Sunday, June 26, 2016

Abbas rechaza la mano de Rivlin... y la paz - Elliot Abrams



Desde que dejé la Casa Blanca en enero de 2009, he estado diciendo a los que me han querido oír que el presidente de la Autoridad Palestina y líder de la OLP, Mahmoud Abbas, nunca, nunca firmará un acuerdo de paz con Israel, y no importa cuál sea su contenido.

Los que todavía dudan podrían reflexionar sobre los acontecimientos de esta semana. Abbas y el presidente de Israel, Reuben Rivlin, estaban ambos en Bruselas, y el presidente Europeo Martin Schulz pensó que sería bueno conseguir que se reunieran. El puesto de Rivlin es ceremonial, pero esa es una razón adicional para un gesto ceremonial de reconciliación. Abbas simplemente se negó a ello. Rabin pudo estrechar la mano del terrorista Arafat, pero Abbas no puede estrechar la mano del ex-parlamentario y ahora presidente, Rivlin.

Abbas y Rivlin hablaron con el Parlamento Europeo, donde Abbas demostró una vez más cuán cerca está de firmar un acuerdo de paz. Informó a los parlamentarios europeos que Israel había cortado el suministro de agua a Cisjordania durante el Ramadán con el fin de perjudicar a los palestinos, una acusación que el Ministerio de Información palestino siguió repitiendo.

El argumento más notable del discurso de Abbas fue el siguiente: "El pueblo palestino ha experimentado un asesinato masivo a una escala histórica y unos ataques sin precedentes bajo los ojos y oídos de la comunidad internacional, quien proporciona inmunidad a Israel. Los palestinos están pasando por días oscuros y viven bajo la tiranía y el racismo de la ocupación. Hace apenas una semana varios rabinos en Israel pidieron a su gobierno que envenenara el agua con el fin de matar a los palestinos".

Envenenar los pozos: Esta difamación medieval contra los judíos está viva, según vemos, en la retórica del presidente palestino. Y en cuanto al "asesinato en masa", desde luego que hay un montón de ellos pero en el ámbito musulmán, sobre todo en Siria, donde tal vez 500.000 musulmanes ya hayan sido asesinados. Entre ellos se encuentran los palestinos, que vivían en campos de acogida. Pero de todo esto no tenía, por supuesto, nada que decir.

Abbas se ha beneficiado en gran medida de la comparación con su predecesor, Yasser Arafat, y del registro de corrupción y de terrorismo de Arafat. Pero la Autoridad Palestina bajo Abbas está recompilando su propio registro de corrupción, y aunque Abbas siga denunciando el terrorismo en cada discurso, su Autoridad Palestina sigue honrando y celebrando a los terroristas que matan a los israelíes. Abbas carece de carisma y lleva un traje y corbata, a diferencia de Arafat, pero esas cualidades no deben confundirse nunca con la intención de firmar en alguna ocasión un acuerdo de paz.

Abbas en la actualidad lleva mucho más tiempo gobernando que Arafat, y los israelíes y los palestinos no están más cerca de la paz. Su negativa a reunirse con Rivlin y su despreciable discurso de esta semana repleto de libelos de sangre son recordatorios de que él despreció la oferta de paz de Ehud Olmert en 2008 y que se negó a los esfuerzos por la paz del presidente estadounidense Barack Obama y por el secretario de Estado, John Kerry, para traerlo a la mesa de negociaciones.

Así pues mis opiniones no han cambiado desde 2009: Abbas nunca va a firmar un acuerdo de paz.

La vida en Cisjordania se puede hacer mejor, Israel y la Autoridad Palestina pueden avanzar hacia la mejora de las relaciones, se puede combatir el terrorismo, la autonomía palestina se puede negociar, pero no habrá paz negociada por Mahmoud Abbas. Cuanto más pronto comprendan esta realidad los gobiernos occidentales más avanzarán los enfoques pragmáticos sobre el conflicto entre israelíes y palestinos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home