Sunday, January 01, 2017

El final de Obama, el momento más vergonzoso de su legado - Charles Krauthammer - TWP


"Cuando las cosas vayan mal, yo siempre estaré detrás de Israel" - Palabras de Barack Obama en la conferencia del AIPAC de 4 de marzo de 2012
El público - mayoritariamente judío, apasionadamente a favor de Israel y sumamente ingenuo - aplaudió salvajemente. Cuatro años más tarde -  su última elección ya lejana, a un mes de abandonar el cargo y ya sin necesidad de engañar a un judío o gentil, Obama se puso detrás de Israel, pero para clavarle un cuchillo.

La gente no entiendo muy bien el daño que ha hecho a Israel con la abstención de los Estados Unidos que permite la aprobación de una resolución de condena a Israel por el Consejo de Seguridad de la ONU por los asentamientos. La administración pretende que esto no es nada más que una reafirmación de la larga oposición de los Estados Unidos a los asentamientos.

Menudo disparate. Durante los últimos 35 años, cada administración, incluyendo cuando se planteaba la reelección del propio Obama en 2011 el veto de los Estados Unidos  ha protegido a Israel debido a que una resolución del Consejo de Seguridad da una inmensa munición legal para todos los boicoteadores, antisemitas y celosos fiscales europeos deseosos de sancionar y castigar a los israelíes.

Un israelí ordinario que vive o trabaja en la Ciudad Vieja de Jerusalén se convierte en un paria internacional, un potencial fuera de la ley. Por no hablar de los soldados del ejército de ciudadanos de Israel. "A cada piloto, cada oficial y cada soldado", dijo un hombre de confianza del líder palestino Mahmoud Abbas, "le estaremos esperando en La Haya", es decir, en la Corte Penal Internacional .

Por otra parte, la resolución socava los cimientos mismos de medio siglo de política estadounidense en el Oriente Medio. Y es que el lema de "tierras por paz", ese intercambio de territorios por la paz, se declara de antemano obsoleto ya que de entrada esa tierra es declarada palestina e Israel ya no tiene derecho a negociar con ella.

Los parámetros de paz enunciados tan ostentosamente por el Secretario de Estado John Kerry el miércoles son casi idénticos a los parámetros de Clinton que fueron ofrecidos a Yasser Arafat, y que rechazó, en el 2000, la igual que los ofrecidos a Abbas por el primer ministro Ehud Olmert en 2008. Abbas también los rechazó.

Kerry no mencionó nada de esto porque socava su narrativa de culpar a Israel. Sin embargo, eso legítima el rechazo palestino. El Consejo de Seguridad acaba de declarar a los territorios palestinos legalmente, sin que los palestinos tengan que conceder nada, ni siquiera la paz . ¿Qué incentivo tendrán los palestinos a la hora de negociar cuando pueden obtener todos los términos - y el territorio - que buscan de forma gratuita si tienen el tiempo suficiente?

La administración afirma una especie de inocencia pasiva en la redacción del texto de la resolución, como si le hubiera llegado en el último momento. Hemos de creer que los patrocinadores ostensibles - Nueva Zelanda, Senegal, Malasia y la Venezuela que no puede proporcionar a su propio pueblo el suficiente papel higiénico, ni permitirse alimentar a su gente - estuvieron durante meses sudando con los detalles de las viviendas judías en Jerusalén Este.

No hay nada nuevo aquí, protesta el vice asesor de seguridad nacional Ben Rhodes : "Cuando vemos nuevamente los hechos sobre el terreno (asentamientos), profundamente en Cisjordania, y más allá de la barrera de separación, nos sentimos obligados a hablar en contra de esas acciones".

Se trata de un engaño. Todo el mundo sabe que los asentamientos aislados y avanzados no son el problema. Bajo cualquier paz, serán barridos. El ministro de Defensa, el derechista Avigdor Lieberman que vive en uno de estos asentamientos en Cisjordania, ha declarado públicamente estar "de acuerdo en desocupar mi asentamiento si realmente hay una solución de dos estados". ¿Dónde está el obstáculo para la paz?

Una segunda categoría de asentamiento son los bloques próximos a las fronteras de 1967. Aquí también sabemos de antemano cual será su futuro: se convertirán en parte del territorio israelí y, a cambio, Israel entregará parte de su territorio al estado palestino. ¿Dónde está el obstáculo para la paz?

Es la tercera categoría de "asentamientos" la más polémica y la que la resolución 2334 del Consejo de Seguridad condena explícitamente: Jerusalén Este. Esto no es sólo escandaloso, es absurdo. Los Estados Unidos favorecen una declaración que afirma, como cuestión de derecho internacional, que el Estado judío no tiene ningún derecho sobre el Muro Occidental, el Monte del Templo, y de hecho todo el barrio judío de Jerusalén. Solamente pertenecen a Palestina según el Consejo de Seguridad.

El Monte del Templo es el lugar más sagrado de todo el judaísmo. Que sea declarado extraño al pueblo judío es como si el Consejo de Seguridad declarara a la Meca y Medina territorio sobre el que el Islam no tiene ningún derecho. Tal es el universo orwelliano que Israel debe sufrir

Por lo menos, Obama debería haber insistido en que cualquier referencia a Jerusalén Este no aparecería en la resolución o se enfrentaría a un veto de los Estados Unidos. ¿Por qué no lo hizo? Resulta incomprensible, a menos que se un disparo de despedida como venganza personal contra Benjamin Netanyahu. O tal vez sea la revelación de una antipatía profunda y oculta por Israel que simplemente esperaba un intervalo de política de seguridad para expresarse públicamente.

Ha sido otro gran momento del legado de Barack Obama. Y el más vergonzoso

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home