Sunday, October 30, 2016

Gran artículo: ¿Obama está preparando un disparo de despedida contra Israel? - Charles Krauthammer - TWP



La semana pasada, la agencia cultural de la ONU, la UNESCO, aprobó una resolución que brutalmente condenaba a Israel (en adelante, "la potencia ocupante") por varios presuntos delitos y violaciones del Monte del Templo en Jerusalén. Exceptuando que la resolución nunca usa ese término para el santuario más sagrado del judaísmo. Se refiere a él, y lo denomina exclusivamente, como musulmán, en un intento deliberado para erradicar su conexión - por no hablar de su centralidad - con el pueblo judío y la historia judía.

Este absurdo orwelliano, forma parte de un esfuerzo aún mayor para negar la conexión judía con su tierra ancestral, y es un insulto no sólo para el judaísmo, sino también para el cristianismo. Es una burla a los Evangelios, la crónica de la historia de ese judío galileo cuya vida y ministerio se desplegó en toda la Tierra Santa, sobre todo en Jerusalén y en el templo. Si ese lugar no es más que un lugar musulmán, ¿qué ocurre con el fundamento del cristianismo, que ocurrió 600 años antes del Islam, acaso llegó a existir?

Esta resolución de la UNESCO no es más que una de las ramas más surrealistas de la campaña mundial para deslegitimar a Israel. Cuenta para ello con el movimiento BDS, ahora cada vez mayor en los campus universitarios occidentales, y con algunas iglesias protestantes tradicionales . Y se extiende incluso en algunos recintos del Partido Demócrata.

Bernie Sanders intentó introducir en la plataforma del Partido Demócrata una plataforma más desfavorable para Israel. Fracasó, pero cuando un par de asesores de campaña de Hillary Clinton (en los correos electrónicos revelados por WikiLeaks) cuestionaron por qué se debía mencionar a Israel en sus discursos, el jefe de campaña Robby Mook estuvo de acuerdo : "No debería mencionar a Israel en los actos públicos. Especialmente ante los activistas demócratas". Dando a entender que la sola mención de Israel es tóxica.

¿Y qué pensar de la corrección de la Casa Blanca a un comunicado de prensa sobre el funeral de Shimon Peres? La versión original identifica la ubicación que identificaba al país como "Monte Herzl, en Jerusalén, Israel". La corrección tachó Israel.

Pero entonces, ¿dónde está Jerusalén para la Casa Blanca? ¿En Sri Lanka? Por otra parte, el Monte Herzl no está ni siquiera en el disputado Jerusalén oriental. Está en el oeste de Jerusalén, dentro de los límites del Israel de las líneas pre-1967. Si eso no es Israel, ¿qué es para la Casa Blanca de Obama?

Pero este tipo de gestos cobardes son meros alfilerazos en comparación con el daño al que se enfrenta Israel en los últimos días de la presidencia de Obama. Como John Hannah de la Fundación para la Defensa de las Democracias escribió recientemente (en Foreign Policy), ha habido indicios desde hace meses de que el presidente Obama podría ir a la ONU y desvelar sus propios parámetros para un marco definitivo para una solución de dos estados. Esto luego se recogería en una nueva resolución del Consejo de Seguridad que podría reconocer oficialmente un estado palestino en el territorio que Israel tomó posesión durante la Guerra de los Seis Días de 1967.

Hay una razón para que tal movimiento se haya resistido para los ocho anteriores administraciones estadounidenses: "derriba la premisa central de la paz en Oriente Medio, tierra por paz". En virtud de la cual los palestinos obtienen su estado después de negociaciones en las que las partes están de acuerdo en los límites reconocidos, con un reconocimiento mutuo y la declaración de un final permanente del conflicto.

Con Obama, "tierra por paz sería reemplazado por tierra a cambio de nada". Haciendo suyo con antelación un estado palestino, y lo que sería esencialmente una retirada total israelí, se eliminaría el incentivo palestino para negociar y quitaría a Israel las monedas de cambio territoriales, del tipo que utilió por ejemplo para lograr la paz con Egipto.

El resultado sería no sólo la guerra perpetua, sino un daño incalculable a Israel. E irreversible, también, porque la resolución sería protegida de la alteración por el veto de Rusia y / o China.

En cuanto a los daños, tengan en cuenta un ejemplo: el barrio judío de Jerusalén fue destruido y se realizó una limpieza étnica de sus residentes judíos por sus conquistadores árabes en la guerra de 1948-1949. Fue reconstruido por Israel después de 1967. Ahora estaría abierto a una absurda batalla judicial en la que la posesión por el Estado judío de dicho barrio judío constituiría una ocupación criminal de otro país .

Israel sería arrastrado sin cesar a los tribunales (nacionales e internacionales) para hacer frente a las sanciones, boicots (ahora con apariencia de legalidad) y la detención de sus líderes. Todo esto debido a que violaría un mandato de la ONU al que ningún gobierno israelí, de izquierda o derecha, podría adherirse.

Antes de las actuales elecciones presidenciales, Obama no se atrevió a intentar incorporarlo en su legado final  para que fuera junto al acuerdo de Irán y la conciliación Castro, por temor a dañar Clinton. Su última oportunidad llega después de las elecciones. La única persona que le puede disuadir, señala Hannah, es la propia Hillary Clinton, obligando a Obama a comprometerse a no hacer nada antes de abandonar el cargo, algo que ate sus manos de convertirse en presidente.

Los partidarios de Clinton que se preocupan por Israel y por la paz tienen que instarla a hacerlo ahora mismo. Pronto será demasiado tarde. Pronto Obama será libre para ejecutar un devastador disparo de despedida a Israel y al primer ministro que tanto detesta.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home