Wednesday, December 28, 2016

Si Israel es un ladrón de territorio, ¿por qué negociar con él? - David Suissa - Jewish Journal



Es cierto que los presidentes americanos, en un grado u otro, siempre han criticado los asentamientos israelíes. Sin embargo, aunque fuesen denominados como "ilegítimos", han resistido generalmente los esfuerzos para marcarlos como "ilegales". Hay una gran diferencia entre ambos conceptos. Ilegítimo implica controversia, disputa, debate. Ilegal significa que el debate ha terminado. Usted está viviendo en territorio robado. Usted es un ladrón.

La resolución UNSC 2334, que el presidente Obama permitió pasar el viernes pasado, hace precisamente eso. Etiqueta a Israel como un ladrón de territorio.

"Si hay un área en la resolución que puede ser potencialmente problemática para el futuro", escribió el veterano negociador de paz Dennis Ross, "es la referencia a que los asentamientos son ilegales".

Y por una buena razón: Si usted estipula que los asentamientos son ilegales, ¿para qué quieren que los palestinos se sienten a negociar? Nadie le debe nada a un ladrón, y menos la indignidad de tener que sentarse y hablar. Un ladrón ya tiene suerte de evitar la cárcel. Asimismo, deberá devolver los bienes robados. Fin de la historia.

¿Se han preguntado por qué los líderes palestinos son siempre tan reacios a realizar concesiones? Es porque realmente creen que Israel es un ladrón. Gracias a esos organismos hostiles a Israel como las Naciones Unidas, y la potenciación de un mundo que les mima, esta creencia se ha hecho más fuerte a través de los años. Ahora, con la resolución 2334, y con el respaldo del presidente Obama, la "narrativa de Israel como un ladrón ha tomado la fuerza de un juicio legal internacional".

Y es aún peor. La resolución no hace distinción alguna entre los bloques de asentamientos junto a Jerusalén, los puestos avanzados aislados en Cisjordania y los barrios judíos en la Ciudad Vieja. En cuanto a la resolución vaya adelante, todo será "territorio palestino ocupado". Ya no importa que no existiera tal cosa como un "territorio palestino" antes de 1967. No importa que las negociaciones anteriores siempre apoyaran la idea de que los principales bloques de asentamientos permanecerían en Israel. Y nada de pensar que hay un caso legal convincente para pensar que el territorio en cuestión está "en disputa", en lugar de pertenecer a cualquiera de las partes.

No importa nada de eso. Con esta nueva resolución, incluso el sitio más sagrado del judaísmo, el Muro Occidental, se considera un "territorio palestino ocupado".

Por lo tanto, cuando Israel construya cualquier cosa del Muro Occidental, como la plaza en la que el propio Obama una vez rezó, se encuentra en "violación flagrante del derecho internacional", ya que ha invadido el "territorio palestino".

La flagrante cara dura detrás de tales declaraciones es asombrosa. Creo que esta es la razón por la que muchos de mis amigos pro-israelíes de la izquierda se sienten tan mal ante esta resolución. Ellos pueden ver a través de ella. Pueden ver que no promoverá un compromiso razonable. Pueden ver que no tiene nada que ver con traer la paz y todo que ver con llevar a Israel hacia abajo.

La complicidad del presidente Obama en la transformación de la construcción judía en todas las áreas posteriores a 1967 en completamente ilegal puede incluso llegar a ser el último clavo en el ataúd de la paz. Él le ha quitado todas las cartas a Israel debido a que un ladrón no debe tener cartas con que jugar. Si por algún milagro las partes nunca vuelvan a una mesa de negociación, todo lo que palestinos tendrán que hacer es traer una copia de la Resolución 2334 y decir: "Traigan todo de vuelta".

Es lo que han estado diciendo todo el tiempo los palestinos, sólo que ahora tienen el respaldo de un documento jurídico internacional con el beneplácito del supuesto mejor amigo de Israel.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home