Saturday, August 20, 2016

El curioso silencio de ciertos medios israelíes ante la filtración de documentos de la fundación de Soros: A caballo regalado no le miren los dientes - Ben-Dror Yemini - Ynet



Curiosamente, a la trama internacional dirigida por el multimillonario George Soros que recientemente salió a la luz debido a ciertos documentos filtrados, no se le ha dado mucha cobertura en ciertos medios de comunicación israelíes, y ciertamente no en comparación con los propios medios estadounidenses. El propio George Soros es un conocido anti-israelí, y los vastos sistemas de apoyo que ha creado no sólo están dirigidos a influir en el conflicto árabe-israelí, sino que van mucho más allá. Soros decidió llamar a su esfuerzo Open Society Foundations, un nombre un tanto extraño cuando se conoce el secretismo que rodea su estrategia global. Podría haberse llamado muchas cosas, pero "abierto" no es una de ellas.

Cualquiera que siga los informes de ONG Monitor sobre Soros conoce que no está involucrado en proyectos que promuevan la paz, la solidaridad y la reconciliación entre los diferentes pueblos. Eso no es lo que persigue. Más bien en lo que Soros se ha centrado es en financiar diferentes organismos, la mayoría de ellos palestinos, que apoyan las campañas de deslegitimación y demonización de Israel. Esto ya lo sabe cualquiera que haya estudiado el historial de Soros, pues como el propio Soros ha admitido, sus acciones promueven el antisemitismo. Este hombre malvado, ha sido procesado en Francia por tráfico de influencias y ha utilizado la especulación financiera para amenazar con derribar a naciones enteras.

El conocido filósofo Slavoj Zizek dijo de él que la "rutina diaria de Soros es una mentira encarnada: la mitad de su tiempo lo dedica a la especulación financiera, la otra mitad a "actividades humanitarias" (las comillas son mías)". El porpio Žižek es un conocido antisionista, tal como él mismo admite, pero incluso ciertos antisionistas pueden hacer el bien en ciertos momentos.

Y es que la calma relativa que se respira en cierta prensa israelí ante estas noticias, promueve la sospecha de que dar publicidad a los documentos filtrados de Soros perjudicaría a algunas de las organizaciones que ha apoyado, como el New Israel Fund y Breaking the Silence. Esto subraya aún más las quejas ridículas promovidas ante la "Ley de las ONG" aprobada por la derecha, la cual les exige que sean transparentes solamente en lo que se refiere al respaldo que reciben de organizaciones y países ajenos a Israel. Cuando ciertas organizaciones y ciudadanos privados quieren marcar el comienzo de un nuevo orden mundial, hay que preguntarse si ese nuevo orden será mucho más peligroso.

El mensaje final de la historia de las filtraciones de Soros es que debe ponerse en funcionamiento una respuesta práctica. Tiene que haber algún tipo de legislación que controle más seriamente las donaciones a las ONG. Cuando organismos privados o gubernamentales, ya sean Soros o Suecia, o un fondo de una iglesia irlandesa, comienzan a ayudar a organizaciones que niegan la existencia misma de Israel, o apoyan el racismo, no se debe permitir sus donaciones a ONG de Israel que tienen una agenda política muy clara.

Es simplemente inaceptable que organismos, países o personas que niegan el derecho de Israel a existir se les permita interferir en el funcionamiento interno del estado a través de generosas donaciones a ONG's que apoyan, por ejemplo, el derecho de retorno palestino. Un país no puede permanecer indiferente ante campañas que buscan su ruina.

Así dice la Ley básica de Israel: la Knesset, que limita la presencia de representantes electos a cualquier organismo que niegue el derecho de Israel a existir, también debe aplicarse en lo que se refiere a la financiación de las ONG.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home