Tuesday, November 15, 2016

Gran artículo: La locura de la corrección política preparó el camino para Trump (y Amoz Oz y otros como él han preparado el de Netanyahu) - Ben-Dror Yemini - Ynet





Este no es otro error, es una serie de errores. Es una tendencia. Algo está sucediendo en los países del mundo libre. En Israel, ocurrió en las elecciones de 2015. Después sucedió en Gran Bretaña en el referéndum del Brexit. Y esta semana, todos los registros se rompieron. Donald Trump ridiculizó a todos los comentaristas y encuestadores en las urnas. Puede ser locura, pero hay algo de lógica en ella.

Podemos hablar de gestión de campañas, de eslóganes y de giros. Pero hay otra explicación para estos cambios. El mundo libre está cambiando ante nuestros ojos. Se siente amenazado. Es cada vez más débil. Después de la era cosmopolita que se reflejó en una apertura de las puertas, en la desaparición del concepto de nación y en el surgimiento de la Unión Europea, vinieron los males de esta época. La globalización contribuyó a la pérdida de identidad. Enormes ondas de inmigración profundizaron la frustración.

En Francia, hace varios años, el entonces presidente Nicolas Sarkozy trató de mantener un debate sobre la cuestión de la identidad nacional. Los intelectuales boicotearon el debate. Lo veían como una expresión del antiguo chovinismo nacionalista. Un debate similar comenzó también en Inglaterra. Y una vez más, fueron las élites intelectuales las que predicaron una "sociedad abierta". Ese es también el nombre de la fundación establecida por el multimillonario George Soros, uno de los principales donantes de Hillary Clinton y de decenas de ONGs en Europa y en Israel, las cuales están afiliadas, por supuesto, a la izquierda radical y a la ideología anti-Israel.

En enero, tras las primeras victorias de Trump en las elecciones primarias republicanas, dos comentaristas políticos del Washington Post comentaron que estaba prohibido decir "Feliz Navidad" o "él" o "ella" en un colegio liberal y progresista de Ohio porque alguien, posiblemente un transexual, o un no cristiano, podía sentirse ofendido. Fue un caso de locura que indignó a muchos estadounidenses. Para ser más exactos, fue la continuación de una revuelta, después de que el 68% de los ciudadanos estadounidenses expresaran opinión de que "la corrección política es un gran problema" tres meses antes.

Otro hito en la victoria de Trump fue escrito allí mismo, en ese lugar. Mientras, la mayoría de los comentaristas seguían viviendo en la negación. El candidato republicano les dijo a los estadounidenses lo que había sido prohibido por la policía de pensamiento, y también utilizó el racismo. Y fue perdonado. Incluso el 62% de los partidarios del Partido Demócrata, según la encuesta de octubre de 2015, se mostraban hartos de la corrección política.

Pero esta corrección no permaneció en los márgenes. Creció y creció. En 2009, fue Nidal Malik Hasan, un psiquiatra árabe del Ejército del Ejército de Estados Unidos que en la base de Fort Hood, en Texas, asesinó a 13 de sus amigos en un tiroteo. Estaba claro que Hasan era un "arrepentido" que se había asociado con la yihad. Pero el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien además de descuidar su labor como policía del mundo, adoptó el cargo de comisario principal de la policía del pensamiento. Él hasta prohibió el uso de la frase "terror islámico" y prosiguió esta desconcertante política a través de todos sus años en la oficina presidencial. Incluso liberó al ISIS de cualquier conexión con el Islam. Muchos musulmanes decentes encontraron difícil de entender al presidente estadounidense. Después de todo, la ceguera no ayudaba a la guerra contra el terror. Pero Obama insistió. Esa no fue la causa de la derrota de Clinton, pero fue otro hito más.

En nombre de esa misma corrección, el apoyo a los movimientos islamistas "avanzados" está aumentando en los campus, y algunos de los principales profesores se han convertido en defensores del BDS y de mentiras interminables contra Israel. Y así, estudiantes feministas expresaron su apoyo a Hamas, aunque Hamas las habría tirado de lo alto de un edificio. La mayoría de los estadounidenses tenían suficiente con estas ofensas al sentido común, y Trump estaba allí para recoger algo de esa aversión. Era suficiente para él.

Tres días antes de las elecciones, alguien levantó un cartel pro-Trump en un mitin en el que Obama habló a favor de Clinton. La audiencia le abucheó, como se esperaba, y Obama se apresuró a silenciar a la audiencia para hablar sobre la importancia de la libertad de expresión. Lo interesante es que Trump se aprovechó de este incidente para golpear a Obama, dando un relato completamente falso de lo que sucedió allí.

Trump sabía que estaba contando una mentira. Después de todo, todo estaba registrado y documentado. Pero eso no le molestaba. Porque la gran tragedia es que el discurso público ha entrado en la era post-factual (la realidad no importa). Pero Trump no es un representante de la posmodernidad, y en realidad ha sido el mundo académico el que ha entrado de lleno en esta era con la excusa de la "libertad académica de palabra", pero el discurso público - que se origina en personas ilustradas y no ilustradas - pavimentó el camino para Trump.

La mentira se ha convertido en una norma. Los profesores de prestigiosas universidades la practican constantemente. Tel Aviv, tal como escribió uno de ellos, es la única ciudad en Occidente sin musulmanes. El Partido Laborista y Benjamín Netanyahu, escribió otro, apoyan la transferencia de árabes. Y la lista es larga. Mienten y saben que están mintiendo. La corrección política hace que sea imposible decirles algo. Incluso serán promovidos, debido a sus mentiras. Trump tomó el mismo camino. Mintió y ganó.

El mismo autoengaño está creciendo y florece en Israel. La semana pasada, fue Amos Oz quien pronunció un discurso entusiasta a favor de Breaking the Silence. El argumento principal era que los activistas de la organización "hacen que todos los israelíes se sientan orgullosos". Según Oz, ellos dejan claro que Israel es un país libre. Es políticamente correcto decir cosas así. Eso es lo que nos dice Oz.

Los hechos son ligeramente diferentes. Avner Gvrayahu, uno de los miembros más importantes de la organización, habló en las Naciones Unidas y dio la impresión de que los soldados del IDF son ladrones. Yehuda Shaul, uno de los fundadores de la organización, difundió en el extranjero un testimonio sobre pozos envenenados en un pueblo palestino. Él mintió. Él incluso inspiró el libelo del presidente palestino Mahmoud Abbas ante la Asamblea General de la ONU. Y después de que los representantes de la organización estuvieron en Irlanda, el diputado irlandés Richard Boyd Barrett comentó que habían declarado que todo lo que hacía Israel era un asesinato intencionado. Oz, menuda desgracia, piensa que esa es la manera de hacernos sentir orgullosos.

En lo que respecta a Obama, no hay terror islámico. En cuanto a Oz, no hay demonización. Ellos están ciegos. Oz también dice muchas cosas sensatas. Advierte a Israel, y legítimamente, contra dirigirse al desastre de un estado que no sería binacional, sino árabe. Sucede, sin embargo, que toda su buena fe se cae en pedazos cuando apoya a los activistas de la industria de la demonización. Y no es sólo Oz, sino también cada vez más integrantes de la izquierda israelí, incluso de la izquierda sionista. Y luego se sorprenden cuando Netanyahu o Trump ganan. Y ganan también por tí, Amos Oz. Y hasta que no entiendas eso, seguirán ganando.

Para ganar una elección o un referéndum, no hay necesidad de convencer a masas de personas. Todo lo que se necesita es la transferencia de unos pocos puntos porcentuales de un lado a otro. Pero no son las personas ignorantes las que dudan, sino las personas que piensan. No se trata de los fanáticos de Netanyahu o de Trump, sino que la alternativa que presenta la izquierda parece mucho peor.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home