Sunday, October 30, 2016

El error cometido por las Women Wage Peace (Mujeres por la Paz): aunque lo repitan "no existe ningún socio palestino" - Ben-Dror Yemeni - Ynet



Hay algo refrescante en el nuevo movimiento, las mujeres por la paz. Consiguieron que miles de mujeres participaran en una larga marcha y en la manifestación final, israelíes y palestinas, judías y musulmanas. Y por regla general, debemos acoger cualquier movimiento que trabaje por hacer avanzar la reconciliación y el entendimiento, al igual que debemos condenar cualquier movimiento que trabaje por incrementar la hostilidad hacia Israel y el rechazo palestino, tratando de disfrazar a Israel como un criminal

No obstante, tengo algo que decirles a ellas. El nuevo movimiento repite la desgastada afirmación de que "existe un socio". Esta afirmación realmente promueve la ideología de la derecha dura israelí, porque si hubiera realmente un socio, ya deberían estar celebrándose negociaciones con el fin de llegar a un acuerdo. Pero ya hemos pasado por todo esto. Los palestinos rechazaron la propuesta del ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton y la del ex primer ministro Ehud Olmert. Quien piense que aceptarán pronto un acuerdo sobre la misma base está siendo dirigidos por ilusiones.

Recientemente el presidente palestino, Mahmoud Abbas, aclaró en las Naciones Unidas que "el problema es la Declaración Balfour", añadiendo que "hay seis millones de refugiados palestinos que esperan recibir lo que les corresponde y que se le permita regresar a sus hogares". En el 2008, en respuesta a la propuesta de Olmert, dijo a la secretaria de Estado Condoleezza Rice que "había cuatro millones de refugiados" esperando lo mismo.

No hay ningún precedente histórico de un líder que quiera que su pueblo se mueva a un estado diferente. Y eso es triste, porque realmente es el líder árabe palestino más moderado, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que sus predecesores son personas como el muftí Haj Amin al-Husseini y Yasser Arafat.

Por lo tanto, el argumento de que "existe un socio" impide el movimiento requerido: una separación de acuerdo con el interés de Israel, en unas condiciones que han sido recomendadas en los últimos años por muchos miembros del establishment de defensa (como por ejemplo, "el programa de los comandantes"), de manera que evite los errores de la separación (de Gaza) y detenga el deterioro de un modelo de un único estado de gran tamaño que ya no sería judío.

Debemos conseguir esto a través del uso de la cabeza: "la derecha radical y la izquierda radical israelí sí tienen un socio, porque los palestinos se oponen a un acuerdo sobre la base de dos estados para dos pueblos". Esa es la coalición (con los palestinos) que defiende un único estado. En cambio, "la derecha moderada, el centro y la izquierda sionista no tienen ningún socio".

No hay necesidad de esperar a "un mesías palestino", ya que nunca llegará. Existe la necesidad de avanzar hacia un acuerdo. Mientras tanto, las declaraciones de que "existe un socio" sólo perpetúan el estancamiento y sirven a la visión de la derecha, sobre todo de la derecha radical.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home