Friday, February 26, 2016

La coalición de Netanyahu y su lucha contra las ciudadelas restantes de las élites de la izquierda - Shmuel Rosner



Tome estos dos eventos inconexos, y luego conectar los puntos para entender algo acerca de Israel:

Evento nº 1 - Seis miembros del Consejo de Educación Superior renunciaron el domingo por la mañana. Los miembros que dimitieron del consejo argumentaron en una carta pública de renuncia que "los pasos y las medidas que se han tomado dañan la esencia de la labor del Consejo, su independencia y el espíritu de sus acciones". La historia real detrás de esta historia es bastante complicada y no está muy clara. El ministro de Educación Naftali Bennett desestimó recientemente al jefe adjunto del Consejo. A continuación, designó a un profesor universitario menos conocido para el puesto, una medida que provocó la indignación.

Evento nº 2 - Un director de cine israelí, Udi Aloni, de una conocida familia izquierdista, ganó un premio en el Festival de Berlín y celebró este premio deseando la voladura de gobierno "fascista" de Israel. Aloni, no hace falta decirlo, no tuvo problemas a la hora de pedir ayuda financiera a este mismo gobierno "fascista" para rodar su película. Y esto llevó a la ministra de Cultura Miri Regev a responder que las declaraciones de Aloni eran "una prueba más de que los artistas que subvierten el estado, lo difaman y perjudican su legitimidad no deben ser financiados por el contribuyente. Un país en su sano juicio no debe ayudar a los calumniadores y a los que lo difaman inmediatamente después de beber de sus arcas".

Dos acontecimientos sin conexión entre ellos, excepto que ambos son pequeñas piezas de un rompecabezas. La coalición actual de Israel - una coalición de derechas-religiosa bastante coherente de partidos afines - no es muy diferente de los gobiernos anteriores cuando se trata de asuntos relacionados con las relaciones exteriores y de seguridad. Su principal impacto no estaría, como algunos fuera y dentro de Israel tienden a pensar, en el proceso de paz palestino-israelí. Su impacto principal estará en el equilibrio interno de poder en Israel. La actual coalición está luchando contra un amplio frente de "viejas" élites y está tratando de plantar cabezas de playa en zonas nunca antes concurridas por la derecha de Israel.

Como era de esperar, hay al menos dos maneras de contar la historia de estos movimientos de la coalición.

Una narrativa es la proviene de la coalición. En ese relato, lo que sucede hoy en día es un largo y atrasado proceso por el cual la derecha trata de terminar con los privilegios que mantienen aquellos que se hicieron cargo de la creación de Israel. La derecha se convirtió en la fuerza política dominante en Israel a finales de 1970. Desde entonces, ha estado en el poder - sola o en gobiernos de unidad - durante casi cuarenta años, pero su misión de acabar con esos privilegios nunca fue realizada, ya que algunas zonas del ámbito israelí resultaron muy resistentes a su gobierno: las universidades, el establishment cultural, los medios de comunicación, el sistema legal.

Lo que el cuarto gobierno de Netanyahu está haciendo ahora no es más que aclarar a esos recalcitrantes establishment que hay un nuevo sheriff en la ciudad. De hecho, el sheriff llegó hace mucho tiempo, pero ahora finalmente está anunciando que está dispuesto a terminar con los privilegios. Por ejemplo: un aviso a los directores de cine radicales como Aloni de que Israel ya no va a financiar la obra artística de personas cuya forma de reconocer el apoyo que reciben del Estado es denigrarlo en las capitales extranjeras.

Pero también existe contra-narrativa que proviene de la oposición. En ese relato, lo que el cuarto gobierno de Netanyahu está haciendo es bastante simple: está destruyendo los pocos refugios seguros de cordura y de excelencia que habían quedado en un Israel, lo cual le está convirtiendo rápidamente en un gobierno "fascista". ¿Acaso no es ese un término demasiado fuerte y gratuito?

Las personas que se oponen a los movimientos de ministros como Bennett (Educación), Regev (Cultura), y Shaked (Justicia) argumentan que estos ministros actúan como "matones", no respetan los valores democráticos y no entienden el daño a largo plazo que provocan sus acciones. Ellos se sorprendieron cuando el ministerio de Educación decidió rechazar un libro bastante irrelevante - y luego muy demandado - de una novelista israelí debido a su temática que incluía relaciones interreligiosas, se mostraron indignados cuando Miri Regev fue nombrada ministra de Cultura , y luego se han molestado con casi todos sus movimientos como ministra. Ahora están luchando contra la decisión de cambiar las reglas que rigen la "cesta de la cultura" que las escuelas israelíes pueden elegir para sus estudiantes.

No es fácil separar en este debate sobre la educación y la cultura de Israel a la propaganda. El realizador Aloni afirma con razón que, como artista, no es su trabajo llevarse bien y convertirse en un relaciones públicas de un gobierno israelí al que se opone claramente. Sobre Bennett existe una sospecha razonable de que los profesores renunciantes del Consejo tenían tendencias políticas no exactamente en línea con las del actual gobierno.

¿Son estos profesores unos valientes defensores de la educación superior de Israel que luchan en una batalla necesaria contra un ministro que tiene como objetivo destruirla (o bien no es lo suficientemente inteligente como para comprender lo que está haciendo), o tal vez estos profesores son meramente activistas políticos que no aceptan las decisiones tomadas por un ministro cuya visión política denigran y cuya legitimidad no aceptan?

No hay una respuesta clara a esta pregunta.

En realidad, lo que parece es que este gobierno quiere avanzar en un proceso de cambio de los guardianes de algunos establishment de las élites de Israel. No destruir las instituciones, sino destruir las impenetrables ciudadelas restantes de las élites de izquierdas (verdaderas o imaginarias), y que todavía operan con una absoluta indiferencia por los resultados de las elecciones democráticas de Israel.

En realidad, puede parecer que estas personas que se oponen a cualquier iniciativa de Bennett y Regev probablemente creen que sus motivaciones son puras, pero de hecho son culpables de politizar sus batallas. Muchas de las acciones llevadas a cabo por el ministerio de Educación dirigido por Bennett habrían pasado fácilmente sin oposición si el ministro hubiera sido otra persona. Muchas de las reformas adelantadas por el gobierno no se merecen la respuesta histérica con las que se reciben.

El resultado final: este tipo de batallas no se van a terminar en cualquier momento. Otras reformas y acciones que el gobierno inicie, reformas que se refieran a entidades cuya dirección actual se componga de establishment desfavorables a la actual coalición gobernante, darán lugar a más batallas por llegar.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home