Saturday, March 14, 2015

Puro kitsch: Una satira sobre el típico y aburrido artículo cliché sobre el conflicto israelo-palestino (basado en un ejemplo real) - Seth Frantzman


Las colinas de oro cercanas al Belén bíblico, donde uno casi puede oír a las campanas sonar (sic), como lo hicieron en la época de Herodes. La veracidad no importa, sino el kitsch progre

Jeffrey Mettleman está sentado en su oficina con vistas al Mediterráneo en el piso 20 del hermoso edificio Dalet de Tel Aviv. El sol se pone y él acaba de regresar de un largo día de reuniones en Ramala. Un retrato en la pared muestra a dos hombres que se abrazan. "Esto es lo que me inspira. Verás, mi abuelo sobrevivió al Holocausto y ahí está, hace unos tres años, abrazando al hijo de la familia alemana que ayudó a la Gestapo a detenerle". La familia de Mettleman fabricaba rodamientos de bolas industriales en la Alemania de Weimar y se preocupaba profundamente por la cultura alemana. "Nunca olvidaré el impecable alemán de mi abuelo y cómo él podía citar a Heine y Kant. Incluso el día de su muerte mantuvo su costumbre de jugar con las llaves de nuestra antigua finca cercana a Hamburgo". Él se había negado a huir de los nazis y en 1940, mientras vivía en la clandestinidad en el sótano de un vecino, la Gestapo le descubrió gracias a la recompensa que ofrecía por su captura. Pero esta historia que parece repleta de acciones imperdonables informa la visión del mundo de Mettleman.

"Mi abuelo me enseñó el perdón y el concepto judío de Tikkun Olam. En 1989, con la caída del Muro de Berlín, se dispuso a encontrar y conocer al hombre que había sido responsable de su captura y del sufrimiento y destrucción de su familia. Se dio cuenta de que había fallecido, pero se encontró con su hijo. Y cuando se abrazaron, dijo que fue como liberarse de un enorme peso". Ahora Mettleman, que emigró a Israel la semana pasada, quiere salvar a Israel de sí mismo. "Somos una sociedad dividida, pero creo que el mensaje de esperanza y de paz puede hacerse popular. Soy un creyente, creo sinceramente en el camino de la paz. La gente me dice que no se podrá conseguir, pero yo estoy siguiendo los pasos de Gandhi y Martin Luther King, y como sus historias demuestran cuando crees en algo, no es un sueño".

Para lograr sus objetivos Mettleman ha fundado una docena de ONG's para promover la paz. Una de ellas reúne a ex soldados del IDF y ex militantes palestinos. Otro trabaja con las mujeres en iniciativas de paz, otra implica a niños palestinos y judíos para que "dibujen la paz". Mettleman observa que la mayoría de los objetivos y misiones de las ONG's que él ha fundado ya existen en otras ONG's israelíes, pero busca "hacerlo de otra manera". Él ha contratado a un grupo de bien conocidos agentes de relaciones públicas de Israel y a hijos e hijas de significativas familias de la élite. "Básicamente queremos aprovechar las start-up y a autores conocidos y a sus hijos para demostrar que la paz puede conseguirse". Su última iniciativa reunirá a un ex presidente de Israel, al autor más conocido de Israel y a otras celebridades para lanzar un grupo de palomas en la plaza Rabin.

Este sábado Mettleman recogió a un grupo de estudiantes judíos estadounidenses que han viajado a Israel para ver Cisjordania. "Sabe usted, los valores judíos estadounidenses son liberales y creen en la convivencia y en el activismo comunitario. Es importante para ellos para ayudar a los palestinos y no aceptar la visión de muchas organizaciones que sólo ven las cosas desde uno de los lados. Así que lo que hacemos es llevar una misión a Israel para que practiquen el activismo juvenil judío con los beduinos, los refugiados africanos y hagan un recorrido por Hebrón para entender al otro". El convoy de estos chicos serpenteó en su camino por las colinas bucólicas cercanas a Jerusalén. Estos son los paisajes antiguos de la Biblia y ellos tienen el mismo aspecto en la actualidad. Los aldeanos palestinos trabajan este duro suelo. La única cosa que interrumpió nuestro viaje son los puestos de control israelíes y los asentamientos donde todas las casas parecen iguales.

Nuestro guía es Ahmed, un residente de un campo de refugiados. Un ex preso palestino que ahora ha reconvertido su vida en una iniciativa por la paz, pero eso no significa que haya traicionado la lucha palestina. Para él, Hamas es una organización que ayuda a los pobres y que se debe incluir en un acuerdo de paz definitivo. La familia de Ahmed posee una casa modesta y la mayor parte de su tierra ha sido confiscada por las autoridades israelíes. Su tío debe esperar 8 horas al día para llegar a sus olivos que están del otro lado de la imponente barrera de hormigón de Israel. Pero Ahmed tiene esperanza. "La paz vendrá. Creemos en la paz. Es todo lo que tenemos".

Mettleman habla apasionadamente a sus jóvenes seguidores judíos sobre su misión. "Hay una historia en la Biblia acerca de cómo los judíos eran extraños en otra tierra y que dice que no debemos abusar de los extranjeros. Los judíos tienen que mantenerse a sí mismos como una autoridad moral superior". Él se inspira en la historia de sionistas como Ahad Ha'Am y Judah Magnes. "Ellos entendieron que el sionismo debe ser ante todo moral y humano. Lo que hemos visto recientemente en Israel es un aumento brutal del nacionalismo y la xenofobia. Pero podemos hacer regresar a Israel a sus raíces, a la década de 1950, cuando Israel era uno de los estados más igualitarios del mundo, y cuando no había racismo y era una luz para las naciones. Ese es un concepto judío, como judíos debemos ser esa luz, esa que hay que enseñar a las naciones, e Israel puede hacer eso".

A Mettleman le sorprendió la reciente guerra de Gaza. "Muchos de mis amigos vinieron hasta mí y me preguntaron: '¿Cómo pueden los judíos tratar a esa gente así?', y eso me dolió. Me di cuenta, de que Israel está alimentando una gran cantidad de antisemitismo y si no trato de arreglarlo, entonces eso será inevitable". Mettleman comenzó con la fundación de un grupo llamado "Judíos por los derechos humanos" y recopilando la participación de celebridades académicas judías y no judías americanas para firmar una "declaración judía por la paz". Pero eso no fue suficiente. Ahora su sueño se está cumpliendo al traer a sus primeros jóvenes estudiantes judíos a Israel a reunirse con Ahmed.

El grupo de Mettleman de Cisjordania se reúne con otra ONG judía que trata de ayudar a los palestinos a obtener sus derechos. Se trata de un recorrido por una prensa de aceite, un huerto de olivos y un invernadero. "Una de las iniciativas que estamos implantando es enseñar a los palestinos cómo plantar olivos. Formamos a los palestinos en cómo embotellar aceite y luego lo vendemos bajo nuestro nombre, 'El olivo de la Paz', en América y ponemos que está fabricado 'en Belén', ya que demuestra a la gente que, a través de una modesta inversión, puede salvar a la sociedad palestina. El año pasado plantamos 200 olivos, ¿puede usted creerlo? 50 de ellos fueron destruidos por colonos extremistas. Pero nosotros proseguimos con la siembra. Esperamos el próximo año aumentar nuestra plantación en un 100%, unos 400 árboles. Eso puede mantener a una familia, bueno, bueno no tanto, pero estamos haciendo nuestra parte. Es como dijo Gandhi, incluso una piedra puede mover una montaña".

Durante las últimas semanas, los increíbles logros de esta iniciativa han generado un montón de atención y Mettleman está organizando ahora una gira de conferencias por los EEUU y la UE. Ha sido invitado a Davos y espera poder hablar pronto en varios comités de la ONU como un experto en asuntos palestinos. "Voy a dar una conferencia en la Universidad de Washington City en septiembre sobre cómo viven los palestinos, y hablaré del derecho internacional. Yo no tengo un título en derecho, pero soy un experto".

Mettleman también está realizando un documental sobre su obra "El olivo de la Paz: La iniciativa por la convivencia que cambiará el mundo" y ha sido nominado para varios importantes premios a los derechos humanos. "Estoy pensando en que podemos fundar un instituto el próximo año que se llamaría el Instituto de Palestina por el Estudio y la Información que impulsará nuestro trabajo esencial". También ha sido invitado a reunirse con el Presidente de los Estados Unidos y explicarle la situación palestina. Asimismo, dentro de poco será ordenado rabino por su trabajo. "Es un honor increíble, nunca he estudiado realmente para ser un rabino, pero voy a aceptar este honor porque como Abraham Heschel y Rav Hillel dijeron, 'no se trata de lo bien informado que uno está sobre la Torah, sino cuán devoto eres'. Al igual que la historia del aprendizaje de la Torah de pie sobre un sólo pie, yo he hecho eso".

A medida que el sol se pone sobre las colinas de oro cercanas al Belén bíblico, uno casi puede oír a las campanas sonar como lo hicieron en la época de Herodes. Es un recordatorio de los antiguos odios y conflictos de esta antigua tierra. Pero si hombres como Mettleman y su sueño tienen éxito, esos conflictos podrán finalmente ser superados.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home