Saturday, October 31, 2015

Mi visita al Monte del Templo - Shlomi Eldar - Al Monitor



Yo no visité el Monte del Templo por razones religiosas, políticas o ideológicas. Más bien, fui como un periodista que desea saber de que se trata todo este alboroto. Yo quería saber de primera mano si están fundadas las acusaciones palestinas de que la mezquita de Al-Aqsa está en peligro. ¿Cambió Israel realmente el status quo santificado en el Monte del Templo o fue - como afirman los funcionarios israelíes - la desenfrenada y deliberada incitación de la rama norte del Movimiento Islámico en Israel y de la Autoridad Palestina lo que desató la actual ola de terror?

El 28 de octubre, un día antes de mi visita, el miembro árabe de la Knesset Basilea Ghattas, de la Lista Árabe Conjunta, visitó el Monte del Templo a pesar de la prohibición de hacerlo que impuso el primer ministro Benjamin Netanyahu a los miembros de la Knesset. Ghattas utilizó un gran sombrero para ocultar su identidad, logrando engañar a los guardias y colarse en el recinto. "Israel continúa cambiando el status quo y está intensificando su soberanía y su ocupación", alegó en la estela de su visita.

Esta no fue mi primera visita a la Explanada de las Mezquitas. Mis álbumes de fotos personales contienen fotografías del Monte del Templo en los momentos en que visitar la plaza de Al-Aqsa no representaba un gran problema. Como periodista, solía venir con una cámara para cubrir los eventos en el complejo, incluyendo una visita ampliamente publicitada de altos funcionarios palestinos en el momento en que se estableció la Autoridad Palestina. Recuerdo las fotografías de los altos funcionarios palestinos como Nabil Shaat, Saeb Erekat y otros. Pero desde entonces, las tensiones en el Monte del Templo se han intensificado. Los grupos radicales judíos como los Leales del Monte del Templo han comenzado a predicar la construcción de un tercer templo. Las orientaciones y directrices existentes se publicaron nuevamente en un intento de echar abajo la tensión, detener el deterioro y evitar el surgimiento de la violencia. Cada parte se agazapó detrás de sus posiciones en una serie de luchas por el control y el poder, convirtiendo al Monte del Templo en un elemento volátil de discordia que mezclaba motivos políticos, diplomáticos y religiosos.

Visitar el complejo del Monte del Templo es posible sólo a través de grupos organizados o bien por los que se organizan en el acto. Por eso pedí unirme a un recorrido de la Temple Mount Heritage Foundation, encabezada por el activista de derechas Yehuda Glick, que dirige una iniciativa para liberar la visita de los judíos al Monte del Templo. Para mi sorpresa, sin embargo, descubrí que yo era el único turista en dicha iniciativa, por lo que tuve el privilegio de tener un guía turístico privado que me dio una descripción detallada de la historia de Jerusalén y del Monte del Templo.

Orna, una guía turística y una mujer laica, y una voluntaria una vez al mes, al igual que muchas otros guías de turismo, me ofreció una gira profesional libre de cargas, "sin agendas religiosas, políticas e ideológicas", para cualquiera que quiera ver el sitio y ser informado.

Cuando llegamos a la puerta de entrada otra sorpresa me esperaba: Cientos de turistas de todo el mundo estaban haciendo cola esperando pacientemente a las horas de visita. Los autobuses llenos de turistas estaban aparcados cerca del estacionamiento del Muro de las Lamentaciones. Columna tras columna de visitantes de diferentes países se unió a la línea sinuosa que se extendía a lo largo hasta la entrada a la Puerta Dung de la Ciudad Vieja. Ingenuamente pensaba que sólo un puñado de personas, principalmente pertenecientes a grupos de la extrema derecha israelí que insistían en cambiar el orden existente, vendrían a visitar este "lugar de moda".

Como resultado de ello, los turistas tienen prioridad el acceso al recinto. Cuando un grupo de judíos se organiza, tiene la última prioridad a la hora de entrar. A los judíos que desean visitar el Monte del Templo se les asigna policías, soldados de la policía de fronteras y guardias de seguridad del Waqf que se aseguran exhaustivamente de que no traigan objetos rituales judíos. También tienen prohibido rezar, hacer una reverencia, sentarse, recitar oraciones en voz baja, llevar un libro de oraciones, una foto del complejo o una estrella de David. Ellos no pueden llevar nada que pudiera molestar a los más celosos fieles musulmanes y suscitar más tensión.

Antes de entrar, Orna escondió cuidadosamente todas las fotos, dibujos y mapas que llevaba bajo el hueco de una escalera con el fin de cumplir con las estrictas restricciones de la visita. De pie, junto a la larga fila de turistas, estaban cinco judíos que llevaban kipás. Una vez organizados como un grupo, esperaban las instrucciones de los guardias de seguridad para dejarlos entrar. Después de pasar por un riguroso control de seguridad en la puerta de entrada, les fueron asignados unos soldados de la policía de fronteras, así como guardias de seguridad del Waqf, que los rodearon durante toda la visita. Tan pronto como pusieron un pie en la plaza, las mujeres llamadas Mourabitat (activistas organizados musulmanes) comenzaron a gritarles en voz alta: "Allahu akbar". Esta fue la primera vez que vi de cerca a esas mujeres que han sido reclutadas por la facción norte del Movimiento Islámico de Israel para entorpecer esas visitas, y que reciben una paga por su participación en la misión de "defender la mezquita de Al-Aqsa".

En los perímetros más alejados de la entrada, unas 20 mujeres de un grupo de estudio religioso estaban sentadas en un círculo leyendo el Corán. En una loma más alejada de allí, fuera de la estructura, estaban los Mourabitoun - los hombres - que también estaban teniendo una clase del Corán. Cuando se dieron cuenta de la presencia de judíos religiosos también ellos comenzaron a gritar en voz alta, mezclándose con los gritos de las mujeres, "Allahu akbar".

Indiferentes a esos gritos, el pequeño grupo judío siguió caminando despacio por la plaza hasta llegar a la entrada de la mezquita, que se caracteriza por una tira en el suelo. Allí es donde se detuvieron por temor a que cruzar un área que estuviera prohibida. A partir de ahí, se procedió a dar otra ronda a lo largo de la plaza. Luego se fueron del complejo escoltados por los guardias y por los gritos de "Allahu Akbar".

Me acerqué al grupo de hombres Mourabitoun. Saqué mi móvil y tomé una foto. De repente, unos guardias del Waqf aparecieron exigiendo que yo entregara mi móvil, alegando que había tomado una foto de un espectáculo que no podía ser fotografiado.

"No tengo ninguna objeción en borrar la foto prohibida", le dije a uno de los guardias, que se aseguró de ello. Eliminé todas las fotos que mostraban a los Mourabitoun y Mourabitat en el Monte del Templo, así como las fotos de los guardias de seguridad del Waqf alrededor de la mezquita. Sin embargo, me dejaron conservar una foto de mí mismo en el complejo de la mezquita. Pero entonces otro grupo de guardias de seguridad del Waqf apareció con su comandante al mando (es lo que deduje por el tono de su voz y las órdenes que daba a sus subordinados.) Exigieron que fuera retirado del Monte del Templo, ya que, según ellos, había violado las reglas. "Nadie me dijo que no podía tomar fotos de los fieles", les traté de explicar. Para apoyar mi argumento, añadí que yo había tomado las fotos de manera abierta y en presencia de los guardias de seguridad. "Si yo hubiera sabido que no se puede tomar fotos de las Mourabitoun, ¿lo habría hecho frente a sus propios ojos?", les pregunté en voz alta.

Alzando la voz, el comandante de los guardias del Waqf dijo enérgicamente, "Sacarle en este mismo momento. Khalas! [Eso es suficiente!] Fuera". Cuando comenzaron a escoltarme hacia la puerta de salida, un soldado de la policía fronteriza estacionado en uno de los puestos de seguridad apareció de pronto. En ese momento una discusión sobre la soberanía del Monte del Templo se produjo. "Ustedes no tienen derecho a echar a todos los visitantes de la plaza", les dijo el soldado a sus homólogos del Waqf, que insistieron en la eliminación del "turista irrespetuoso".

Uno de los funcionarios del Waqf se dirigió a mí en inglés, y me dijo: "Aquí nosotros tomamos las decisiones. Aquí nosotros decidimos. Aquí somos los reyes. Los gobernantes". Él me repetía la palabra "reyes" una y otra vez. "Nadie puede poner en duda lo que decimos", argumentó. "Nosotros determinamos quien entra y quien sale, y lo que pueden o no pueden hacer. Somos los soberanos en la mezquita de Al-Aqsa".

El soldado de la policía fronteriza trató de calmarlo, diciéndole que esos no eran los procedimientos y que las decisiones tienen que hacerse de forma conjunta. Sin embargo, el guardia del Waqf insistió en que ellos eran "los soberanos" y que había ordenado explícitamente echarme

Con esto terminó mi visita al Monte del Templo, en la que me enteré que si "los funcionarios del Waqf tienen la autoridad y la capacidad de decidir quién va a visitar el recinto, y quien no cumple con los criterios mínimos, entonces la mezquita de Al-Aqsa no debe estar en peligro".

Como ya he señalado, el miembro árabe de la Knesset Ghattas alegó que Israel estaba profundizando su control y su ocupación, sin embargo, no entiendo lo que él vio. Los guardias de seguridad del Waqf estaban densamente desplegados en el complejo del Monte del Templo haciendo grandes esfuerzos para vigilar solamente a los pequeños grupos de judíos que visitaban el lugar, en comparación con los miles de turistas a los que se les permite visitarlo casi ininterrumpidamente. Mientras que el mantenimiento del orden y de la seguridad en el Monte del Templo y en Al-Aqsa es compartido conjuntamente por Israel y el Waqf, los focos de tensión aparecen con el control palestino casi total sobre a quien se permite acceder al Monte del Templo y a quien no. Esto, por supuesto, está en total contraste con las acusaciones palestinas de que Israel ha cambiado el status quo y que Al-Aqsa está en peligro.

Los guardias de seguridad del Waqf son palestinos, en su mayoría residentes de Jerusalén Este. Los que hablan hebreo reciben sus salarios del Reino Hachemita de Jordania, que financia el instituto Waqf, y en virtud de lo cual es responsable de su seguridad y funcionamiento. ¿Están destinadas las acusaciones palestinas sobre un cambio en la política israelí y la tensión desencadenada que rodea al Monte del Templo, entre otras cosas, a la creación de nuevos arreglos que alejen a los jordanos del Waqf, o al menos debiliten su posición, e introducir así a los palestinos en la toma de decisiones?

El proceso de radicalización y las luchas de poder que arraigan en el Monte del Templo tienen muchas causas. Sin lugar a dudas, uno de ellas procede de las organizaciones y movimientos que fomentan la peregrinación judía al lugar, contrariando una percepción vigente desde hace mucho tiempo entre los estudiosos de la ley judía que prohibía visitar el complejo por razones religiosas. Pero de aquí a decir que la mezquita de Al-Aqsa está en peligro, hay una gran distancia. Lo que está sucediendo ahora es una lucha por el poder político, y no una lucha religiosa para cambiar el status quo, en la que la Autoridad Palestina y grupos de palestinos de Israel están involucrados. Si esto se deriva de la ansiedad, del temor o de la incitación pura, esto es, no obstante, un juego político-diplomática sin tabúes. Esta vez no es Israel quien está jugando este juego, es la Autoridad Palestina.

Sin embargo, el mayor peligro es que si la situación actual continúa y se sale de control, ni el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, ni Raed Salah, el líder de la rama norte del Movimiento Islámico de Israel, o los funcionarios del Waqf, podrán controlar realmente la altura de las llamas.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home