Saturday, September 24, 2016

Los musulmanes en Francia: !! la encuesta que revela todo, por fin !! - Martine Gozlan - Mariann



Siempre existen razones para investigar.  Lo que está oculto, cerrado, sellado, no está menos presente y creciendo aunque cada vez sean más grandes los diversos armarios donde se tratan de ocultar los hechos. Con referencia al Islam - el Islam en Francia o el Islam de Francia -, los escondites abundan. Hasta que los yihadistas no decidieron venir a matarnos, fusilarnos, aplastarnos, degollarnos, cualquier referencia a un posible primer borrador que atestiguara la incipiente  radicalización de una franja minoritaria de los musulmanes franceses estaba estrictamente prohibida.

Los periodistas, los políticos, los demógrafos, todos se esforzaron durante veinte años en demostrar que todo iba a mejor en el mejor de los mundos islámicamente integrado. Después de haber seguido este affaire desde el año 1995 - cuando los primeros ataques en París y el terror yihadista en Argelia - y haber publicado un ensayo sobre el Islam y la República subtitulado "Los musulmanes en Francia contra el integrismo", puedo testimoniar que se ha tratado de esconder al Islam (de Francia, en Francia, etc ...) como a un elefante en un sótano. Los demógrafos "buenos y progres" (Hervé Le Bras) anatemizaban a los "malos", entre ellos la intrépida Michèle Tribalat, por atreverse a reclamar datos y mostrarse preocupados por la desaceleración de las uniones mixtas. El amor ha sido durante mucho tiempo el denominador republicano y francés más habitual, para gente procedente de múltiples orígenes, del deseo de compartir nuestro cielo francés. Pero no, no era preciso decir, ni mostrar, ni pensar, ni investigar. De ahí se deriva nuestra caída.

Pues bien, el Instituto Montaigne ha roto el silencio, impulsado por las circunstancias. El estudio encargado por el IFOP y publicado por el Journal du Dimanche confirma esos temores que ayer era muy poco prudente expresar abiertamente - quizá siempre en el poderoso reino de los sociólogos -, bajo pena de estar bajo arresto domiciliario por un repugnante crimen político-moral anti políticamente correcto.

Sobre una muestra representativa de la población musulmana en Francia ha detectado tres grupos existentes. Un "primer grupo", el 46%, se dice "totalmente secular", pero en una versión ligeramente reformulada, ya que "no reniegan por tanto de su religión, a menudo identificada con la alimentación halal y por una práctica religiosa mucho más regular que la media nacional".  Dependiendo de qué, "8 de cada 10 musulmanes creen que los niños deben comer halal en la escuela", comenta Le Monde. EL 65% también dice favorecer el velo (que se pueda ver allí donde ya le vemos, en las calles, autobuses, trenes subterráneos, facultades... a pesar de que parecen decirnos que no lo ven, o al menos no en sus casas, no en su calle, en su metro, etc ...), pero sin necesariamente llevarlos ellos. El resto, el 35%, si lo llevan, así pues, ¿cuántos mañana?

Un "segundo grupo" de acuerdo a la metodología, también se cataloga como secular... mientras apoya la expresión de la religión en su lugar de trabajo. Con la práctica de las cinco oraciones en la oficina, demos la bienvenida al maravilloso mundo de una nueva "moda laica". Estos republicanos compatibles coranicamente, tal como era de esperar "han adoptado ampliamente la norma halal como definición de ser musulmán". Estimado Abdennour Bidar y esos otros intelectuales que están a la busca del final del túnel de un Islam moderno, parece que no será para mañana.

Vamos ahora a "lo peor de la encuesta" (mientras que Le Monde y un montón de otros comentaristas, con la excepción de Elizabeth Levy que en Causeur lleva dando la voz de alarma durante bastante tiempo, tienen todo lo anterior como "lo mejor" de la encuesta). Existe un "tercer grupo", un 28% de franceses musulmanes  - estamos escribiendo franceses musulmanes a pesar de que ellos mismos se consideran antes que nada musulmanes franceses - desafían abiertamente el secularismo. Teniendo en cuenta sus respuestas - a favor del niqab, colocan a la Sharia por encima de la ley del país -, el informe del Instituto hace hincapié en que estos jóvenes musulmanes - el 10% del total de los jóvenes franceses - se muestran "claramente opuestos a los valores de República y ponen de manifiesto una lógica separatista con respecto a la sociedad francesa y Francia". En otras palabras, están en una confrontación directa con los valores del país que supuestamente es el suyo. ¿El siguiente estudio se enfocará en su deriva hacia el salafismo y el yihadismo?

Es el sociólogo Hakim El Karoui quien realiza un comentario de la investigación. Debemos recordar nuevamente que es preciso investigar. En Marianne lo hacemos a menudo, pero no de manera tan amplia, y por hacerlo a menudo hemos sido tachados de desviacionistas reaccionarios por los organismos de control habituales de islamismo-izquierdismo políticamente correcto. Así que gracias a los investigadores del IFOP-Montaigne. Pero hasta cierto punto.

Y es que las conclusiones que extrae Hakim El Karoui son adecuadamente aberrantes. Para desactivar la bomba - que está ahí, eh, ahora todos parecen estar de acuerdo -, él aboga por la enseñanza del árabe en las escuelas "para evitar que los padres envíen a sus hijos a las escuelas coránicas". En otras palabras, "desintegremos más para integrar mejor", alejemos más a la población musulmana joven del lenguaje común para pretender aproximarla al resto de la sociedad francesa

Vamos, como si los propios investigadores no hubieran entendido su propia investigación.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home