Sunday, May 08, 2016

Israel y la solución de dos Estados. ¿Si no es ahora, cuando? - David Collier



Durante décadas Israel ha sido presa de un violento catch 22, con personas desde el exterior, y ajenos de una manera directa al conflicto, trabajando para intoxificar el ambiente. El escenario de dos estados ha demostrado ser un agujero de conejo que simplemente perpetúa una situación ya compleja. Esto ha permitido dar espacio a los grupos terroristas radicales para reestructurarse como movimientos con una "preocupación humanitaria" (BDS). Es el momento de cambiar la ecuación.

¿Cómo se puede hacer la paz con personas que, por lo general, se niegan a aceptar la presencia de Israel? En realidad, esta cuestión no es a nosotros a quien toca responderla. Si hubiera estado en nuestro poder, si hubiéramos podido lograrlo tal como deseábamos, el conflicto civil en la Palestina del Mandato Británico nunca habría comenzado. Incluso si lo hubiera hecho, incluso si la partición se hubiera negado en 1947, la paz tal vez podría haber existido a raíz de la primera guerra / árabe israelí en 1949. Miren a su alrededor y vean el mundo en que vivimos, nosotros, como judíos, nunca podremos decidir cuando seremos aceptados.

En septiembre del 2000 yo estaba en Cisjordania conduciendo unos negocios en Belén, Jericó y Ramallah. Apenas unos días o semanas antes de la segunda Intifada. Así que si la cuestión de dos estados se coloca delante de mí, voy a comenzar con el impacto del fracaso de Oslo.

Antes de Oslo, la derecha y la izquierda en Israel estaban bien definidas. Al igual que existían ecuaciones reconocibles como "Tierra por paz". Cuando Oslo comenzó a implosionar, la gente dejó de creer en esa ecuación. Esto condujo a la caída del tradicional "bloque por la paz" israelí. Lo que esto significó es que la oposición a una solución de dos estados ya no necesariamente tenía que ver con el espectro político de izquierda / derecha. Se convirtió en un tema en el que creer o no creer. Así pues, Oslo se ha convertido en una fe.

Esto a su vez ha dado lugar a un enorme malentendido y a una tergiversación de la posición de Israel. Y es que Israel puede desear encontrar la paz, puede estar dispuesta a renunciar a territorios, pero lo que ocurre simplemente es que ya no cree en el proceso en sí mismo. Mi posición, al igual que la de muchos israelíes de hoy en día, es la de un liberal y humanitarista no creyente.

Oslo fue un proceso semi-negociado que terminó en un estallido de violencia deliberada. Oslo trató de realizar un proceso de afuera hacia dentro. Para favorecer el acercamiento, se dejó de lado cualquier tema considerado como problemático. Se creía que eligiendo simplemente la fruta ya madura, todo lo demás podría ponerse poco a poco a madurar. Pero el escenario de dos estados ha resultado ser un ejercicio de ingenuidad.

Marco histórico

Así que ahora comentaré como veo el problema subyacente. A finales de la década de 1930, los árabes del mandato británico de Palestina no tenían un fuerte liderazgo interno y estaban dirigidos desde el exterior. Entre 1949 y 1967, el poder se consolidó en las capitales árabes, tanto para Cisjordania como para Gaza.

El nacionalismo fue fomentado en los campos existentes dentro de Siria y del Líbano. Eso era algo que no podía producirse desde dentro de Gaza o de Cisjordania porque eran territorios cuyo mandatos ya estaban en manos árabes (Egipto y Jordania). Así pues, nació como un nacionalismo externo que se centró en el territorio del Israel pre 1967, el cual consideraba a Cisjordania y Gaza como irrelevantes.

Debido a que esos territorios nunca tuvieron un liderazgo natural que pudiera definir su identidad, se adoptaron las órdenes y proposiciones externas desde donde llegaron: de Assad en Siria, de Saddam en Bagdad, de Nasser en El Cairo, de Nasrallah en Beirut.

Esto dio lugar a un absurdo autodestructivo. ¿Cómo desde el exterior se podía decidir lo qué era mejor para los que estaban dentro, sobre todo cuando los del interior siempre tenían que pagar el precio por las exigencias procedentes del exterior?. En 1990, cuando Israel quería negociar con los árabes de Ramala, los árabes de Ramala se volvieron hacia Arafat en Túnez.

Se trató de un nacionalismo que veía a Gaza y Cisjordania como meros peones o como tropa de batalla. Así que si no se hizo nada para dar poder de decisión a la gente del interior, entonces se usó esa falta de poder en su contra. Si usted trae a Arafat de Túnez y sugiere la creación de un proceso de paz basado en el reconocimiento mutuo, terminará con bombas en los autobuses en todo Israel. Si se desmantelan los asentamientos y se abandona completamente Gaza, se termina con cohetes lanzados desde allí contra todas las grandes ciudades de Israel.

Y este goteo de veneno ha alimentado el conflicto desde el principio.

El odio externo

Un par de meses atrás yo estaba hablando con una estudiante de la SOAS que nació en Gran Bretaña. La pregunté acerca de sus padres, los cuales nacieron en Pakistán. Esta chica se describía así misma como una "refugiada palestina". También oí a otra estudiante con un pasaporte británico llamándose a sí misma "refugiada palestina" en una conferencia antisionista en Exeter a finales del año pasado. Hace tan sólo unas semanas estaba en Birkbeck cuando alguien describió una cena en la que participó. Alrededor de la mesa se habían sentado unas 12 personas, cada una con diferentes pasaportes. Algunas no hablaban árabe. Cada una se etiquetaba como refugiada.

Muchos de los refugiados eran ciudadanos jordanos, y bastantes ya vivían dentro de las áreas que controlaba la Autoridad Palestina. Los niños habían nacido en el actual Líbano, pero sus padres y abuelos también habían nacido en el Líbano. Otros afirmaron ser refugiados o desplazados palestinos con pasaportes canadienses, australianos, americanos: cada uno reflejando la nacionalidad de sus padres.

Siria sufre de una auténtica crisis de refugiados. Por el contrario, el "refugiado palestino" fue forjado como un arma contra Israel. Se trata de una identidad artificial creada por el paradigma de que no puede existir una normalización mientras no exista su asentamiento en Israel. Y como la demografía en Israel parecía en su momento cambiar a favor de los árabes, esta arma interesada fue también internacionalizada en el exterior del Oriente Medio. Hoy en día, es la punta de lanza del BDS. Sin embargo, se trata de otro movimiento externo cuya preocupación principal no pasa por el bienestar de las personas que habitan Ramallah o Gaza.

¿Así que si no es ahora, cuando? Ustedes nunca van a resolver nada mientras no se detenga este goteo de veneno en la herida. En primer lugar los refugiados, después todo lo demás. Esa es la política dictada desde el exterior.

La solución de dos fases

Lo que propongo no es una solución de dos estados, sino una solución en dos fases. Decirle a la chica británica que ella es británica. Decirle a las personas con ciudadanía jordana que son jordanos. Desechar la definición de refugiado palestino. Desmantelar la UNRWA y decirle al Líbano que después de 70 años ya es hora de que dejen de abusar de los derechos humanos de las personas que viven dentro de sus fronteras.

Coger a un adicto y alimentar tanto su adicción como su delirio, simplemente porque todo el mundo tiene miedo a decir la verdad, sólo se puede definir como un abuso. Querer poner fin a la saga de los refugiados en el interior de lugares como el Líbano también es una causa humanitaria. Obviar esa realidad y entorpecer darle solución sólo nos asegura que el conflicto continúe y que Israel permanezca atrapado en un perpetuo catch 22, con los que están en el exterior intoxicando y ensuciando permanentemente el ambiente.

Si se insiste en permitir que los delirios se sostengan artificialmente y que el odio infestado de aquellos que estando en el exterior dictan los términos básicos de la discusión entre el judío de Jerusalén y el árabe de Ramala, entonces perdurará el deterioro del ambiente y habrá pocas posibilidades para cualquier tipo de solución duradera.

Así que si la pregunta básica sobre la cuestión de una solución de dos estados es preguntarme si creo simplemente que podemos obviar todos estos problemas, entonces mi respuesta es bastante simple: No y no.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home