Tuesday, December 08, 2015

Mas allá de las políticas del momento - Dror Eydar - Israel Hayom



Un judío etíope durante la ceremonia de Sigd - Abir Sultan

Casi siete años han pasado desde que el presidente Barack Obama asumió el cargo y, con mucha fanfarria, introdujo una nueva política estadounidense para el Oriente Medio. ¿Qué se ha logrado durante ese tiempo? ¿Qué queda de la visión que Obama expuso en su discurso de El Cairo? ¿Qué queda del Oriente Medio que existía cuando Obama llegó al poder (un Oriente Medio con el que su secretario de Estado, John Kerry, era muy familiar)? Muy poco.

Sólo un país en el Oriente Medio se mantiene estable, Israel, gracias a Dios. La verdad debe ser dicha: Israel se ha mantenido estable precisamente porque no ha aceptado el consejo de la Casa Blanca, a pesar de que este consejo se basó en una supuesta "verdadera preocupación" por el futuro de Israel como un "Estado judío y democrático".

El terrorismo islámico ha asomado su fea cabeza en San Bernardino la semana pasada, pero Kerry se negó a que ese hecho le distrajera del conflicto palestino-israelí.

"Siempre habrá una razón para no actuar", dijo el sábado. Sin embargo, y en opinión de Kerry, Israel debe "actuar" ahora. ¿Por qué? ¿Han cambiado para mejor los árabes de nuestra región? No. Siria e Irak se han derrumbado en guerras civiles. Líbano es un polvorín listo para ser explotar por una llama iraní-chií. Egipto ha pasado por dos revoluciones en tres años, y Jordania sólo sobrevive gracias a la ayuda israelí y estadounidense. El grupo Estado Islámico se está extendiendo en todo el mundo. Y Turquía está coqueteando con visiones de un nuevo imperio otomano, visiones que chocan directamente con las propias visiones del presidente ruso Vladimir Putin de un nuevo imperio zarista. ¿Esa no son suficientes locuras? Si alguna vez hubo una "razón para no actuar", la actual realidad geopolítica mundial nos ofrece una.

La izquierda en Israel y en los EEUU habla de "esperanza", pero en realidad es desesperación. Los izquierdistas de ambos países prefieren hacerse ilusiones sobre una lectura correcta de la realidad. Israel ha tenido suficientes líderes que creyeron que podían cambiar el curso de la historia. "Se olvidaron de ser modestos", como escribió Albert Camus escribió en su libro "La Peste".

El pensamiento binario al que nos hemos acostumbrado - "dos estados" o "un estado" - es simplista y desastroso. Tal como están las cosas en la actualidad, los árabes que viven en lo que los romanos llamaban "Palestina" están divididos entre cuatro entidades políticas distintas: Israel, Jordania, la Franja de Gaza y la Autoridad Palestina. ¿Alguien piensa realmente que Hamas renunciará al poder en Gaza? ¿Y la monarquía hachemita de Jordania será siempre capaz de mantener a la población mayoritaria palestina del país bajo control? Los "genios de la geografía" en Washington (y en los medios de comunicación israelíes) dibujan mapas a voluntad, en el supuesto de que la realidad puede acomodarse a tales a sus dibujos. Pero nuestros sabios nos han enseñado que no estamos obligados a terminar nuestro trabajo, incluso si no se nos permite desistir de él.

El "diálogo de paz" de las últimas décadas ha creado una fijación psicológica de la que es difícil liberarnos, incluso si no tiene nada que ver con la realidad. ¿Kerry está preocupado por la demografía de Israel? Nosotros también. Pero la tasa de natalidad judía en Israel es tal vez la única en el mundo occidental con una tendencia al alza continua. Y esperamos que un millón de nuevos inmigrantes judíos lleguen a Israel en los próximos años. La ironía de la historia es que nuestros enemigos están ayudando, sin saberlo, a este proceso de retorno del pueblo judío a Sión.

Kerry nos llamó a "ver más allá de la política y de las presiones del momento, y mirar hacia el futuro". Tiene toda la razón. Esa es la esencia del retorno a Sión, mirar más allá de la política del momento.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home