Wednesday, December 07, 2016

Histórica legislación israelí a favor de los asentamientos (si se la toma en serio) - Shmuel Rosner



Hay dos maneras de entender el polémico proyecto de ley que la legislatura israelí, en la Knesset, aprobó ayer en una votación preliminar: la primera es para descartarla como otra demostración de valentía política; la segunda es tratarla como un punto de inflexión en la historia de Israel. Y, por supuesto, este es un retrato en blanco y negro, al que se pueden añadir muchos tonos de gris.

Me explico: la factura final (o el proyecto de ley Regulación, como lo llaman) tiene por objeto permitir a Israel apoderarse de la tierra de sus propietarios legales palestinos, y compensar a estos propietarios cuando las viviendas de los colonos fueron construidos por error en esas tierras. La razón de ser de la legislación es la siguiente: los palestinos no pueden vender la tierra de Cisjordania a los israelíes a causa de una pena de muerte que las autoridades palestinas aplican a los vendedores. La tierra en Cisjordania no siempre tiene ordenado el papeleo de su propiedad y en algunos casos un propietario se da cuenta años después que un asentamiento fue construido en su tierra. La idea de esta ley, en esos casos, es simple: compensar al propietario (el no puede venderla ajeno a su propia voluntad), y evitar la evacuación de las personas que han estado viviendo en la tierra durante muchos años.

Es, por supuesto, una legislación problemática debido a dos cuestiones:

La primera, porque toma tierra de sus propietarios legales. Es cierto que un Estado puede confiscar tierras cuando las necesita para una carretera u otra necesidad pública, pero no puede confiscar las tierras de un propietario para dejar que otro propietario vive en ellas.

La segunda, Cisjordania no es legalmente una parte de Israel y, por lo tanto, las normas del país no se aplican plenamente en ella. En este caso, una fuerza de ocupación está arrebatando el terreno privado de unas personas que no tienen influencia política y no tienen derechos de ciudadanía, y por lo tanto hay un camino razonable para resistir ante tal decisión.

Se trata de una mala legislación, moral, legal y políticamente. Por eso, el Fiscal General, el asesor legal de la Knesset y el primer ministro, se oponen a ella. Hay una posibilidad bastante buena de que si pasa finalmente,  el Tribunal Supremo la rechazaría.

Por lo tanto, ¿debemos tomarla en serio?

Vamos a comenzar con el sí.

Si se toma en serio, lo que el Parlamento israelí hizo ayer es declarar, por primera vez, que considera a Cisjordania como parte de Israel, es decir, sin decirlo abiertamente, la Knesset se movía hacia su anexión. El jefe del partido Hogar Judío quería dejarlo claro: "Este es un día histórico en la Knesset, que pasó de establecer un estado palestino a proclamar la soberanía israelí sobre Judea y Samaria. No tengo ninguna duda: el proyecto de ley de asentamientos está abriendo el camino a la anexión". El líder opositor Yitzhak Herzog también lo tenía claro: "Esta es otra disputa que será recordada en la historia del estado. Este es un proyecto de ley para la creación de un estado bi-nacional".

Tanto los líderes de la derecha y de la izquierda querían, al parecer, con este paso preliminar, que el proyecto de ley entre en los libros de historia.

Si este es el primer paso en el largo camino de Israel hacia una anexión, a continuación el proyecto de ley deberá ser tomado en serio. Para bien o para mal - tanto si uno quiere la anexión o se opone a ella, como es mi opinión personal -, una decisión que coloca a Israel en esta senda es histórica y significativa.

Pero como ya he dicho, hay también otra manera de mirar este proyecto de ley, una forma que nos dice que no es tan grave. Por supuesto, si se elige esta explicación se terminará pensando que tanto la Knesset como sus miembros no son organismo y personas serias. Eso no debería ser una gran sorpresa. La Knesset de Israel no es excesivamente seria y no es menos caótica que la Cámara de Representantes (aunque es algo menos pomposa que el Senado americano). Y así, un análisis sobre este nuevo movimiento legislativo como una simple vuelta de tuerca es muy factible.

Y los hechos racionales son los siguientes:
- La Knesset tiene una necesidad. Es una necesidad política. 
- Hay un partido - El Hogar Judío - que tiene que demostrar a sus unidades constitutivas (colonos y sus partidarios) que está trabajando duro para evitar la evacuación del asentamiento de Amona, o por lo menos realizar limonada de una evacuación agria. Con respecto a lo que pretende el Hogar Judío, que hizo historia al aprobar la legislación, ellos saben perfectamente que esto es un triunfo temporal y frágil, que la ley bien no podría pasar las próximas rondas, o puede ser que no pase la barrera legal de la Corte Suprema, o bien que podría resultar imposible implementarla. 
- Está el partido Kulanu. El líder de Kulanu, el ministro Moshe Kahlon, se comprometió a proteger al Tribunal Supremo de la legislación que intente anular la decisión que ya emitió ese mismo tribunal. Así que se conformó con que la legislación no incluya esos elementos, y todavía es lo suficientemente satisfactoria para mantener la coalición intacta y así poder aprobar el presupuesto, su principal preocupación como Ministro de Economía. 
- Están los partidos haredim. En realidad, no importan. Ellos quieren que la coalición sobreviva y están dispuestos a votar a favor de este cuestionable proyecto de ley con este propósito. En su defensa, dirán que probablemente no creen que este proyecto de ley sea de gran importancia, y lo ven todo como un espectáculo político que no les concierne.
- El Partido Likud también apoya la legislación. ¿Por qué? Debido a que tiene poco que perder y mucho que ganar con ello. Al votar por ella, demuestran a la derecha que el partido Likud es tan derechista como el Hogar Judío, su principal competidor en ese ámbito. ¿Y qué pasa con el posible daño a Israel o al estado de derecho? Bueno, eso es competencia del primer ministro (que se opone a la ley sin decirlo claramente, y todavía está buscando la manera de convertirla con otra cosa) o del Tribunal Supremo (siempre útil para salvar a Israel de sí mismo). 
El resultado final será obvio: todo el mundo será feliz. Incluso la oposición, que ahora cuenta con una nueva herramienta con la que atacar al gobierno. Y en cuanto a la nueva legislación, puede que aún sea enterrado por la propia Knesset, o por el Tribunal Supremo. O puede que llegue a ser histórica. Es demasiado pronto para decirlo con seguridad.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home