Monday, November 02, 2015

(Muy buena sátira): La policía israelí, cruelmente, niega a los periodistas progresistas occidentales la oportunidad de informar, para su gran satisfacción, de un linchamiento protagonizado por judíos - Preoccupied Territory


Rishon LeTzion, 02 de noviembre - La estricta aplicación de la ley por la policía israelí en este suburbio de Tel Aviv ha provocado lo que los periodistas progresistas occidentales han descrito como una "intensa falta de consideración hacia ellos", ya que les ha privado de una gran historia anti-israelí para sus medios de comunicación al intervenir para evitar que unos transeúntes israelíes trataran de linchar a un terrorista palestino que acababa de apuñalar a tres civiles israelíes.

El lunes por la tarde, un palestino de 19 años de edad de Hebrón provocó una gran conmoción cerca de la estación central de autobuses de Rishon Letzion, hiriendo de gravedad a una anciana israelí de 80 años de edad y a un hombre de 40, además de herir ligeramente a otro hombre de 25 años. Una multitud de personas persiguió y sometió al terrorista, después de lo cual una combinación de policías y civiles impidió que la multitud se tomara la venganza por su mano.

Los reporteros del Haaretz, la BBC, The Guardian, CNN, Al Jazeera y el New York Times presentaron posteriormente una denuncia ante la policía afirmando que la "acción prematura de las autoridades y de algunos civiles les privó a ellos, periodistas y corresponsales que cubren Israel, la posibilidad de publicar un gran reportaje anti-israelí", informando inmediatamente, y con gran bombo, de esa brutalidad e ilegalidad cometida por la población israelí para así poder equilibrar las noticias de los constantes ataques palestinos contra israelíes.

Exacerbando aún más la frustración de estos corresponsales, según comentó la propia jefe de la oficina del New York Times en Jerusalén Jodi Rudoren, tras otro apuñalamiento que se produjo poco después en la ciudad costera de Netanya y en el que fue herido de gravedad un anciano de 71 años de edad, la policía israelí evitó allí también la posibilidad de cualquier intento de linchamiento del agresor palestino. Según comentó la propia Jodi Rudoren, "nuestro modelo explicativo a la hora de cubrir estos actos de violencia palestina es achacarlos a la brutalidad y a la opresión israelí, como disparadores y justificadores de la violencia palestina".

"Sin embargo", prosiguió la corresponsal del New York Times, "nuestra transmisión de esta narrativa se vuelve más difícil y engorrosa cuando prevalece la humanidad y la moderación de los israelíes, especialmente la de los órganos oficiales del aparato de seguridad como la policía. Ese comportamiento de la policía socava gravemente nuestra capacidad de realizar nuestro trabajo, que fundamentalmente se ocupa de representar a Israel como el agresor irredimible".

La colega de Rudoren, Diaa Hadid, mostró inclusive a Preoccupied Territory un borrador del artículo que ya tenía preparado para enviar, y donde felizmente se mostraba lo que ella esperaba narrar a sus lectores. Se trataba de equiparar un caso raro de comportamiento entre los israelíes, ese intento de linchamiento, con los ya típicos y habituales entre los palestinos en las últimas semanas, sólo para descubrir que finalmente no se produjo tal desenfreno violento. "Fue devastador para mí", nos confesó. "Todavía estoy deprimida. La policía israelí nos ha arruinado una gran historia. Es inconcebible, !!cómo se atreven!!".

La corresponsal de la BBC, Thinly Veighled, aunque al menos logró salvar para su historia la descripción de un grupo de israelíes gritando "Muerte a los árabes", también se sintió muy frustrada e insatisfecha dada la debilidad de esa reacción si la comparamos con los repetidos intentos de los palestinos de matar realmente a judíos. "Mi deber como periodista es promover la narrativa de la perfidia, la agresión y la provocación judía como la causa fundamental de la violencia árabe", nos explicó. "Para mi gran consternación, la policía israelí minó mi capacidad de promover en nuestra audiencia una confirmación visceral de mis prejuicios".

Ante lo ocurrido, Al Jazeera se limitó a ignorar los hechos reales e informó a su audiencia de que un palestino había sido linchado de todas maneras.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home