Sunday, November 29, 2015

Muy razonable e interesante: Para los palestinos, el conflicto con los judíos es existencial por naturaleza - Yossi Kuperwasser - Haaretz


No taparse los ojos ante la realidad, aunque sea muy decepcionante

La actual ola de terror demuestra una vez más que los palestinos ven el conflicto con los judíos como religioso, nacionalista y existencial en su naturaleza. El brote de terror se basa en la demanda de los palestinos de que a los judíos se les prohíba el ascenso al Monte del Templo de Jerusalén, mientras que a los musulmanes se permita el acceso libre y sin límites a ese lugar.

Citan una serie de razones para apoyar esta demanda. La primera es que ellos se consideran los únicos dueños del santo lugar que los musulmanes llaman Haram al-Sharif, y que ahora sería un territorio ocupado. La segunda razón es que la sola presencia de los judíos, según ellos, contamina ese santo lugar. La tercera razón es que debe evitarse que los judíos lleven a cabo su vil complot para destruir las mezquitas del lugar con el fin de convertir la zona en un lugar para la oración judía y/o construyan un templo.

Casi todos los palestinos justifican toda clase de luchas para "proteger" ese santo lugar. Sin embargo, debido a las consideraciones de coste-beneficio, muchos de ellos creen que la mejor forma en la actualidad de obtener este objetivo es lo que llaman "resistencia popular".  Se trata de un término que incluye utilizar todo tipo de medios violentos de "bajo nivel": apuñalamientos, lanzamiento de piedras y bombas incendiarias, atropellos y ataques del estilo "golpear y correr".

Hamas también respalda el uso de fuego real desde el territorio de la Autoridad Palestina, ya que no pone en peligro al gobierno de dicha organización en la Franja de Gaza. El liderazgo de la Autoridad Palestina cree que el beneficio que se obtiene de los ataques terroristas violentos no compensa el daño político que causan, pero se abstiene de condenarlos porque constituyen "legítima resistencia".

Es en este contexto que se ubica el papel desempeñado y las declaraciones contradictorias realizadas por el presidente palestino Mahmoud Abbas sobre la reciente ola de terror, alentando a la "resistencia popular", que incluye ataques de cuchillo y atropellos, pero también está dispuesto a prevenir "ataques calientes" utilizando armas de fuego, que él cree que representan una amenaza para su gobierno y para los intereses palestinos.

El gran número de ataques de apuñalamientos y atropellos es un producto de la guerra educativa de larga duración fomentada y ejecutada por los dirigentes palestinos, incluyendo tanto a Abbas como a Hamas, con el objetivo de inculcar en el espíritu de la generación joven los principios fundamentales que subyacen en la conciencia colectiva palestina, que son los siguientes:
- No hay (y no debe existir) un nación judía, ya que el judaísmo no es más que una religión, y los judíos "no tienen antecedentes de gobernar la Tierra de Israel", que tampoco existe, ya que es Palestina. Por lo tanto, no hay ninguna justificación para un Estado nacional para el pueblo judío y, desde luego, no aquí. La misión de los palestinos, víctimas de la injusticia que supone la existencia de un "Estado de ocupación", es acelerar su inevitable desaparición por medio de la lucha y el sacrificio, que son el núcleo de la identidad palestina.
- El papel de los habitantes palestinos de Israel, según Abbas, es avanzar hacia estos objetivos a través de su influencia en el sistema político israelí, su firme control sobre la tierra y su exigencia de que Israel se convierta en un estado de todos sus ciudadanos. De acuerdo con este enfoque, los palestinos en Israel deben evitar llevar a cabo ataques terroristas ya que podrían impedir la realización de su objetivo. 
- El papel de la Autoridad Palestina en los territorios de 1967 es avanzar en este objetivo mediante la creación de las condiciones para el funcionamiento regular de las distintas autoridades.
Los palestinos crearon el término "nación israelí" para parecer moderados ante los ojos del mundo y de la izquierda israelí. Desde su perspectiva, esa es la entidad con la que estarían dispuestos a lograr la paz. Por lo tanto, aparentemente ocultan su objeción a la existencia de un Estado-nación judío.

En su artículo de opinión "entre dos movimientos nacionales", el profesor Shlomo Avineri reconoce estos hechos, pero sugiere buscar formas creativas para comprometerse con los palestinos.

¿Por qué la violencia nos atrapa precisamente ahora? Una de las razones es la preocupación de los palestinos por haber sido dejados de lado al centrarse el mundo en otros acontecimientos mucho más violentos en la región. Otra razón es el auge del islamismo radical en la región, y entre los palestinos de los territorios y en Israel. Abbas y los miembros árabes de la Knesset sentían (en contraste con la opinión de muchos árabes israelíes) que existía la necesidad de demostrar que su compromiso con la lucha armada contra Israel no era menor que la de sus rivales.

Por lo tanto, aunque la mayoría de los terroristas parecen decidir atacar de forma espontánea, los dirigentes palestinos, especialmente Abbas y Hamas, tiene una influencia considerable. Está claro que la agitación de los extremistas israelíes también juega un papel importante.

Una gestión firme y sensata de la lucha contra la actual ola de terror puede aportar una renovada tranquilidad con una relativa rapidez. Para ello se requiere aumentar masivamente la presencia de las fuerzas de seguridad, así como el estado de alerta pública, reuniendo las fuerzas de vigilancia y aumentando la disuasión. Esto se puede hacer atacando a incitadores y terroristas con el fin de volverlos inactivos, y castigando a sus familias, todo dentro de los límites de la ley.

Un aumento de la construcción en los asentamientos y represalias terroristas de judíos extremistas como respuesta a los ataques terroristas palestinos, perjudicaría tanto la probabilidad de calmar la situación como el apoyo estadounidense a Israel ante esta violencia palestina. Lo más importante es dejar claro a los palestinos que Israel tiene la suficiente tenacidad para frustrar sus objetivos, ya que lo más probable es que sus líderes teman perder el control y, a su vez, estén cada vez más dispuestos a ayudar a calmar la situación.

A largo plazo, es probable que cuando los palestinos reconozcan que los caminos del terror y los movimientos políticos unilaterales son ineficaces, comiencen a dudar de sus posiciones fundamentales, y entonces será posible considerar un acuerdo. Hasta entonces, tenemos que manejar el conflicto de manera inteligente.


PD. Muy de acuerdo con el análisis, excepto con el párrafo final. Si el conflicto es existencial para los palestinos por naturaleza, tardarán mucho en dudar de sus posiciones fundamentales, y por lo tanto un posible acuerdo no es que no esté a la vista a corto o medio plazo, sino que de entrada tampoco debe considerarse posible a largo plazo.


Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home