO’s ability to take steps in the Security Council or elsewhere in the diplomatic arena


Ahora los americanos ya están diciendo que podrían no vetar la próxima propuesta palestina en el Consejo de Seguridad, y en este caso sus resoluciones si que son obligatorias, lo que podría que Israel tuviera que acetar una resolución en condiciones mucho mas desfavorables que si hubiera tomado la iniciativa. Pero bueno, Bibi siempre podrá decir que se lo han impuesto (Bibi acaba haciendo lo que dices que le gustaría a la extrema izquierda israelí) y presentarse otra vez más como el nuevo Mesías que muere por nuestros pecados.

9:08 PM  
Blogger José Antonio said...

Bueno, me alegro mucho que digas que Israel no debe hacer cesiones ad infinitum y que tiene que tener unas líneas rojas muy claras. Pero eso me plantea dos dudas: ¿acaso eso no suena muy parecido a las líneas rojas que se tendrían tras la desconexión de Gaza y lo que les esperaría si las traspasaban? ¿De verdad crees que las líneas rojas de Israel serán aceptadas por los negociadores europeos y americanos, de hecho, pienso que ya han sido repetidamente cuestionadas mientras que las líneas rojas palestinas siguen ahí inmutables, sin críticas al menos públicas, es decir, pareciendo inmutables?

También creo que olvidas que la tan querida cultura del diálogo políticamente correcto occidental no admite líneas rojas - al menos a nivel teórico y sobre todo para el exterior -, pues todas ellas son moldeables e interpretables, y están sujetas al bien mayor del supuesto logro final, la firma del acuerdo (lo que pase el día después ya no tiene relevancia). Obviamente, y tal como te decía, las líneas rojas están contra el "dialogo constructivo", y para superar las dificultades que implican se ha creado la argucia de las "soluciones creativas". No hace falta que te diga nada más sobre la solidez de las bases de esa creatividad retórica.

Tal como te decía en otro comentario, aquí se espera que Israel juegue el papel que, en teoría, debería representar una sociedad occidental, o sea, ser siempre constructivo en una "lógica" que no admite la falta de soluciones al menos para estos conflictos (me abstengo de mencionar las ventajas implícitas que ciertas sociedades occidentales creen que obtendrían de la desactivación del conflicto, sobre todo a nivel interno y con su población inmigrante).

Recuerdo haber leído una crónica donde se decía que los negociadores israelíes, en su mayoría, habían representado la posición "lógica" occidental imperante, es decir, no hay verdades absolutas, hay verdades relativas, así pues ambas narrativas tendrían que adaptarse, mientras que los negociadores palestinos habían optado por una "lógica" muy medio oriental, es decir, nuestra narrativa es la única verdadera. No hace falta que te diga cual de esas lógicas ha sido más perjudicial para sus sostenedores.

Respecto a las amenazas americanas, ya sabíamos que Obama pensaba redecorar su irrelevante presidencia, sobre todo ante las esperanzas despertadas en ciertos ambientes, a costa de Israel. Y sabíamos que la lógica de las líneas rojas tampoco sería un dique contra ciertas vanidades y ciertos intereses occidentales.

Respecto a jugar a las negociaciones por jugar, como incluso preconizaba Benny Morris, porque ese era el juego deseado por Occidente, me parece que supone minusvalorar a los palestinos y a sus intereses máximos. Ellos también son jugadores en ese juego de cara a la galería, y mientras no se les reproche públicamente su inmovilismo y su falta de determinación final (pienso en Olmert y otros planes previos), siempre podrán argumentar que les han embarcado en un juego que es una farsa, y los fanáticos occidentales del juego, les acabaran dando la razón.

12:36 AM  
Blogger José Antonio said...

Creo que es necesario interiorizar de una vez que a ciertos países occidentales les interesa un Israel perdedor en las negociaciones y sujeto a una futura inestabilidad. Es su elección estratégica e ideológica, pese a todas las invocaciones a defender su seguridad.

Acaso piensas que tras un supuesto acuerdo que no reconozca un derecho completo al retorno de los descendientes de los refugiados, las organizaciones occidentales, e israelíes, que sostienen a los palestinos dejarán de insistir en el tema y no facilitarán la apertura del tema una y otra vez, o que no cuestionarán la existencia de un Estado judío por parecerles un anacronismo, según la famosa expresión de Tony Judt.

De verdad, me gustaría por tu parte un análisis del día después de ese tan deseado acuerdo, porque para mí sería un indicio del grado de comprensión que tiene cierta izquierda de la siguiente etapa del ataque a Israel. Me gustaría preguntarte si las preocupaciones demográficas de ciertos progresistas israelíes y occidentales pueden dar paso, sin apenas un interregno, y por esas mismas personas que ahora las enarbolan, a una preconización de un Estado de Israel binacional.

Esa es una cosa que hecho de menos cuando hablo del tema con gente de la izquierda, que no se pone a pensar en el día después del tan deseado acuerdo y a lo que llevarían ciertas de sus políticas biempensantes. Sinceramente, no me creo sus ansias de divorcio, en el fondo se creerán únicos responsables de la "ruptura" y trataran de compensarla.

No hace falta que te aclare que para mí la cosa es evidente: el asalto contra Israel continuará y habrá muchos aliados internos

12:36 AM  
Blogger Miguel said...

1- Creo que la cosa es sencilla de explicar. Las líneas rojas de Israel son una solución de dos estados para dos pueblos para mantener Israel como estado judío y democrático. Claro como el agua. Si los americanos y europeos no aceptan esto ya es su problema, Israel no puede ir más allá y no va aceptar el retorno de millones de refugiados a Israel. Y esta solución no es buena porque lo digan los americanos o no, es buena porque es lo mejor para Israel.

2- Sobre lo que comentas de la lógica palestina y occidental ya lo sabemos. ¿Y? ¿Nos quedamos lamiéndonos las heridas todo el rato o hacemos algo para evitar que los palestinos tomen la iniciativa y lleven a Israel a una situación peor?

3- “Respecto a las amenazas americanas, ya sabíamos que Obama pensaba redecorar su irrelevante presidencia, sobre todo ante las esperanzas despertadas en ciertos ambientes, a costa de Israel.Y sabíamos que la lógica de las líneas rojas tampoco sería un dique contra ciertas vanidades y ciertos intereses occidentales.”

Y Bibi se lo pone a huevo con su política de nanedad. Decir que no apoya una solución de dos estados y que los árabes botan en masa es la mejor estrategia que se me ocurre para evitarlo. No me extraña que los de Hamas y los duros de la OLP estuvieran deseando que ganará Bibi, no tiene precio para ellos.

Desde luego que si Obama pensaba redecorar su irrelevante presidencia a costa de Israel Bibi le ha venido como anillo el dedo. Ni elegido a posta.

4- “Respecto a jugar a las negociaciones por jugar, como incluso preconizaba Benny Morris, porque ese era el juego deseado por Occidente, me parece que supone minusvalorar a los palestinos y a sus intereses máximos. Ellos también son jugadores en ese juego de cara a la galería, y mientras no se les reproche públicamente su inmovilismo y su falta de determinación final (pienso en Olmert y otros planes previos), siempre podrán argumentar que les han embarcado en un juego que es una farsa, y los fanáticos occidentales del juego, les acabaran dando la razón.”

Si ya eso también lo sabemos, pero tener la puerta abierta a negociar y que se vea que tienes voluntad de llegar a una solución de dos estados siempre es mejor negocio que no hacer nada, ya que esto último seguramente lleve a que te acaben imponiendo una solución desde fuera mucho peor.

No hay posición de daño cero o ideal, pero esta siempre será mejor solución. La prueba es que los avances diplomáticos unilaterales hechos por los palestinos con Bibi han sido como nunca se vieron con Olmert o cualquier otro PM.

5- Sobre mi análisis sobre el día después de un acuerdo ya lo he dicho varias veces. Los antisionistas seguirán pidiendo que si derecho de retorno, que si estado binacional de todos sus ciudadanos, etc. Pero estamos en lo de siempre, Israel no debe dar pasos (sea negociada o unilateralmente) hacía una solución de dos estados por lo que digan los antisionistas (que de hecho rachazan esa solución), o los occidentales, o los enemigos de Israel, sino porque es lo mejor para mantenerse como Estado judío y democrático. La alternativa no es quedarnos mirando el espejo y autocompadeciéndonos, la alternativa es tomar las decisiones correctas por el bien de Israel.

“No hace falta que te aclare que para mí la cosa es evidente: el asalto contra Israel continuará y habrá muchos aliados internos”

6- ¿Muchos aliados internos? ¿Cuantos antisionistas hay entre los judíos israelíes? Haredim que por lo general van a su rollo y cuatro pelados de extrema izquierda (no hay más que ver los votos sacados por Hadash/HaReshima HaMeshutefet en las zonas judías).

Y como te comenté, si grupos o partidos israelíes que actualmente no son antisionistas después de un acuerdo cambian de posición y se hacen antisionistas y empiezan a reclamar cosas que antes no hacían (derecho de retorno, estado binacional, etc) pasarán a ser tan marginales como los antisionistas actuales.

3:40 AM  
Blogger José Antonio said...

1 y 5. - Sigo esperando algún análisis de cómo se verá ese post-acuerdo en la izquierda y como resurgirán interpretaciones amorosas, elogiosas y compensatorias desde ese ámbito por el "sacrificio y amplitud de miras" palestino por llegar a un acuerdo, y como los peligros demográficos actuales serán racistas, el multiculturalismo deberá imperar y cómo un Estado judío será un anacronismo y una ofensa para nuestros ciudadamos árabes, que necesitarán un reconocimiento nacional. Volveremos a oír a hablar de confederaciones, de reunificación familiar masiva, de los pobres refugiados que no han logrado conseguir su derecho al retorno y que ante el nuevo marco de "amistad y convivencia" se merecen recompensas. Y es que tras el acuerdo, viviremos nuevamente en Europa y nuestros vecinos serán Luxemburgo y Lietchestein. Pura izquierda, es su naturaleza, y por cierto, esta idealización de una relación que seguirá siendo durante mucho tiempo muy conflictiva, es más peligrosa que los escasos antisionistas y anida en la izquierda israelí, echa un vistazo a ciertos miembros de la Union Sionista

Con respecto al Estado palestino, cada crisis interna se solventará volviendo la mirada al odiado Israel, y el polo de atracción económico, social, cultural y nacional que representa Israel se incrementará y la izquierda no encontrará pegas que oponer, al contrario, como muestra de su reconocimiento al "sacrificio palestino" exigirá "libertad de miras y recompensas". Por supuesto, se asumirá que el nacionalismo palestino se habrá transformado "positivamente".

3.- La enemistad de Obama es previa al conocimiento, es ideológica, está en el discurso de El Cairo y en sus manifiestas prioridades. Para enamorarle Netanyahu debería haberse convertido en Avram Burg.

2 y 4.- "Tener la puerta abierta a negociar y que se vea que tienes voluntad de llegar a una solución de dos estados". Negociación, el moderador, EEUU, mira a Israel y le dice, ¿qué tienes que ofrecer?. Israel expone sus concesiones y habla de sus requerimientos de seguridad. El moderador mira a los palestinos y les pregunta qué opinan. Ellos dicen, "no es bastante y las exigencias de seguridad son imposibles". El moderado vuelve a mirar a Israel y le dice, , ¿qué tienes que ofrecer?....

11:33 AM  
Blogger Miguel said...

1- Creo que ya hecho el análisis varias veces sobre el escenario post-acuerdo, no se que nuevo crees que te repita (salvo que estés esperando que diga la izquierda es mala y Bibi es bueno y punto). La izquierda antisionista seguirá exigiendo un estado “binacional/no judío/de todos los ciudadanos” y todas las cosas que dices después de un acuerdo, la izquierda sionista no. Desde luego no veo ni a Herzog, ni a Livni, ni a Yadlin, ni a tantos otros en otro idea que no sea la de un estado judío y democrático, y así lo han repetido infinitas veces.

Un extremista de izquierda antisionista como Gideon Levy que llamó racistas anti-arabes a HaMajané HaTzioni no es lo mismo que el centro-izquierda sionista, al igual que Baruch Marzel no es lo mismo que Benny Begin aunque ambos sean de derechas. La homogenización de izquierdas en la que tantas veces caes es tan injusta como la generalización de derechas (según la cual todos los de derechas, aunque eso para gente como Gideon Levy puede incluír hasta la gente de Avodá, son kahanistas) que habitualmente hace gente de izquierdas. Ni Herzog es Gideon Levy ni Benny Begin es Baruch Marzel (aunque deberemos decir que HaMajané HaTzioni apoyó la descalificación de Zoabi y Marzel en el Comite Electoral, mientras que el Likud no apoyó la de Marzel). Identificar al centro-izquierda sionista con ideas tipo Gideon Levy es como identificar a toda la derecha con una panda de kahanistas (y ambos errores se cometen tanto por parte de gente de derechas como de izquierdas).

Y si la izquierda sionista cambia y exige lo mismo que la izquierda antisionista y todas esas cosas que dices entonces ya no será más la izquierda sionista sino otra izquierda antisionsita más que tendrá el mismo voto electoral que la mencionada izquierda antisionista, es decir, insignificante, y su influencia será marginal.

Por cierto:

“echa un vistazo a ciertos miembros de la Union Sionista”

A la famosa lista de diputados y miembros del Campo Sionista ya le he echado no uno, sino mil vistazos y respondí en su momento. Resulta que la lista esta llena de gente que alcanzó altos grados en la Tzavá, en operaciones de combate, en ingeligencia, de gente que ha repetido hasta la saciedad que Israel es un estado judío y democrático y que eso debe ser preservado, que el pueblo judío tienen derecho a al libre autodeterminación en su propia tierra, de gente orgullosa de la tradición judía, etc.

Ah espera, que de toda la lista y de 24 diputados encontramos que Yossi Yoná dijo hace años, y en una época en la que el mismo reconoce que abandonó el sionismo, que había que celebrar el día de la Shoa y el día de la Nakba juntos, pero da la casualidad de que el mismo Yosi Yona ahora dice que es sionista y cree que los palestinos deben reconocer a Israel como Estado judío (igualmente cree que los soldados no deben negarse a servir en los territorios, cosas que antes apoyaba).

Oh espera, que Stav Shafir dijo hace años que Hatikva era racista, pero ahora dice que lo canta con orgullo.

En resumen, un torbellino en un grano de arena. A mi desde luego me preocupan mucho más las opiniones de cierta gente de Likud (anexión de la WB, inmobilismo, etc) en el objetivo de preservar Israel como estado judío y democrático que Avodá.

10:10 PM  
Blogger Miguel said...

“Con respecto al Estado palestino, cada crisis interna se solventará volviendo la mirada al odiado Israel, y el polo de atracción económico, social, cultural y nacional que representa Israel se incrementará y la izquierda no encontrará pegas que oponer, al contrario, como muestra de su reconocimiento al "sacrificio palestino" exigirá "libertad de miras y recompensas". Por supuesto, se asumirá que el nacionalismo palestino se habrá transformado "positivamente".

1. Como ya te he comentado cientos de veces si la “izquierda” hace eso la izquierda desaparecerá a los niveles de apoyo de Hadash.

2. Seguramente los palestinos harán eso. ¿Y? No tenemos que hacerlo porque ellos lo quieran sino porque lo necesitamos nosotros, teniendo muy claras las barreras y limites. Y lo que necesitamos es mantener un Estado judío y democrático. La otra opción es seguir poniendo escusas sin limite (y a mi se me ocurren otras trescientas más, y todas razonadas) para no hacer nada y acabar en un estado árabe único del rió al mar (no hay otra alternativa a dos estados), que es precisamente lo que ellos quieren.

“La enemistad de Obama es previa al conocimiento, es ideológica, está en el discurso de El Cairo y en sus manifiestas prioridades. Para enamorarle Netanyahu debería haberse convertido en Avram Burg.”

Entre ser Avraham Burg y enamorar a Obama y ser Netanyahu hay un claro campo de grises. Un claro campo de grises que hubieran hecho a Obama mucho más difícil llevar a cabo sus “maléficas políticas”. Estoy convencido de que con un Olmert, Sharon o Herzog ni Obama se hubiera atrevido a amenazar con levantar el derecho de veto sobre Israel en el Consejo de Seguridad. La política de Bibi pone a huevo a Obama tomar ciertas posiciones. Que Obama sea malo no hace a Bibi bueno (de ser así podríamos elegir a Baruch Marzel, total).

O como se suele decir: "se juntaron el hambre con las ganas de comer".

“Negociación, el moderador, EEUU, mira a Israel y le dice, ¿qué tienes que ofrecer?. Israel expone sus concesiones y habla de sus requerimientos de seguridad. El moderador mira a los palestinos y les pregunta qué opinan. Ellos dicen, "no es bastante y las exigencias de seguridad son imposibles". El moderado vuelve a mirar a Israel y le dice, , ¿qué tienes que ofrecer?.... “

Esto también lo sabemos, pero ante esto hay diferentes soluciones:

Solución Bibi: Decimos que estamos en contra de dos Estados (o ahora si y luego no, pero luego si, mejor estilo Arafat), hacemos declaraciones impresentables por “pánico electoral”, no hacemos nada y esperamos que el Consejo de Seguridad de seguridad nos arrastre por el suelo con una resolución que seguramente no nos habría sido impuesta, a que los palestinos hagan todo tipo de movimientos unilaterales a precio cero (nunca los palestinos hicieron tantos pasos unilaterales gratis como con con Bibi), etc.

Otra solución: Somos claros en el mensaje de que estamos a favor de dos Estados, tomamos medidas que muestren claramente que no deseamos anexarnos ni quedarnos en la WB (no construir fuera de los grandes bloques por ejemplo), buscamos alianzas con países árabes con los que hay intereses comunes contra Irán y que pueden hacer presiones a los palestinos, y en resumen, hacemos muchísimo más difícil que los palestinos tomen pasos unilaterales y una solución peor nos sea impuesta.

En resumen, usamos mil excusas (y no digo que sin que estas tengan base, que la tienen) para no hacer nada y evitar llegar a lo que nosotros necesitamos, o teniendo en claro lo limites y lo que ellos quieren tomamos pasos para llegar a lo que nosotros necesitamos.

10:17 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home