Tuesday, September 29, 2015

Muy buen artículo: Hay un líder fuerte en el mundo, y su nombre no es Obama - Ben-Dror Yemini - Ynet



El presidente estadounidense, Barack Obama pronunció un impresionante discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el pasado lunes. Él sabe cómo hablar y contar las cosas. "El poder militar, por sí solo, no va a resolver el problema de Siria", afirmó, y presentó una visión de paz y camaradería.

Le pidió a Irán que no gritara "Muerte a los Estados Unidos" porque eso no le traerá puestos de trabajo, y expresó su esperanza de que aquellos que ahora esperan su extinción mantendrán el acuerdo nuclear y convertirán al mundo en un lugar más seguro. Sólo de esa manera. No hay ninguna duda de que él es un creyente.

Mientras Obama habla, Vladimir Putin actúa. Después de acceder a la península de Crimea y Ucrania, Rusia ha llegado hasta Siria. El presidente de Rusia ha creado un eje que incluye a Irán, al régimen de Bashar Assad en Siria y a Hezbolá, y el mundo libre está a la espera. De hecho, hay inclusive indicios de apoyo a Putin. Él puede llegar a tener éxito haciendo frente a la organización del Estado Islámico, lo cual el mundo libre ni siquiera soñaba hacer.

Rusia es un enano en comparación con los Estados Unidos. El producto nacional de esta ex potencia mundial es 2100 mil millones de $, en comparación con los 2600 mil millones del Reino Unido y los 17.400 mil millones de los EEUU. Pero el poder no significa nada cuando no se tiene interés en usarlo.

Esto no es sólo acerca de la intervención militar. Cuando el ex presidente egipcio Hosni Mubarak, un obvio amigo de los EEUU, se enfrentó a una crisis interna, Obama en realidad se apresuró a apoyar a los opositores al régimen. En el conflicto entre el actual presidente Abdel Fattah al-Sisi y la Hermandad Musulmana, Obama se situó principalmente del lado de los "hermanos", en nombre de la democracia, por supuesto. El mensaje a los líderes del Tercer Mundo en general y a los del mundo árabe, en particular, fue claro: No hay que esperar el apoyo de los Estados Unidos.

Putin se posiciona a sí mismo en estas zonas con el fin de anunciar lo contrario al Tercer Mundo: estoy a favor de mis aliados, no importa lo que hagan. Las pedanterías de la democracia y de los derechos humanos son temas apropiados para la Unión Europea y para la administración estadounidense. Nosotros solamente tenemos intereses, y los defendemos.

En otras palabras, un poco de poder que es utilizado vale mucho más que una gran cantidad de poder con el cual no se desea o planea hacer nada. ¿Qué es del matón del barrio si adopta el papel del tonto del barrio?

Las consideraciones estadounidenses son comprensibles. Después de los enredos en Irak y Afganistán, los EEUU no tienen ningún interés en entrar en el lodazal de Siria. Putin está aprovechando el vacío, y además tiene aspiraciones a largo plazo. El apoyo a Siria no proviene de su amor por Assad, sino porque algunas de las repúblicas de Rusia, incluyendo a Chechenia, proporcionan combatientes al ISIS.

Putin entiende lo que el mundo libre no está pareciendo comprender: El que no lucha contra la yihad fuera de su casa, se verá obligado a luchar contra ella dentro de su propia casa. Y él no va a esperar a que llegan a sus puertas. Él va a enfrentarse a ellos fuera de casa.

¿Tendrá éxito Rusia allí donde los EEUU fallaron? Sólo el tiempo lo dirá. Pero es que Putin está enviando señales que abarcan a muchos más. La aventura en Ucrania aún no ha terminado, y los países bálticos se mantienen temerosos. Ellos no quieren ser anexionados ni estar sujetos a la influencia rusa. El ex secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ya ha advertido que Rusia podría también atacar allí.

Es una pesadilla para la Unión Europea, que es incapaz de unirse incluso a la luz de la crisis de refugiados. Esta debilidad puede alentar a Putin.

En lo que se refiere a Israel, Irán e ISIS son dos caras de la misma moneda, dos opciones igual de malas. Así que la intervención rusa plantea preguntas. Mientras Putin esté en el centro del eje, la mayoría de los esfuerzos se dirigirán hacia el ISIS. Pero en lo que se refiere a Irán y Hezbollah, la obsesión es y sigue siendo Israel. Sería mejor si la paz, la serenidad y la convivencia prevalezcan en Irak y Siria, pero las utopías son competencia de la Casa Blanca. Por ahora, la guerra no se acaba y todos los implicados están utilizándose, y la inyección de energía de Rusia sólo añadirá más leña al fuego.

No está claro si el "eje Putin" logrará dominar la yihad a largo plazo. Lo que está claro es que Putin ha aclarado a los líderes del mundo que existe otro líder auténticamente fuerte, y su nombre no es Obama.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home