Friday, January 06, 2017

El juicio Azaria, la correción política y las diferencias sobre la orden de disparar - DEBKA



Los tres jueces de un tribunal militar israelí encontraron por unanimidad el miércoles 4 de enero culpable de homicidio al sargento Elor Azaria por la muerte a tiros de un terrorista herido en Hebrón, en marzo de 2016, después de un ataque terrorista contra los soldados. La condena fue anunciada después de una lectura de tres horas de la sentencia por la juez principal, la coronel Maya Heller. La corte desechó el argumento de la defensa en favor del testimonio dado por los mandos en el lugar de los hechos y en el juicio. La causa de la muerte del terrorista fue juzgada causada por las balas disparadas a la cabeza por el sargento Azaria, aunque el tribunal dictaminó que no había peligro de que el terrorista continuara con su ataque. Tampoco era sospechoso de ocultar explosivos, lo que fue ratificado después del hecho.

Según el veredicto, Azaria fue motivado por su deseo de venganza por el apuñalamiento e intento de asesinato por el terrorista de un soldado amigo. La coronel Heller rechazó los argumentos de que el tribunal se vio influenciado por la controversia social, política o militar en torno al caso, y subrayó que fue guiado únicamente por los hechos. El abogado del soldado condenado dijo que apelará el veredicto. La sentencia se anunciará en una fecha posterior.

Fuera de la corte, cientos de manifestantes se manifestaron contra el juicio del sargento Azaria.

Hace siete meses, el sargento Elior Azaria fue llevado a juicio ante un panel de tres jueces de la Corte Militar de Jaffa. Fue acusado de homicidio por disparar y matar en marzo del año pasado a un terrorista palestino que había atacado a los soldados con un cuchillo y que había sido disparado y herido.

La liberación de una cinta de vídeo que mostraba al terrorista tumbado boca abajo en el suelo pero aún con vida cuando Azaria llegó a la escena, se volvió viral e hizo la causa célebre .

El juicio giró sobre la cuestión de si el terrorista ya estaba inmovilizado o si todavía representaba una amenaza. La controversia popular sobre esta cuestión llevó a la renuncia de Moshe Yaalon como ministro de Defensa, después de que él argumentara que Azaria, que entonces tenía 19 años, estaba fuera de lugar y debía ser juzgado por asesinato. Fue apoyado por el jefe titular de personal, el teniente general Gady Eisenkott.

La familia de Azaria montó una campaña popular para justificar sus acciones, alegando que actuó con la convicción de que estaba salvando vidas. Su conducta fue respaldada por muchos hombres uniformados a través de los medios de comunicación social y un número de ex generales se ofreció a testificar en su defensa.

Analistas militares han comentado a Debka que se debería tener en cuenta que la controversia refleja los abundantes esfuerzos por introducir la política - o una marca de corrección política - en la toma de decisiones del IDF. Los soldados están bajo la orden de disparar a los terroristas en el calor de un ataque, algo que no está en cuestión, pero desde el caso Azaria el ejército al mando del general Eisenkott está trabajando en mejoras, como por ejemplo dictaminar cuando es permisible y cuando no lo es.

Tanto Yaalon como Eisenkott se volcaron en su intento de influir indebidamente en el curso del juicio militar sub judice con unas declaraciones públicas que desacreditaban al soldado acusado.

La semana pasada, en cumplimiento de esta campaña, el ex ministro de Defensa se presentó ante 1.000 jóvenes de 18 años a punto de entrar en el ejército durante tres años de servicio obligatorio. En primer lugar, realizó un resumen de los acontecimientos que condujeron a la acción de Azaria y a su propia renuncia.

El 24 de marzo, dijo, dos terroristas llegaron hasta el puesto de control Gilbert en Tel Romeida, en Hebrón, y empezaron a apuñalar a un soldado y a un oficial. Pero después se oyó decir a Yaalon: "Si no preservamos nuestros valores humanos, el IDF no será mejor que el Daesh". La implicación que parecía dar a entender es que Azaria no era mejor que un asesino del Estado islámico.

Este fue un movimiento que prejuzgaba el desarrollo del juicio y que podía afectar a los tres jueces militares, en caso de que estuvieran convencidos de que Azaria no tenía un gatillo tan fácil, sino que había disparado al terrorista caído en la creencia de que como soldado era su deber proteger el entorno inmediato de una mayor amenaza.

El jefe actual del IDF, Eisenkott, también tuvo algo que decir el martes 3 de enero, un día antes de que la corte dictara su veredicto. Él declaró que tenían el deber de "preservar los valores del IDF".

Nuestros analistas militares han buscado en vano en el libro del código militar del IDF una definición de los "valores del IDF", con órdenes a menudo contradictorias de cuándo abrir fuego. Se preguntan cómo se puede esperar de un joven recluta que sirve en un control - y sabiendo que puede ser el objetivo en cualquier momento de un apuñalamiento repentino, de disparos, de ataques con bombas o de atropellos - que decida en ese momento que "valores militares" aplicar.

En su formación básica, se le enseña que su deber como soldado es luchar contra el enemigo y proteger a los civiles. Su confusión o dudas en el momento vital de un ataque podría costar vidas preciosas.

Sin embargo, Yaalon y Eisenkott han dejado claro que, independientemente de la sentencia dictada por un tribunal después de un largo juicio - y del interrogatorio exhaustivo de un gran número de testigos tanto por la defensa como la acusación - están decididos a perpetuar la controversia políticamente contaminada que ha dividido el país y sus fuerzas armadas.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home