Thursday, September 17, 2015

Todos los que pidieron libertad de circulación y prometieron asilo quedando estupendamente, no como la reprobada Hungría, ahora echan marcha atrás y tocan a retirada



Ha sonado la hora de la retirada y de montar reuniones y conferencias que "repartan" mejor el embrollo en que se han metido ciertos países, y así tratar de salvar la cara y evitar graves y posiblemente muy próximos problemas internos ligados al mantenimiento y absorción de una población refugiada e inmigrante cada vez más numerosa tras empezar a suscitarse el efecto de llamada.

Algunos de los países "más generosos" como la Alemania de Merkel, cuya beatificación parecía cada vez más próxima por esos mismos medios de comunicación progres que antes la denostaban-, se enfrentan ahora a una muy difícil "digestión" de todos los refugiados e inmigrantes que dijeron que querían y podrían admitir. Parece ser que a la futura beata Angela Merkel los líderes de los lander alemanes le han bajado los humos y le han dicho que ellos pretenden ser más realistas, atendiendo al interés de sus propios ciudadanos, y no desean entrar en el nuevo santoral progre y buenista.

La última victima, tras la sucesiva instalación de la restricción del tránsito en las fronteras - algo que se ha reprochado muy duramente a Hungría - por parte de Holanda, Austria, Alemania, Dinamarca... ha sido Croacia, quien ayer muy alegremente prometió ser un refugio y una zona de libre tránsito para refugiados e inmigrantes.

Ahora, apenas un días después, Croacia dice que "ya no puede con más refugiados". Los disturbios comenzaron cuando cientos de refugiados comenzaron a luchar entre ellos para hacerse con una plaza en los autobuses que los van trasladando desde Tovarnik a centros de acogida distribuidos por el territorio croata. La multitud tumbó el cordón policial al grito de "¡queremos pasar!" y resultó imposible para los agentes poner freno a la situación.

Desde ayer han entrado en Croacia más de 7.000 personas, y en la frontera esperan ya varios cientos de miles más. El ejército acaba de comunicar que participará en la custodia de las fronteras y que la situación empeorará posiblemente en las próximas horas, puesto que Eslovenia ha anunciado también el restablecimiento de controles fronterizos. La mayor parte de los que consiguen entrar en los autobuses son trasladados a centros para refugiados en los alrededores de Zagreb, aunque el primer ministro, Zoran Milanovic, ha advertido de que el país no tiene capacidad para acoger a los 20.000 que se prevé llegarán en muy pocos días. El ministro de Interior, Ranko Ostojic, ha dejado claro que apenas un puñado de ellos podrá acceder al estatus de asilo y el resto será muy posiblemente expulsado del país. También ha declarado que "Croacia no puede recibir a un solo refugiado más" y se ha mostrado dispuesto a usar la fuerza para proteger las fronteras. Una vez dentro del país, los refugiados son obligados a permanecer encerrados en los albergues. En Zagreb, agentes antidisturbios han tomado posiciones en torno a un hotel en el que se alojan cientos de refugiados que gritan "¡libertad, libertad!" desde las ventanas.

La situación no es mejor en la frontera entre Serbia y Hungría, donde anoche la policía volvió a utilizar gases lacrimógenos para tratar de controlar a los refugiados, y las autoridades griegas, por su parte, están esperando una ola de refugiados procedentes de Turquía que intentarán la entrada a través de su territorio. Y es que Turquía, vista la generosidad de algunos países europeos y la presión favorable de los medios de comunicación europeos más progres, está facilitando la salida hacia Europa de sus propios refugiados, algo que posiblemente también haga el Líbano y quizás Jordania.

Mientras tanto, la santa Alemania. ese "ejemplo que decían que para todos", toma las primeras medidas para tratar de desincentivar su elección como destino. Según han adelantado medios de Berlín, el ministro de Interior Thomas de Maiziére planea un drástico recorte de las ayudas que por ley reciben en este país los refugiados y que lo hacen mucho más atractivo que cualquier otro de la UE. Las mismas informaciones señalan que Alemania no concederá el estatus de asilo a los refugiados que hayan sido registrados antes en el país de entrada a la UE y que en ese caso les proveerá solamente de un billete de viaje de regreso.


PD: 

Mientras tanto, en la buenista y progre España, estas cosan se realizan a la manera demagógica y fundamentalmente propagandista que tango gusta por aquí. De momento, y con grandes fanfarrias por lo cojonudo que somos, se han traído como refugiados a un entrenador de fútbol sirio - muy apropiado para el vicio y el orgullo nacional - y a parte de su familia, y en las fotografías que recogían su llegada los aparentemente más dichosos eran esos "buenos españoles" que publicitaban abundantemente su buena acción ante los numerosos medios de comunicación, muy contentos por su parte de poder demostrar lo progres que somos.

Esperemos que aquí no ocurra lo de Uruguay, donde cinco familias sirias que fueron recogidas con similar fanfarria como refugiados por el antiguo y muy progresista presidente, ahora están pidiendo a voz en grito, y ante los asombrados medios de comunicación progresistas uruguayos, que les permitan irse del país, ya que el nivel de vida es muy elevado y prefieren volver a Siria, aunque es fácil deducir que el camino hacia Alemania, hasta ahora despejado, les resultará más atractivo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home