Sunday, May 01, 2016

¿Netanyahu se ha quedado descolgado de un acuerdo sobre el Golan que favorezca a Iran? - Ben Caspit - Al-Monitor



Abundantes palabras en muchos idiomas se han escrito desde esa medida drástica, la que marcó el lanzamiento de una campaña orquestada por Netanyahu en un intento de convencer a los principales líderes mundiales de la nueva realidad: que no hay otra alternativa que cimentar el control de los Altos del Golán por parte de Israel .

Netanyahu sostiene que mientras Siria está siendo dividida por diversas facciones yihadistas y el caos reina, exigir que Israel devuelva el Golán al régimen de Damasco es algo irreal y muy peligroso. El primer ministro hizo varias llamadas telefónicas a varios líderes mundiales, entre ellos al secretario de Estado estadounidense John Kerry. El 21 de abril, Netanyahu incluso viajó a Moscú para presentar su posición al presidente ruso, Vladimir Putin. "El Golán es de Israel, y esa es una línea roja", ha afirmado en todas esas conversaciones, señalando que los que exigen a Israel que lo devuelva a Siria están ignorando la realidad.

Pero resulta que la única persona que estaba haciendo caso omiso de la realidad no es otro que el propio primer ministro israelí. En las siguientes 48 horas, casi todos los líderes mundiales declararon que los Altos del Golán eran un territorio ocupado. Los Estados Unidos, Alemania, Rusia, la Unión Europea y otros, todos declararon que ellos no reconocen el control de los Altos del Golán por parte de Israel y que la única frontera reconocida es la Línea Verde. La comunidad internacional ha rechazado el intento israelí de tomar ventaja de la situación actual con el fin de anexionarse territorios que fueron obtenidos durante la Guerra de los Seis Días de 1967.

Un buen número de miembros del gabinete, así como de funcionarios del ministerio de Asuntos Exteriores y del establishment de defensa, creen que Netanyahu perdió recientemente una oportunidad histórica que nunca regresará para mejorar la posición estratégica de Israel con respecto a los Altos del Golán. La adaptación de lo que el difunto canciller israelí Abba Eban dijo una vez sobre los palestinos, "Los árabes nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad", según comentó un diplomático israelí con sede en Jerusalén bajo condición de anonimato, que "Netanyahu nunca pierde la oportunidad de perder una oportunidad". Esta opinión es compartida por al menos dos ministros del gabinete (si no más) y también por un buen número de responsables del establishment de defensa.

De acuerdo a esa versión, a Netanyahu se le presentó dicha oportunidad tras la firma del acuerdo nuclear en julio del año pasado entre las potencias mundiales e Irán en Viena. En mayo de 2015, Al-Monitor reveló que los estadounidenses propusieron a Netanyahu detener su campaña contra el acuerdo nuclear y entrar en negociaciones con ellos para lograr una versión mejorada y un muy generoso "paquete de compensación" que permitiría a Israel mantener su ventaja cualitativa y la posición estratégica en la región. Los estadounidenses, según esta versión, le explicaron que lo que estarían dispuestos a ofrecer a Netanyahu sería mucho mayor si enterraba el hacha de guerra en vez de continuar su lucha sin sentido.

Sin embargo, Netanyahu decidió descartar sin rodeos la oferta estadounidense, negándose a entrar en negociaciones con la administración Obama. En lugar de ello, continuó luchando contra el acuerdo nuclear hasta casi el final, en la creencia de que había una posibilidad de derrotar al presidente de Estados Unidos en el Congreso. "No tengo ninguna intención de dejar que los estadounidenses compren mi alma por unas migajas. No tengo ninguna intención de comprometer mis principios", le dijo Netanyahu a un funcionario que intentó convencerle para que mirara la realidad desde un nuevo punto de vista, de acuerdo con una alta fuente diplomática que habló con Al-Monitor en condición del anonimato.

Según esa historia, Netanyahu habría podido obtener del presidente Barack Obama un “vago reconocimiento estadounidense” de la situación que prevalece en los Altos del Golán a la “vista de los acontecimientos sobre el terreno o la nueva realidad", según señaló una fuente diplomática a Al-Monitor. Esto habría sido similar a las cartas que el presidente George W. Bush otorgó al primer ministro israelí Ariel Sharon en abril de 2004, que incluían algún tipo de reconocimiento americano de los bloques de asentamientos israelíes en los territorios

[N.P.: Menuda garantía y ejemplo propone Ben Caspit, esas cartas no han sido reconocidas por el presidente americanos posterior, Obama. ¿Quién asegura a Israel que no le pasaría lo mismo con las ofertas de Obama?]

"Hubo un momento propicio en Washington", comentó un alto funcionario diplomático israelí a Al-Monitor en condición de anonimato. "Podríamos haber reparado los daños con Obama y llegado a una fórmula en la que todos podíamos estar de acuerdo. También habría tenido sentido", añadió. "Después de todo, todo el mundo tenía claro el hecho de que el acuerdo nuclear agravaba los riesgos de Israel en el frente norte. No habría sido razonable, por lo tanto, pensar que los estadounidenses entendieran que en ese momento se podía esperar que Israel se retirara de los estratégicos Altos del Golán". Pero Netanyahu no escuchó nada de eso. Insistió en la consecución de su lucha desesperada contra el acuerdo nuclear a fin de no tener que pasar a la historia como la persona que dijo "" al acuerdo del mal.

En la actualidad, se encuentra en una situación desesperada. El acuerdo de ayuda a la defensa entre Israel y los Estados Unidos para los próximos 10 años está empantanado. La administración está ofreciendo dar menos de lo que Israel está pidiendo. En cuanto a los Altos del Golán, nadie está dispuesto ya sea a escuchar o a entender la posición israelí. "Debo admitir que [en ese momento] pensé que Netanyahu tenía razón", dijo uno de los miembros del gabinete al Al-Monitor en condición de anonimato. "Hoy me siento inclinado a entender que fue un error. Aunque suene como si fuera un derrotista, el hecho es que el acuerdo nuclear muy probablemente no podría haber sido evitado, mientras que la posición estratégica de Israel sí se podría haber mejorado bastante".

Hay que tener en cuenta que a pesar de sus enérgicas declaraciones con relación a los Altos del Golán de hace unos 10 días, Netanyahu negoció con los sirios en dos ocasiones la retirada de Israel a cambio de la paz. El primer caso se produjo durante el primer mandato de Netanyahu (1996-1999), cuando su enviado el multimillonario Ron Lauder mantuvo conversaciones con el presidente sirio Hafez al-Assad.

Netanyahu no abandonó la idea y reanudó las negociaciones con los sirios cuando regresó al poder en 2009. En aquel entonces el intermediario fue el enviado estadounidense Fred Hof, quien fue asistido por Dennis Ross, un alto asesor de la Casa Blanca. Yendo y viniendo entre Damasco y Jerusalén, Hof tuvo al menos una larga reunión con el presidente Bashar al-Assad. Una vez más, Netanyahu expresó su acuerdo a retirarse de los Altos del Golán.

A pesar de que la frontera misma no fue determinada, el principio básico parecía determinado. El equipo de Netanyahu comenzó a trabajar en los mapas y en los archivos históricos, al mismo tiempo que al estudio cuidadoso de las negociaciones previas celebradas entre el ex primer ministro Ehud Olmert y el presidente sirio. Pero entonces estalló la revuelta siria y Netanyahu aprovechó la oportunidad para cortar las conversaciones. Por muy poco se salvó de tener que firmar un acuerdo histórico con Assad antes de Siria fuera despedazada y estuviera envuelta en llamas.

Lo que Netanyahu puede hacer ahora es seguir la actual política israelí que ha mantenido prudentemente el Golán sin entrar en el calor de la batalla. Israel ya ha dejado claro que no iba a emprender un acuerdo con Siria que comprometa sus intereses estratégicos o de seguridad. "No vamos a llegar a un acuerdo ante una situación en la que Irán o Hezbolá permanezcan en el Golán en un segundo frente contra Israel", comentó un alto funcionario de seguridad del ministro de Defensa Moshe (Bogie) Yaalon a Al-Monitor en condición de anonimato. ¿Qué pasará si esto es exactamente lo que ocurra dentro de poco? ¿Qué va a hacer Israel entonces? Esa pregunta queda sin respuesta.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home