Sunday, September 13, 2015

¿Por qué la izquierda se preocupa más por el incremento de la islamofobia que por el incremento, mayor, del antisemitismo (provocado en buena medida por musulmanes)? Sencillo, se identifica más con los objetivos del Islam



¿Por qué los izquierdistas se preocupan más por la violencia contra los musulmanes que contra los judíos, si esta última es más importante? Si esto les suena polémico, consideren esto: esta semana, la Policía Metropolitana de Londres dio a conocer los últimos datos de crímenes de odio en Londres. Sus datos muestran que los delitos contra los judíos han aumentado un 93% en el último año, mientras que los delitos contra los musulmanes han aumentado en un 70%. Y adivinen qué parte de esa noticia han elegido como titulares de portada la BBC, The Guardian e Independent, esos portavoces de la conciencia liberal y progresista británica. Han acertado, el incremento del 70% en los ataques islamófobos, no el alza de casi el 100% en los delitos antisemitas.

El titular de la BBC fue "El crimen islamófobo en Londres sube en un 70%". El del Guardian fue "Los crímenes de odio contra los musulmanes se dispara en Londres". El Indie optó por "Los crímenes de odio contra los musulmanes en Londres sube hasta en un 70%". ¿Pero qué pasa con los crímenes de odio contra lo judíos? Lo sentimos, no hay lugar para ellos para estos portavoces de la conciencia liberal y progresista británica. Ellos ni los mencionan. Ya sea debido a la forma en que la policía decidió presentarlos o bien por la forma en que estos editores de conciencia liberal y progresista decidieron interpretarlos, o tal vez todo un poco, alguien en la onda moderna y progresista tomó la decisión de que las amenazas contra los musulmanes es una noticia más reseñable o vendible que la habitual violencia contra los judíos.

Y esto se está convirtiendo en cada vez más habitual. Por alguna razón, los llamados progresistas, especialmente los de inclinación izquierdista, se vuelven especialmente susceptibles ante el odio a los musulmanes, y están mucho menos interesados por el odio a los judíos (¿quizás por proceder de esos mismos musulmanes?).

 Es por eso que esa misma gente - los Yasmin Alibhai-Brown, Diane Abbott y los típicos izquierdistas en Twitter, los cuales son muy susceptibles respecto al racismo y con las personas que se codean con los racistas, han reaccionado muy agresivamente - "¿A qué viene todo ese alboroto?" - cuando se reveló que Jeremy Corbyn, el nuevo e izquierdista líder laborista, se ha relacionado con negadores del Holocausto y antisemitas.

Es por eso que cada subnormal ataque contra una mezquita levanta la evidencia de que Europa está cayendo en un pozo negro de odio anti-musulmán, mientras que ustedes tienen que buscar en los medios de comunicación información acerca de los desgraciadamente habituales ataques contra sinagogas. En los últimos días, un adolescente judío de Manchester fue golpeado en un sospechoso asalto antisemita, otro adolescente judío fue atacada físicamente y dos sobrevivientes del Holocausto en Amsterdam fueron agredidos e insultados como "sucios judíos" por musulmanes supuestamente. Sin embargo, estos incidentes nunca son noticia de titulares, y lo cierto es que no se citan como evidencia de la existencia de una nueva plaga antisemita que está asolando Europa, algo que sí se menciona cuando se hable en titulares de los ataques, inferiores en número, contra musulmanes. El mensaje de este diferente tratamiento es bastante claro: los ataques contra los judíos son menos importantes que los ataques contra los musulmanes.

La medida en que la preocupación por la violencia contra los musulmanes triunfa sobre la preocupación por la violencia mucho mayor contra los judíos llegó a su punto más alto cuando cuatro judíos franceses fueron asesinados en una tienda kosher de París poco después de la masacre de Charlie Hebdo. Casi todos los periódicos liberales en Europa empezaron a tronar por la posibilidad de una "violenta reacción islamófoba" tras los asesinatos de Charlie, y todo ello mientras personas no musulmanas y judías eran los asesinadas.

La misma mañana en que esos cuatro judíos asesinados volaban para su entierro en Israel, el actor George Clooney. y progre por interés, informaba a sus seguidores de lo preocupado que estaba por un posible "fervor anti-musulmán" en Europa. Todo esto era surrealista. Algunas personas que se decían liberales y progresistas parecían más preocupados por posibles y futuros ataques contra los musulmanes que por los actuales y auténticos ataques contra los judíos.

La medida en que la preocupación por la violencia contra los musulmanes triunfa sobre la preocupación por la violencia, mayor, contra los judíos llegó a su punto culminante cuando cuatro judíos franceses fueron asesinados en una tienda kosher de París poco después de la masacre de Charlie Hebdo.

Casi todos los periódicos liberales en Europa empezaron a tronar por la posibilidad de una "reacción violenta islamófoba" tras los asesinatos de Charlie, y todo ello mientras no musulmanes y judíos eran las víctimas. La misma mañana en que esos cuatro judíos asesinados volaban para su entierro en Israel, el actor George Clooney, y progre profesional, informaba a sus seguidores de lo preocupado que estaba por un posible "fervor anti-musulmán" en Europa. Todo esto es surrealista. Algunas personas que se dicen liberales y progresistas parecen más preocupados por posibles y futuros ataques contra los musulmanes que por los actuales y auténticos ataques contra los judíos.

El hecho es que al incremento de los crímenes contra musulmanes en Londres se le da mucho mayor importancia mediática que ese incremento superior en los ataques contra los judíos. Este descenso de categoría implica que los crímenes contra los judíos no resultan tan graves para liberales y progresistas, porque no requieren de su interés. Y creo que hay dos razones para ello. La primera es que obsesionándose con los ataques contra los musulmanes permite a la izquierda complacer algunos de sus propios prejuicios, sobre todo con respecto a los tabloides sumamente populares, a los que consideran como antimusulmanes. Este miope enfoque de la élite liberal y progresista acerca de la islamofobia es realmente una expresión de desconfianza con respecto a las masas occidentales, para la izquierda insuficientemente multicultural y aparentemente demasiado occidental-céntrica.

La segunda razón es que para muchos dentro de la izquierda occidental el antisemitismo, sobre todo de origen musulmán, está políticamente justificado. Es la opinión de una estudiosa de las religiones, Karen Armstrong, para quien el ataque contra los judíos en París "no tenía nada que ver con el antisemitismo, sino más bien con Palestina". Así, el antisemitismo en Europa, para esta izquierda, es el subproducto inevitable de las payasadas de Israel en el Oriente Medio, y muchas personas y muy respetables de la izquierda ven estos ataques contra lo judíos europeos "casi como una forma de protesta, como una forma de política más que de odio".

Ese es el mensaje aterrador de los medios de comunicación que transmiten los medios progresistas, lo cual es un ejemplo de la degradación implícita y de la gravedad del antisemitismo de la izquierda. Ya sea que por disculpar estos crímenes o simplemente por ignorarlos o consentirlos, la izquierda occidental está dando luz verde al antisemitismo.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home