Monday, May 16, 2016

Una réplica a esos judíos antisionistas que convierten póstumamente a las víctimas del Holocausto en enemigos del sionismo - Dave Rich - UkMediaWatch



En una carta pública en The Guardián, unas docenas de judíos británicos antisionistas y seguidores del cada vez más antisemita partido Laborista, refutan un artículo en el Telegraph del gran rabino británico Ephraim Mirvis donde opinaba que el antisionismo era una forma de antisemitismo, alegando por su parte que la mayoría de los judíos asesinados por los nazis eran indiferentes o bien antisionistas.

Aquí está su carta:
Uniéndose a los sensacionalistas alegatos de antisemitismo dentro del partido Laborista, donde el nivel de decibelios de los titulares está en proporción inversa a la evidencia que les respalda, e ignorando el más grave racismo antimusulmán en la campaña, el rabino Mirvis ataca al partido Laborista mediante el lanzamiento de una defensa del sionismo que lo convierte de una ideología política (de la que puedes ser compatible o estar en contra) en una religión que está fuera de toda duda. Nosotros, judíos británicos, lo rechazamos categóricamente. 
Mirvis ataca como "antisemitas" a los que separan el judaísmo del sionismo. Sin embargo, la mayoría de los judíos que perecieron en el Holocausto eran indiferentes al sionismo y muchos de ellos se opusieron a él. En las últimas elecciones municipales en la comunidad judía más grande de Europa, Polonia, justo antes de la Segunda Guerra mundial, los judíos de Polonia votaron abrumadoramente a favor de los socialistas seculares y antisionistas del Bund, mientras que los partidos sionistas obtuvieron un porcentaje irrisorio. 
¿El rabino Mirvis quiere etiquetar póstumamente a las víctimas del Holocausto como enemigos del judaísmo y, por lo tanto, como antisemitas?

Las réplicas de Dave Rich y del historiador Colin Shindler

Dave Rich
Los redactores de la carta que buscan defender al partido Laborista de las abundantes acusaciones de antisemitismo se deshonran a sí mismos y a su argumento cuando afirman que "la mayoría de los judíos que perecieron en el Holocausto eran indiferentes al sionismo y muchos de ellos se opusieron a él"  
Ellos, simplemente, no saben nada de lo que pensaban sobre el sionismo los 6 millones de víctimas del antisemitismo nazi. Ellos tampoco saben cuántos de esos muchos judíos polacos que votaron por partidos no sionistas antes de la guerra cambiaron sus puntos de vista al verse obligados a vivir en ghettos y campos, donde desfallecieron de hambre y trabajaron hasta la muerte, fueron fusilados en fosas o fueron conducidos a las cámaras de gas. Tampoco saben cuántos de esos judíos podrían haber sido salvados si Israel hubiera existido en la década de 1930, ni cuántos sobrevivientes estuvieron agradecidos al sionismo después de la guerra, cuando Israel fue el único país que los aceptó. 
Hacerse portavoces de los que ya no pueden hablar con el fin de librar sus actuales batallas políticas resulta muy mezquino. Pueden decir que hablan como judíos, pero vuelven a demostrar una indiferencia impresionante por las sensibilidades y sentimientos del resto de judíos. Ellos harían bien en no repetir sus afirmaciones.

Colin Shindler
Los firmantes de la carta no mencionan que ni un solo bundista (del partido izquierdista, secular y no sionista Bund) fue elegido miembro de la Dieta, el parlamento polaco durante los años de entreguerras. Los sionistas y los ultra ortodoxos tuvieron mucho más éxito.  
En 1939, el Bund dependió de un acuerdo electoral con el partido socialista polaco para obtener elegidos en las elecciones municipales. Esos judíos de Varsovia que votaron por el Bund fueron posteriormente asesinados por los nazis en el Holocausto, y el camarada Stalin ordenó la ejecución de sus líderes, Henryk Ehrlich y Victor Alter, que habían buscado refugio en la Unión Soviética.  
Después de la guerra, muchos sobrevivientes bundistas y otros miembros de la izquierda siguieron el enfoque de Trotsky en la década de 1930 de que había algo de valido en aquellos judíos que partieron hacia Palestina para construir el socialismo. 
Fue después de 1945, con el reconocimiento de que no hubo ningún levantamiento de los trabajadores internacionales para salvar a los judíos durante el Holocausto, lo que transformó al sionismo y dejó de ser una preocupación minoritaria entre los judíos. La reciente encuesta realizada por la City University sobre las actitudes judías británicas hacia Israel, indicaba que un abrumador 93% consideraba que su identificación con Israel constituía una parte de su identidad actual. 
Su apego ideológico y emocional al Bund de antes de la guerra ciega a los firmantes de la carta y no les deja ver que el antisionismo en ocasiones puede volcarse en estereotipos antisemitas y por lo tanto debe ser condenado.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home