Sunday, July 12, 2015

De Chile a Ramala: el bulo antisemita palestino - Shraga Blum - i24News



Las declaraciones realizadas en mayo (y ahora conocidas) por el embajador de la Autoridad Palestina en Chile no van a cambiar los enfáticos puntos de vista de Yossi Beilin, tal como los expresó en su último artículo.

En una conferencia sobre la paz entre israelíes y palestinos en Santiago de Chile, el embajador Imad Nabil Jadaa se refirió a los famosos Protocolos de los Sabios de Sión, una de las obras emblemáticas de la literatura antisemita, el cual sigue siendo un éxito de ventas en el mundo árabe-musulmán.

Según este importante diplomático palestino, el sionismo fue creado con el fin de poner en práctica el "proyecto judío de dominación del mundo", nada menos. El embajador citó pasajes de este panfleto antisemita de 1901 para apoyar su tesis: "En 1896, un grupo de intelectuales y financieros judíos decidió crear el movimiento sionista, justificándolo con la voluntad de crear una patria para los judíos. Pero en verdad", explicó Jadaa a su audiencia, "su verdadero propósito era prestar apoyo al plan de los judíos de dominar el mundo".

En la misma conferencia, Jadaa también repitió la famosa y estúpida afirmación de que no existe un pueblo judío, solamente una religión judía, y que por lo tanto no puede haber un Estado judío. Esta idea también se puede encontrar en el artículo 20 de la Carta de la OLP - un documento racista y antisemita que nunca ha sido abrogado, contrariamente a las afirmaciones hechas por los líderes de la OLP a los europeos -. El diplomático agregó que él simplemente estaba citando al profesor antisionista israelí Shlomo Sand, quien también afirma en uno de sus libros que no existe el pueblo judío: "Ya ven, hay un judío que tiene pasaporte israelí que demuestra que el pueblo judío es una invención", proclamó triunfalmente el embajador palestino.

¿Representa Jadaa a un grupo marginal o son sus puntos de vista parte del arsenal de la propaganda árabe palestina? Algunos se mostrarán sorprendidos, otros dirán que fue demasiado lejos y que sólo estaba expresando sus propios puntos de vista, pero aquellos que siguen los pronunciamientos de la Autoridad Palestina entenderán que Jadaa estaba expresando los puntos de vista de todas las facciones del movimiento nacional palestino desde sus inicios.

Estas observaciones extremistas deberían ser una señal de advertencia para la izquierda israelí al observar como Imad Nabil Jadaa ha puesto de manifiesto una vez más los motivos de los árabes palestinos y las herramientas que utilizan para tratar de salirse con la suya.

En su artículo, Beilin ciertamente critica Mahmoud Abbas - sólo por esta vez no le hará daño - pero sólo denuncia las deficiencias democráticas graves que prevalecen en la Autoridad Palestina. No dice una palabra sobre el antisemitismo que emana de Ramallah. En lugar de ello, escribió esta frase incomprensible que Mahmoud Abbas es "socio de paz de Israel ... que hace tiempo dedujo que la coexistencia pacífica con Israel es un interés nacional palestino vital."

Un rayo de esperanza lo proporcionó la organización de extrema izquierda Los Amigos Americanos de Paz Ahora, la cual denunció enérgicamente las declaraciones de Jadaa: "La APN condena enérgicamente las viles declaraciones antisemitas realizadas por el embajador de la Organización de Liberación de Palestina en Chile (...) Hacemos un llamamiento a Mahmoud Abbas, presidente de la OLP y presidente de la Autoridad Palestina, para que repudie las declaraciones de su embajador en Santiago, Imad Nabil Jada, y para que de paso lo reemplace. Estas declaraciones aberrantes, antisemitas del tipo más crudo y burdo, son una barbaridad. Tales declaraciones de odio (...) provocan odio y la ira entre un público israelí que es profundamente escéptico acerca de la viabilidad de la paz con los palestinos y acerca de la credibilidad de los dirigentes palestinos como socios para la paz".

Un rayo de esperanza, digo, porque esta condena moral expresada por la rama americana de Paz Ahora tiene muy pocas posibilidades de lograr un cambio político. La declaración condena los comentarios, seguro, pero sólo porque este tipo de comentarios "afectan negativamente" a la buena voluntad de los israelíes a la hora de realizar concesiones territoriales a los árabes palestinos, concesiones que Paz Ahora defiende con tanto fervor.

Sin embargo, desde el Acuerdo de Oslo de 1993, éste tipo de declaraciones, escritos y enseñanzas antisemitas de la Autoridad Palestina no han logrado mover las posiciones de la izquierda. Y todo ellos para tratar de proteger un posible acuerdo protegiendo a los "moderados" de Fatah frente a Hamas, para no aparecer en los medios progresistas occidentales como anti-árabes, y lo que es incluso aún peor, justificando tales escandalosas declaraciones de funcionarios de la OLP alegando que estaban destinadas para el "consumo interno".

Para la izquierda israelí, al igual que para sus hermanas europea o americana, es mucho más cómodo condenar el antisemitismo de los círculos de la extrema derecha que el procedente del mundo musulmán árabe y musulmán, un antisemitismo mucho más importante que sin embargo goza de una indulgencia benevolente o de increíbles justificaciones.

Pero los comentarios del embajador en Chile, que tal vez pensó que sus palabras pronunciadas en el otro extremo del mundo no llegarían muy lejos, son idénticos a los utilizados por la extrema derecha antisemita en los años entre las dos guerras mundiales. Esta es una política deliberada y no se trata de errores o lapsus verbales no deseados.

La izquierda israelí, que tanto se queja de una disminución constante de su influencia ante la opinión pública - y en parte debido a este mismo problema -, podría recuperar algo de credibilidad si se enfrentara lúcidamente a la versión palestina de la bestia antisemita.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home