Friday, December 25, 2015

¿Romper el silencio? No, silenciando a los que dicen la verdad - Yisrael Medad y Elli Pollak - JPost



En el 2010. la organización de orientación sionista Im Tirtzu montó un ataque contra el New Israel Fund (NIF) caricaturizando a la entonces presidenta del NIF, Naomi Chazan.

 El ataque provocó reacciones y acusaciones contra los "hooligans derechistas" que, con un "potencial de violencia asesina", intentaban "acallar las voces disidentes en la sociedad israelí". Fieles a su estilo, Im Tirtzu presentó un vídeo la semana pasada sobre "agentes extranjeros" que se ocupaba esta vez de la ONG de extrema izquierda con una agenda anti-IDF, Rompiendo el Silencio (BTS), provocando una nueva tormenta mediática.

Al igual que hace cinco años, la campaña de Im Tirtzu no solamente fue recogida abundantemente por los medios de comunicación de Israel, sino que esos mismos medios participaron activamente en ella criticando las acciones de Im Tirtzu.

Un ejemplo extremo fue el del corresponsal del Haaretz, Chemi Shalev, en su artículo "Im Tirtzu y la trama proto-fascista que busca destruir la democracia israelí". "El vídeo", escribía, "era un síntoma de la rápida propagación de una enfermedad potencialmente terminal".

El discurso de la calma y de la racionalidad era una mercancía rara en los medios de comunicación la semana pasada.

HaMoked: El Centro para la Defensa del Individuo exigió la apertura de una investigación penal contra Im Tirtzu por incitación al asesinato. Hagai El-Ad, el director de B'tselem, le dijo al Telegraph del Reino Unido que el gobierno estaba detrás de vídeo del grupo extra-parlamentario y que "la voz era la de Im Tirtzu, pero las manos del gobierno".

La sesgada opinión de los medios fue recogida en los medios extranjeros.

El 20 de diciembre, la agencia de prensa AP comunicaba que "grupos moderados israelíes dicen que se enfrentan a una dura represión", a lo que seguía una explicación: "políticos y activistas derechistas de línea dura están acusados ​​de llevar a cabo una caza de brujas nacionalista que corre el riesgo de convertirse en violenta". Achiya Schatz, de BTS, era citado diciendo: "La gente está siendo silenciada y amordazada en Israel". El 18 de diciembre, en el Haaretz, Amos Harel empleaba la esperada y estúpida acusación de Macartismo, y el 20 de diciembre, Don Futterman titulaba su artículo "Caza de brujas contra Rompiendo el Silencio", en el que afirmaba que "la única maldad proviene de aquellos que quieren limitar el discurso político de Israel". Todos los botones de alarma estaban presionados.

Futterman, por cierto, es el director del Fondo Moriah, un grupo que trabaja con el New Israel Fund, que a su vez, entre 2008-2014, otorgó subvenciones por valor de 699.310$ al BTS. Este dato tan relevante no fue comunicado a los lectores del Haaretz.

Los medios de comunicación no tenían por qué haber esperado al vídeo de Im Tirtzu. ONG-Monitor, un organismo que se encarga de vigilar las labores de las Ong's de izquierdas, ha estado revelando constantemente y durante años sus fuentes de financiación mayoritariamente extranjeras, pero sólo cuando Im Tirtzu lanzó su vídeo los medios de comunicación parecieron despertar. ¿Es sólo el drama el que acciona a los medios de comunicación? El vídeo en sí acusa a cuatro activistas específicos de ONG's de izquierda, unos autoproclamados "grupos de defensa de los derechos humanos", de ser "agentes extranjeros".

Organizaciones como Rompiendo el Silencio, el Comité Público contra la Tortura en Israel, el Centro para la Defensa del Individuo y B'tselem, demandan una libertad absoluta para viajar por el mundo - siendo agasajados por ejemplo en la reciente conferencia del Haaretz en Nueva York -, donde suelen presentar una engañosa imagen de Israel por Europa mientras disfrutan de una opinión acrítica en Israel.

Sorprendentemente, el programa satírico del Canal 10, generalmente orientado a la izquierda, Gav HaUmmah (Detrás de la Nación), presionaba a las ONG's sobre el asunto que tanto molestaba del vídeo de Im Tirtzu: su financiación por los gobiernos de Europa.

En su monólogo de 10 minutos, Leor Schlein, mientras manifestaba su apoyo a los objetivos generales del BTS, les proporcionaba una reprimenda patriótica. En especial, destacó los vínculos que han desarrollado con el movimiento BDS, la colaboración con el Informe Goldstone y otros ataques infames contra Israel. Pero esto fue una excepción a la regla.

La polarización entre derecha e izquierda en Israel se cargó aún más cuando los derechistas atacaron al presidente de Israel, Reuven Rivlin, después de que apareciera en la conferencia del Haaretz de Nueva York, en la que entre representantes de las ONG de izquierda también estaba  BTS. "La presidencia ha perdido su vergüenza", se leía en un mensaje en la página de Facebook del Canal 20. La presencia de Rivlin allí, con una "vil organización", era considerada el "cruce de una línea roja y una desgracia para la presidencia", fue la postura editorial de Canal 20 ante el comportamiento de Rivlin, lo que causó una explosión secundaria en los medios de comunicación, con el caricaturista del Haaretz dibujando a un montón de hooligans de Im Tirtzu y Canal 20 dirigiéndose hacia la mansión presidencial sembrando el caos.

Sin embargo, el escenario principal para la élite de izquierdas son los programas de entrevistas de radio y televisión, donde controlan a los invitados, los paneles están cuidadosamente desequilibrados y las oportunidades de hablar de la derecha son limitadas, y donde el moderador no se muestra neutral.

Ah, y, por supuesto, las observaciones típicas son los mantras de la izquierda de usar y tirar.

Algunos ejemplos de nuestras conclusiones: Yuli Novack de BTS apareció en el canal 2 con Oded Ben-Ami el 14 de diciembre, pero nadie de Im Tirtzu estuvo presente. Su corresponsal Ronni Daniel "representó" a la oposición de derechas (una doble infracción ética, en nuestra opinión).

Yaron London se superó a sí mismo en el Canal 10, dedicando un tiempo precioso a reprobar a Im Tirtzu. El profesor Moshe Zimmerman, quien en 1995 se refirió a la juventud judía de Hebrón como "Hitlerjugend", fue uno de sus invitados el 16 de diciembre. En primer lugar, London informó a la audiencia que el verdadero significado de "agentes", el término utilizado en el vídeo de Im Tirtzu, era "traidores". Entonces Zimmerman habló ominosamente sobre la escena de apertura del vídeo donde un árabe empuñando un cuchillo se acerca de frente a la cámara como si fuera a apuñalar al espectador. Sugirió que era una versión de la leyenda alemana posterior a la Primera Guerra Mundial  "de la puñalada por la espalda", donde los civiles traicionaron a las fuerzas armadas. Tomemos nota de que Zimmerman no está muy actualizado. Los apuñalamientos de judíos son ahora realizados abundantemente por árabes [N.P.: de hecho desde las primeras revueltas árabes, a principios del siglo XX, y mucho antes de la ocupación], algo que no es ni un mito ni una leyenda, sino muy real.

 El director del programa de London contribuyó con gráficos de fondo con caricaturas antisemitas. London habló de la estética de la propaganda y de la música utilizada. London no sólo pervertía a propósito el vídeo de Im Tirtzu y su mensaje, sino que lo relacionaba con un período de la historia sin conexión. London dijo que "el vídeo creaba un síndrome israelí... estamos luchando contra elementos poderosos del exterior... elementos que tiran de las cuerdas, algo que ya nos hicieron a los judíos y a lo que los judíos de hoy tenemos que ser sensibles".

Zimmerman, aunque recordó que Uri Avnery también empleó tales métodos, utilizó una desechable y sarcástica expresión antisemita. El día anterior, dos invitados de London, el Coronel (Retirado.) Liron Liebman y Ruth Cedar, de la ONG de la extrema izquierda Yesh Din, justificaban las actividades de BTS y de los otros grupos. Los espectadores de London simplemente estaban abrumados con la narración de una sola de las partes durante más de tres días.

Por fortuna, los columnistas de los periódicos proporcionaron un poco más de equilibrio que los otros medios . Por ejemplo, Ben-Dror Yemini, que no es de derechas, acusaba el 26 de noviembre al BTS ​​de demonizar a Israel y de ser "una organización que difunde mentiras acerca del IDF, se beneficia de la legitimidad oficial y de la financiación extranjera". El 15 de diciembre, Yoaz Hendel, también en Ynet, afirmó que el grupo "difunde falsos testimonios sobre un ejército mentalmente desequilibrado y con su buena gente convertida en monstruos".

Sin embargo, está profundamente arraigado en los medios de comunicación audiovisuales de Israel echar por la borda la ética periodística favoreciendo silenciar a los opositores ideológicos.

¿Rompiendo el Silencio? ¿Silencio? ¿Están ustedes bromeando?

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home