Thursday, August 04, 2016

Los nuevos católicos de Francia - Gil Michaeli - Ynet



Solía ​​esperarse que el Tour de Francia elevara a los titulares, aunque por muy poco tiempo, a los pueblos y a las pequeñas ciudades anónimas de Francia. La semana pasada sucedió, pero fue por el ISIS: antes del ataque terrorista en una iglesia, pocos en Francia habían oído hablar de Saint-Etienne-du-Rouvray, el pequeño pueblo a orillas del Sena que, desde la revolución industrial, se había convertido en un barrio sin encanto de los trabajadores que trabajan en Rouen.

Muchos también se sorprendieron al oír de una iglesia que mantenía su actividad en medio de una semana de finales de julio, y ello con la temporada de vacaciones en Francia alcanzando su cúlmen. Un buen número de iglesias no siempre tienen fieles, un pilar de la fe católica, para sus misas dominicales: los sacerdotes, como los feligreses, están disminuyendo, y las iglesias se están convirtiendo en monumentos arquitectónicos y lugares turísticos. El cura Jacques Hamel, de 85 años de edad, fue sacrificado en el altar de su iglesia ante tres monjas y apenas pareja de ancianos, lo que representa casi una caricatura del estado del catolicismo francés.

Pero esta es sólo una imagen parcial. El catolicismo francés ha pasado por una transformación profunda. Como reacción a la secularización radical que comenzó en los años 60, y no menos por el fortalecimiento del Islam en Francia, ha surgido una nueva generación de creyentes y activistas que se caracterizan por el compromiso religioso y no dudan también en hablar de temas políticos. La reciente lucha contra la ley que permite casarse a las parejas del mismo sexo y adoptar niños es un ejemplo tanto de su creciente número y  de su determinación.

La característica principal de los nuevos católicos es que se sienten ciudadanos de su Iglesia, y no como sus sujetos. A pesar del celo religioso y del orgullo por su pertenencia a la Iglesia, ellos no aceptan automáticamente su línea oficial, como por ejemplo su opinión favorable a la inmigración y al Islam. Asimismo, no ocultan la brecha existente con la Iglesia oficial, ya que la gran mayoría de ellos son conservadores que tienden hacia las política de derechas, y el Papa Francisco es percibido como un liberal o progresista en muchos temas. Muchos de ellos incluso se sienten hoy más papistas que el Papa.

Estos procesos han colocado a estos nuevos católicos ante una poderosa tentación: la política comunitaria. En vista del éxito de la comunidad judía organizada a la hora de la defensa de lo que considera sus intereses, y el intento de los musulmanes de copiarla, ¿por qué no deberían los católicos franceses adoptar esas mismas políticas comunitarias?

El asesinato en Saint-Etienne-du-Rouvray puso fin a esto. Cualquiera que, durante las primeras horas después del ataque terrorista, ofreció condolencias a "la comunidad católica de Francia", recibió sorprendentementre respuestas rápidas y severas de parte de los republicanos laicos, la Francia oficial: En Francia parece que pueden existir las comunidades judía, protestante y musulmana, pero parece que no puede haber ninguna comunidad católica, precisamente cuando la cristiandad católica representa la fe histórica de la nación y uno de los pilares del ser francés.

Aunque el discurso oficial es cuidadosamente neutral, muchos de forma espontánea expresan que los católicos en Francia tienen un estatus especial. Si, hasta hace unos meses, alguien pretendía introducir en el preámbulo de la Constitución que las raíces de Francia eran cristianas, habría sido acusado de islamofobia, por lo tanto lo que está ocurriendo ahora es nada menos que el rediseño del consenso francés.

Pocos años antes, Nicolas Sarkozy trató de tener un debate público sobre la cuestión de la identidad nacional y recogíó una ridícula y vehemente oposición vehemente. Ahora el ISIS está obligando a dicho debate en la sociedad francesa.

Cada ataque terrorista plantea ante la sociedad francesa una nueva pregunta fundamental: cuales son los límites de la libertad de expresión. El último (por ahora) ha puesto en la agenda política el lugar del catolicismo en la identidad colectiva. Antes de que se persone el nuevo enemigo, Francia no sólo está haciendo preparativos, sino que también se está descubriendo y redefiniéndose a sí misma.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home