Sunday, December 13, 2015

Y resulta que el malo no es el Islam intolerante, fanático y asesino, sino ese "desagradable occidental" que es Donald Trump


Lo desagradable no es la violencia del Islam, inexistente en la "autoproclamada religión de la paz", sino en la reacción aislacionista desencadenada por su violencia




¿Y por qué no apelan más bien a criticar la violencia implícita y explícita del Islam, esa que siempre sale a relucir?




La campaña de imagen de Angela Merkel tiene elementos desagradables y gente poco receptiva. Con lo fácil que hubiera sido que Angela se hubiera hecho cargo de algunos de sus queridos refugiados

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home