Sunday, April 17, 2016

Netanyahu a batallar por el futuro del Golán contra Putin y Obama - Debka




El gabinete israelí ha llevado a cabo su reunión semanal este domingo 17 de abril en el Golán. El primer ministro Benyamin Netanyahu visitará Moscú el jueves 21 de abril para reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin, y para poner en marcha la batalla más importante de su carrera política, y una de las disputas más decisivas para Israel de los últimos 10 años: la batalla sobre el futuro de los Altos del Golán.

Fuentes de inteligencia y fuentes de Moscú han afirmado a DEBKA que los principales líderes políticos de Israel y los comandantes militares se mostraron aturdidos y sorprendidos la semana pasada cuando se enteraron de que el presidente estadounidense Barack Obama y el presidente ruso Vladimir Putin han acordado apoyar el retorno del Golán a Siria. Los dos presidentes dieron luz verde a sus más altos jefes diplomáticos, el secretario de Estado John Kerry y el canciller Sergei Lavrov, para incluir una cláusula de este tipo en una propuesta que se redactó en la conferencia de Ginebra para poner fin a la guerra civil de Siria.

Israel capturó el Golán al ejército sirio hace 49 años, durante la Guerra de los Seis Días de 1967, después de que el ejército sirio invadiera Israel. En 1981, durante el mandato del entonces primer ministro Menachem Begin, Israel aprobó una ley que definía al Golán como un territorio bajo soberanía israelí. Sin embargo, no indicaba que la zona perteneciera a Israel.

Mientras que Israel se prepara para una batalla diplomática sobre el futuro de Jerusalén y Judea y Samaria, Obama y Putin han decidido dar un golpe diplomático al gobierno de Israel y de Netanyahu sobre un tema inesperado, el Golán.

Esto forma parte de un esfuerzo coordinado de las dos potencias para utilizar una cooperación diplomática y militar con relación a Siria, y de paso imponer unos acuerdos a los países vecinos como Israel, Turquía, Arabia Saudita y Jordania.

Por ejemplo, Washington y Moscú están tratando de imponer un acuerdo relativo a la concesión de la independencia a los kurdos sirios, a pesar de la firme oposición de Ankara. Los dos presidentes también están presionando a Riad y Amman para que acepten la permanencia del presidente sirio Bashar Assad en el gobierno de Siria, al menos para un futuro inmediato.

Las fuentes de DEBKA informan que al igual que los otros pasos diplomáticos o militares iniciados por Obama y Putin con respecto a Siria, como la posible y posterior salida de Assad del poder, las dos potencias ven la resolución de la cuestión del Golán como un proceso gradual que puede llevar mucho tiempo, tal vez incluso años. Pero en lo que a ellos respecta, Israel tendrá que retirarse del Golán al final de ese proceso.

Debe tenerse en cuenta que el primer ministro Netanyahu no ha viajado a Washington para discutir el tema del Golan con Obama. Los frecuentes viajes del primer ministro, de funcionarios de alto nivel y de altos mandos del IDF a Moscú en los últimos meses, nos demuestran por donde están soplando los vientos en el Oriente Medio. Sin embargo, Moscú no es Washington, e Israel no tiene un lobby en la capital rusa que defienda sus intereses.

Debe quedar muy claro que los frecuentes viajes de funcionarios israelíes de alto nivel a Moscú no han creado una política israelí que pueda influir en Putin o en otros miembros de alto nivel de la dirección rusa. Putin ha realizado concesiones ocasionales a Israel sobre asuntos de importancia estratégica mínima, pero en los principales avances diplomáticos y militares con respecto a Siria e Irán ha demostrado tener poca consideración con la postura de Jerusalén.

También hay que señalar que no ha habido ninguna base para el entusiasmo por la intervención rusa en Siria de parte de Netanyahu, los ministros israelíes y los oficiales superiores del IDF. Todos los llamamientos de una serie de expertos en Rusia, sobre todo los consultados por Debka, por mantener una extrema cautela sobre los lazos con Putin, han caído en oídos sordos entre los líderes políticos en Jerusalén y el comando general del IDF en Tel Aviv.

En medio de estos acontecimientos, tres actores regionales están muy satisfechos por el acuerdo entre Washington y Moscú de exigir la retirada de Israel del Golán: el presidente sirio Assad, los líderes iraníes en Teherán y el líder de Hezbolá Hassan Nasrallah.  Ahora, ya no tendrán que correr el riesgo de una confrontación militar con Israel sobre los Altos del Golán porque Obama y Putin han acordado esencialmente hacer el trabajo sucio por ellos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home