Saturday, September 19, 2015

Cómo Erdogan explota a los refugiados sirios (y pone en apuros a Europa) - Arad Nir - Al Monitor

Hasta ahora, Israel no ha hecho ningún comentario público acerca de lo que está detrás de la ola de refugiados del Oriente Medio que ahora barriendo toda Europa. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se enorgullece de que inmigrantes ilegales africanos no hayan podido acceder a Israel a través de Egipto desde que ordenó la construcción de una valla a lo largo de la frontera sur. En una ceremonia celebrada el 6 de septiembre para conmemorar el inicio de una nueva valla a lo largo de la frontera oriental de Israel con Jordania, Netanyahu afirmó que "este es un éxito que casi ningún país occidental - y muy pocos países en todo el mundo - han sido capaz de lograr, pero Israel lo ha logrado, y estoy decidido a continuarlo en las otras fronteras de Israel". En el mismo acto, el ministro de Defensa Moshe Yaalon comentó: "Podemos ver el flujo de refugiados que inundan Europa. Lo que está pasando en Europa podría habernos pasado a nosotros si no nos hubiéramos comportado de una manera inteligente".

Importantes fuentes políticas israelíes consideran que la actual ola de refugiados es una prueba más de lo llaman "la fallida política para el Oriente Medio del presidente Barack Obama". "Si Obama hubiera bombardeado al presidente sirio, Bashar al-Assad, todo esto podría haberse evitado", dijo una fuente de alto rango que pidió el anonimato. Se refería a dos años atrás, cuando Assad cruzó las propias "líneas rojas" del presidente de Estados Unidos mediante el uso de armas químicas, pero en lugar de atacar, Obama decidió el desarme. En respuesta a una pregunta sobre lo que podría detener el flujo de refugiados actual, la fuente dijo que "no hay manera de evitarlo sin poner las botas en el suelo - la presencia de soldados combatiendo sobre el terreno - en un ataque simultáneo contra Assad y el Estado Islámico".

Israel no sólo está satisfecho de no estar en la ruta de los refugiados, sino que también está experimentando una cierta sensación de alegría malsana. Europa no ha refrenado sus críticas sobre la forma en que Israel trata a los palestinos, mientras evitaba responder a la caída de Siria e Irak. Ahora, sin embargo, Europa se ve obligada a enfrentarse directamente con el colapso de estas naciones con la consecuencia de que sus refugiados han alcanzado su propio territorio. La única persona considerada responsable de transferir el problema desde el Oriente Medio hasta el corazón de Europa es el anterior primer ministro de Turquía y presidente actual, Recep Tayyip Erdogan, e Israel no es el único en considerarlo.

Turquía fue el primer país en recibir y acoger a los refugiados cuando la guerra civil en Siria estalló hace cuatro años. Erdogan había convertido a Assad de aliado estratégico en su enemigo nº 1, y mediante la recepción de los refugiados creía poder convencer a la OTAN para que actuara con mayor decisión contra el gobierno central sirio. Cuando se dio cuenta de que los Estados Unidos y otros líderes occidentales no estaban actuando con lo que él consideraba la suficiente determinación contra el presidente sirio, Erdogan fijó sus esperanzas en el ISIS (Ejercito Islámico). Cada cierto tiempo, los medios de comunicación turcos han divulgado información acerca de cómo la inteligencia turca apoyaba al ISIS, y un alto funcionario israelí confirmó las acusaciones a Al-Monitor. "Él les ha financiado", dijo en referencia a la relación entre Erdogan y el ISIS.

Lo que el presidente turco ha estado haciendo es financiar con una mano al ISIS mientras que absorbía y apoyaba a los refugiados que huían de él con la otra. Erdogan creía que cuanto mayor fuera el número de sirios desplazados, mejores eran sus posibilidades de convencer a la comunidad internacional de la necesidad de aplicar una zona de exclusión aérea en todo el norte de Siria, donde los refugiados aparentemente podrían ser acogidos. Para garantizar que esto se convierta en la solución preferida, las autoridades turcas promueven una estancia difícil en suelo turco para los refugiados, que ahora suman cerca de 2 millones de personas, para así promover su salida a terceros países. A medida que sus números en Turquía alcanzaban una masa crítica, los estados miembros de la OTAN serían más propensos a actuar. Eso era lo que Erdogan esperaba.

Fue entonces cuando a principios de septiembre se halló el cuerpo de Aylan al-Kurdi varado en la orilla de Bodrum, Turquía, después de volcar el barco en ruta hacia Europa. Su tía ha dicho que la familia apostó por ese viaje mortal porque las Naciones Unidas se había negado a concederles el estatuto de refugiado, y las autoridades turcas se había negado a concederles visados ​​de salida.

Los vuelos desde Estambul a Munich cuestan mucho menos que las sumas exorbitantes que los refugiados están pagando a los traficantes de personas. Además, el transporte aéreo es seguro. El problema es que los refugiados no tienen visas, y es prácticamente imposible para ellos obtener una.

Al principio, Turquía hizo todo lo posible para bloquear las rutas marítimas que se utilizan para la inmigración ilegal a Europa. Más tarde, cuando la OTAN se negó a tomar medidas para derrocar a Assad y echó por tierra la esperanza de Erdogan de derrotar al líder alauita, Turquía decidió poner las cosas difíciles para Europa cambiando un poco la presión. En los últimos meses, Turquía ha dejado de bloquear el movimiento de los refugiados hacia el oeste. La fuente israelí dijo que muy posiblemente las mismas fuerzas de seguridad turcas que habían ayudado al ISIS estén permitiendo el trabajo a los traficantes de personas.

El 11 de septiembre, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, suspendió al cónsul honorario de su país en Bodrum después de enterarse de que había estado ayudando a los refugiados para que accedieran a Europa de forma ilegal. En una conversación filmada con cámara oculta por el Canal 2 de Francia, el cónsul, que vendía botes de goma a los refugiados de uso en piscinas, y no en mares abiertos, y con los que esperan llegar a la isla griega de Kos, dijo: "El municipio está ayudando al tráfico [de los refugiados por mar]. El capitán del puerto está ayudando. El gobernador del distrito también está ayudando".

La respuesta de Fabius fue un acto simbólico, pero apropiado, contra el dueño de una tienda de botes donde los refugiados podían comprar el equipo que necesitaban para salir de Turquía en una travesía muy peligrosa y entrar ilegalmente en Europa. El problema es que tenía la dirección equivocada.

Fuentes diplomáticas en Israel dicen que nada de esto habría sido posible sin que el gobierno de Erdogan lo hubiera permitido. Durante cuatro años, Erdogan ha estado acogiendo a los refugiados con la esperanza de que podía usarlos para derrocar a Assad. Dado que todo lo que había intentado ha fracasado, y que Assad permanece en el poder (aunque sólo sea controlando una pequeña parte de su otrora gran país), Erdogan está tratando de provocar una presión humana intolerable en el corazón de Europa. La evaluación en Israel es que los turcos creen que, al hacer esto, pueden obligar a sus aliados de la OTAN a que hagan frente a la raíz del problema haciendo un esfuerzo concertado para eliminar Assad de la ecuación.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home