Sunday, October 25, 2015

Una demografía basada en la realidad - Yoram Ettinger - Israel Hayom



Tres importantes figuras de la oposición israelí - Isaac Herzog, Tzipi Livni y Yair Lapid - se hicieron eco recientemente de la suposición errónea, compartida por el Departamento de Estado y la Casa Blanca, de que los árabes se convertirían en la población mayoritaria en el área combinada de Judea y Samaria y el Israel anterior a 1967. Conducidos por el pesimismo y el fatalismo demográfico, el cual ha erosionado la posición negociadora de Israel, estos líderes israelíes instan a una retirada de la geografía (las crestas de las montañas de Judea y Samaria) con el fin de asegurar la demografía.

Para ello se basan en el organismo demográfico de Israel, quien recoge y regurgita las cifras de la Oficina Central de Estadísticas de Palestina (PCBS) sin examinarlas, y haciendo caso omiso de la dramática transformación de la demografía judía y árabe, subestimando la fertilidad judía, exagerando la fertilidad árabe y no teniendo en cuenta las prácticas viciadas de la PCBS con respecto a la creciente emigración neta árabe y a la red de inmigración judía, descartando la posibilidad de olas significativas de aliya (inmigración judía), las cuales han tenido lugar - desafiando las proyecciones demográficas - cada dos décadas desde la década de 1930.

En el 2025 la proyección de la Oficina Central de Estadísticas de Israel (ICBS) condenaba la tasa de fertilidad judía de 2,6 nacimientos por mujer en el 2000 a 2,6 a 2,1 en el 2025. Sin embargo, esa tasa ha sido refutada de manera significativa por su propia documentación con la tasa de 3,11 en 2015 y con una tendencia al alza. El ICBS espera que la tasa de fertilidad árabe de 4,6 nacimientos por mujer retroceda al 3,8 en el 2025, pero en el 2015 ya es de solo el 3.35.

Demostrando la quiebra de los profetas del desastre demográfico de Israel:

• En octubre de 2015, la tasa de fertilidad judía de Israel es mayor que la de cualquier país árabe excepto Yemen, Irak y Jordania (por ejemplo, Egipto, 2,8 nacimientos por mujer, Siria, 2,6; Arabia Saudita, 2,1).

• En octubre del 2015, el ICBS documentó la tasa de fertilidad judía israelí en 3,11 nacimientos por mujer (3,4 cuando ambos padres eran de origen israelí), más alta que la proporcionada por la CIA World Factbook 2015 para la tasa de fertilidad árabe, rápidamente occidentalizada, en Judea y Samaria - un 2,76, un descenso significativo desde los 5 nacimientos por mujer árabe en 2000 -. La tasa de fecundidad musulmana israelí era de 3,35, con tendencia a bajar de 3 nacimientos por mujer.

• En 2015, los nacimientos judíos en Israel constituían el 78% del total de nacimientos, en comparación con el 69% en 1995.

• En 2015, la tasa de fecundidad que se mostraba al alza en el sector secular de Israel, mientras que en el sector ultra-ortodoxo experimentaba un descenso moderado, producía un aumento del 68,5% en los nacimientos judíos anuales en comparación con el 1995 (80.400) y el 2014 (136.000). La brecha existente entre la fertilidad árabe-judía de Israel se reducía de 6 nacimientos en 1969 a 0,25 en 2015, con las mujeres judías jóvenes dirigiéndose a superar los 3 nacimientos y las mujeres árabes jóvenes con tendencia a ir por debajo de 3.

• De acuerdo con la CIA World Factbook del 2015, la población árabe de Judea y Samaria envejecía, con una edad media de 22,7, en comparación con los 17 en el año 2000, una población de mayor edad que los árabes israelíes con un 22.4.

• En octubre de 2015, el número documentado de árabes en Judea y Samaria era de 1.7 millones,  un 1,1 millón menos que el número informado por la PCBS.

• En octubre de 2015, había 6,6 millones de judíos y 3,4 millones de árabes en el área combinada de Judea y Samaria (1,7 millones de árabes) y el Israel pre1967 (otro 1,7 millón de árabes): una mayoría judía del 66%, beneficiándose con una robusta fertilidad y un viento favorable en lo que respecta a la inmigración resultaba sumamente favorable en comparación con las minorías judías de 1900 y 1947, representando a un 8% y un 39% respectivamente. En 1947, David Ben-Gurion aceptó un Estado judío con una mayoría judía del 55%.

• En 2015, la Autoridad Palestina dilapidaba el dinero de los contribuyentes estadounidenses y europeos mediante la recepción de una ayuda exterior que se basaba en gran medida en unas cifras de población altamente infladas.

Contrariamente a la sabiduría "convencional", el equilibrio demográfico entre judíos y árabes no augura una bomba demográfica árabe, sino un favorable viento demográfico judío sin precedentes. De hecho, no hay bomba de tiempo demográfica. sólo se trata de un espantapájaros demográfico.

El 11 de diciembre de 1997, al concluir el primer censo palestino, el jefe de la Oficina Central Palestina de Estadísticas, Hassan Abu Libdeh, le dijo al The New York Times que el censo palestino representaba "una Intifada civil", en alusión a la ola de terrorismo palestino entre 1987-1992.

Cuando en 1997 se puso en marcha esa "Intifada civil”, estaba en la cima la aliya de la población judía de la antigua Unión Soviética, una aliya de un millón de personas que hizo estallar la mítica burbuja demográfica árabe, el arma psicológica más eficaz contra el Estado judío.

Aprovechando su inmunidad ante el control y las auditorías del establishment demográfico internacional, y ante un establishment demográfico israelí dominado por el temor, la PCBS sostuvo un crecimiento del 313% de la población palestina desde los 1,5 millones de 1990 a los 4.7 millones en el 2015, una tasa de crecimiento considerablemente más alta que la de los más rápidos crecimientos de población del mundo.

Los registros del PCBS incluyen - desafiando las regulaciones internacionales - a más de 400.000 árabes (en su mayoría de Judea y Samaria) que viven en el extranjero durante más de un año, a los 300.000 árabes de Jerusalén que ya están incluidos en los registros israelíes (por lo tanto, se trata de un doble registro) y a más de 100.000 palestinos que se casaron con árabes israelíes, recibieron tarjetas de identidad israelíes, y también se cuentan por partida doble.

La neta y sustancial emigración árabe (por ejemplo, 25.000 en 2014 y 20.000 en 2013 en Judea y Samaria), mientras que la inmigración judía se incrementa, está documentada por la policía fronteriza de Israel, la cual supervisa todos los pasajes internacionales, tal como es documentada por Jordania y Egipto que controlaron los pasajes internacionales de Judea, Samaria y Gaza desde 1950 hasta 1967. Sin embargo, la PCBS reclama una imposible e inexistente tasa neta de emigración cero.

Por otra parte, el último censo de Palestina (2007) incluye a muchas personas con una esperanza de la vida mitológica, ya que nacieron en 1845 (ID # 997 751 029), 1850 (ID # 940 353 444), 1860 (ID # 998 181 242), etcétera.

La demografía basada en la realidad refleja el carácter único del crecimiento de Israel, donde el optimismo supera al pesimismo, y donde las políticas de seguridad nacional impulsan la confianza  sobre el temor impulsadas por una política y una planificación responsable de las infraestructuras nacionales.

Respecto al desafío de la demografía ante el fin del mundo, la tendencia demográfica de Israel resulta un buen augurio para el Estado judío, económica, tecnológica y militarmente.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home