Sunday, February 14, 2016

El Holocausto como "crimen de blancos contra blancos" y otros signos del deterioro intelectual de la juventud radical universitaria - David Bernstein - TWP



En un reciente post me he referido a un mensaje de Facebook de una reciente alumna de Oberlin (una universidad privada de artes liberales situada en Oberlin, Ohio), una joven políticamente progresista que relataba lo que describió como varios incidentes antisemitas que experimentó en esa escuela de manos de grupos izquierdistas como SJW (luchadores por la justicia social).

Observé que lo más notable que me encontré fue su afirmación de que varios estudiantes se habían referido despectivamente al Holocausto como "un crimen de blancos contra blancos", como si a los estudiantes "progresistas" les resultara imposible concebir que toda violencia racista fuera horrible, independientemente  de los parámetros de los ejemplos paradigmáticos de la violencia racista en los Estados Unidos.

Lo que es más notable acerca de los incidentes relatados, que van desde la insensibilidad a un flagrante antisemitismo, no es que existan este tipo de actitudes antisemitas, ni que sean necesariamente más graves en comparación con los que otros estudiantes minoritarios pueden sufrir en la universidad, sino que si el mensaje en cuestión de Facebook es cierto, algunos de los estudiantes más supuesta y declaradamente progresistas, aquellos que son los más sensibles y activos frente a otras formas de racismo, ignoran cuando no menosprecian, el antisemitismo, y en algunos casos participan de él.

He encontrado todo lo publicado en Facebook de gran interés, no sólo como una señal preocupante de la emergente y manifiesta hostilidad hacia los judíos, y las preocupaciones de los judíos, entre los autoproclamados defensores de la justicia social en los campus de la izquierda, sino además como un signo igual de preocupante de la degradación del discurso intelectual en dichos ámbitos, donde conceptos como la razón, la compasión y la antigua forma de declararse decentes y justos son reemplazadas por consignas extremistas y competitivas basadas en qué grupo puede declararse a si mismo con mayor éxito una víctima.

Tampoco hay ninguna señal, a pesar de su pretendido enfoque en el multiculturalismo, de que los estudiantes que participan en estas payasadas hayan recibido algo parecido a una sólida educación en la historia del mundo y las diversas culturas, o en casi nada, ya que todo se mete con calzador utilizando unas categorías ideológicas simplistas que no tienen relación aparente con el contexto y la realidad.

También es interesante reseñar que estos estudiantes judíos que son los objetivos del discurso antisemita de los grupos de SJW, también están comprometidos con la más amplia "agenda de justicia social", como si consideraran una "mera coincidencia" que sus colegas ideológicos se mostraran tan a menudo tolerantes o incluso indulgentes con el antisemitismo

La autora del post sobre Oberlin, Isabel Storch Sherrell, me ha dado permiso para reimprimir su post (NP.: resumo lo más relevante):
Yo no quiero que parezca que odio mi estancia en Oberlin. ha existido un poco de todo, y me dieron una gran educación y fui bendecida por aprender de profesores increíbles. Pero creo que estando fuera de ese entorno me ha dado la oportunidad de respirar y procesar todo lo que he aprendido y encontrado en el Oberlin. Aprendí sobre el contexto histórico de la lucha contra el racismo negro y sus manifestaciones actuales, y a través de ese proceso de aprendizaje fui capaz de identificar mejor el marco y la lucha de mi propia comunidad judía.  
Sin embargo, aprendí rápidamente que ese proceso debía ser guardado personalmente y no fundirse en el ambiente universitario o en la lucha colectiva por la justicia en el Oberlin. Debido a que en el Oberlin, y de hecho en los EEUU en general, los judíos son vistos como blancos y privilegiados (a veces incluso por encima del blanco privilegiado promedio, ya que como sabemos todos los judíos son super ricos y esas cosas), por lo tanto, nuestra lucha contra el antisemitismo no se mezcla con otras formas de lucha contra el racismo, la intolerancia y la ignorancia, esas contra las que se lucha tenazmente en los campus. Como parte de mi transformación y dejando aflorar el dolor que he experimentado, voy a enumerar algunos momentos memorables de incidentes antisemitas que he experimentado.  
Esto está dirigido en realidad a todos mis amigos y familiares fuera del círculo de Oberlin. 
1.- En múltiples ocasiones el Holocausto es mencionado como "un crimen cometido por blancos contra blancos" por mis colegas y algunos de mis compañeros judíos (borrando el hecho de que los judíos asquenazís no fueron vistos como blancos y estaban siendo asesinados en nombre de la eugenesia y la pureza de la raza aria blanca, borrando de paso el hecho de que también se asesinó a  negros, gitanos y judíos sefardíes y del norte de África en los campos)  
2.- La única manera de que una persona judía publique un comentario y consiga un montón de "me gusta" y la aprobación de sus colegas de los grupos izquierdistas es diciendo que "la única razón por la que la gente se preocupa por el Holocausto se debe a que le sucedió a personas blancas" (ignorando el hecho de que el mundo occidental solamente se preocupó algunas décadas después de los hechos, cuando no estaba tan fresco, y cuando se tuvo el tiempo para trabajar en los detalles de cómo iba a enmarcarse y hacer que pareciera que los EEUU fueron los héroes liberadores de los campos, claro que después de que el gobierno de los EEUU supiera lo que estaba planeando y llevaría a cabo Hitler, y no hiciera nada, por no mencionar el reenvío de inmigrantes judíos que intentaron escapar antes de que la guerra estallara de regreso a Europa a morir en las cámaras de gas). 
Este es sólo un ejemplo de como unos jóvenes progresistas judíos han dejado de lado la memoria de sus antepasados ​​con el fin de ascender al estatus de "auténtico activista social y progresista, a pesar de ser blanco", y yo no puedo entenderlo más que como un forma de odio de si enmascarada en el amor por los "otros"... 
3.- Por esa época, se le comunicó a la Kosher Halal Co Op que no podía servir comida "étnica", es decir, de otras minorías, porque los judíos son blancos no "étnicos" (borrando las identidades de los otros judíos, mexicanos, asiáticos, sefardíes). 
 Por esas mismas fechas, el SFP trajo a una señora judía para que hablara de su trabajo en ElectronicIntifada y dijera a todos los universitarios presentes que el sionismo y los sionistas "deberían ser quemados en la hoguera". (Después de este espectáculo se podía argumentar que el antisionismo no tenía ningún cruce con el antisemitismo "pues esa señora era judía y si ella lo dijo, yo... que no soy judío, no puedo ser antisemita, violento o problemático en absoluto")
4.-  También me dijeron que debería estar avergonzada por lo que mi gente estaba haciendo a los palestinos, y eso por alguien que acababa de enterarse de que era judía (imagínense que a un estudiante alauí en el Oberlin se le dijera "usted debería estar avergonzado por lo que su gente está haciendo a los sunitas en Siria" u otros ejemplos similares. Pero no teman, eso literalmente nunca les pasaría. Pero a los jóvenes judíos niños, por supuesto). 
5.- Mi profesora de estudios africanos llevó a un judío sudafricano antisionista para hablar a la clase sobre jazz y resistencia. Durante la sesión de preguntas alabó a un estudiante judío por sus comentarios anti Israel relacionando a Israel con el apartheid sudafricano. Cuando traté de explicar que debemos entender el conflicto israelí-palestino dentro de su contexto histórico propio y que sería injusto realizar comparaciones sesgadas, mi profesora se puso a realizar muecas y se mostró burlona, dando a entender a la clase quien era "un buen judío (el antisionista) y que era un mal judío" a los ojos del profesorado. Yo era de los malos. Además, mi preocupación por el racismo contra los negros entró en cuestión por no ser antisionista. Posteriormente, me llamó a su oficina y me preguntó: "¿Por qué estás aquí?", y yo estaba tan afectada y tenía tantas emociones que no pude dejar de llorar y no fui capaz de hablar con ella, y por lo tanto mi trabajo final sufrió como consecuencia de ello. Este profesora también cortó lazos con el Hillel Rabbi porque tampoco se definió como antisionista. 
6.- En aquella época se sucedieron incidentes antisemitas y antinegros simultáneamente, y luego prosiguieron, pero el antisemitismo fue ignorado básicamente en el campus.  Una chica judía al entrar en su habitación de la residencia encontró el cristal de su ventana hecho añicos por toda la cama y el suelo, y eso porque alguien decidió lanzar una piedra a su ventana donde había colgado una bandera israelí. Un amigo mío, un judío mizrahi, tuvo su identidad cuestionada en varias ocasiones y se le tildó de "blanco".  
7.- El hecho es que muchos estudiantes judíos fueron intimidados en silencio, tanto acerca de su propia identidad étnica (podían identificarse como étnicamente judíos pero al mismo tiempo debían reconocer su privilegio como blancos), su relación con Israel o sobre su preocupación por el antisemitismo en general y en el campus. 
8.- La denigración intensa e implacable de Israel estaba fuera de proporción con respecto a cualquier otra nación en el planeta donde pasaran cosas terribles. La gente, literalmente, se negaba a hablar conmigo porque me identificaba como sionista.  Era normal oír decir que la "islamofobia es como el antisemitismo de nuestro tiempo", como si el antisemitismo hubiera comenzado y terminado con el Holocausto, siendo sustituido por el racismo anti-musulmán.
 Cuando un amigo autoidentificado como "radical" publicó una foto de los Neturei Karta con carteles contra Israel en una protesta, me comentó: "Mira, hay judíos que no son unos monstruos". Además, tenían un aspecto divertido y todo. En fin, se alababa a una facción minoritaria y extremista de judíos ultra-ortodoxos cuyos puntos de vista permiten ser antisionistas sin ser antisemitas
9.- Inevitablemente, durante las discusiones sobre el establecimiento de Israel, la gente solía decir que "los judíos decidieron hacer sufrir a los palestinos los crímenes que los alemanes les hicieron padecer", mientras no entendían que el sionismo era mucho más antiguo que el Holocausto y que fue una muestra de la necesidad y del anhelo de una patria judía. 
También se solía decir que Israel era "colonial e imperialista, y que Gran Bretaña les dio ese territorio a los judíos", a pesar de que tuvimos que luchar contra el ejército imperial para obtener la independencia. Su reescritura de la historia provocaba que levantaran sus cejas con incredulidad cuando les contaba que mis familiares se vieron obligados a permanecer en un campo de refugiados en Chipre durante años, después de terminada la guerra, y que los buques de la marina británica abrieron fuego contra barcos llenos de refugiados judíos de Europa y del norte de África que intentan llegar a Palestina. Ellos no veían con una agenda expansionista.
10.- En general, las ideas antisemitas que se expresaban giraban alrededor de la idea de que "los judíos utilizan el Holocausto para su propio beneficio". Todo lo malo que ocurre es tan malo como el Holocausto, excepto el auténtico Holocausto que no fue tan malo como la gente dice que fue. 
Además, los judíos sólo se preocupan por sí mismos (un profesor de AAST me dijo, "tu gente realmente se ocupa de los suyos". Al principio pensé que era un cumplido, pero cuando se lo conté a mi madre ella me explicó que el sentido no era ese. Mientras tanto se publicaban folletos que representaban a la bandera de Israel con una esvástica sustituyendo a la estrella de David y aparecía un insulto despectivo para los judíos como leyenda. 
12.- Finalmente, los activistas blancos progresistas impulsan su "hoja de ruta radical" denunciando el derecho de Israel a existir y un puñado de asquenazis que se han unido a ese grupo dicen estupideces como "odio mi derecho a la ciudadanía israelí. Israel no es mi país. Pienso que incluso no debería ser un país". 
Después de que se haya vigilado mi propia identidad étnica, después de que se me haya tildado de simplemente europeo, y de que el judaísmo es una religión no una etnia, o pero,que soy un descendiente de prosélitos kázaros, y por lo tanto sin derecho a reclamar cualquier tipo de indigenismo en la Tierra de Israel

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home