Wednesday, March 22, 2017

Israel: cuando a Le Monde se le olvida informar. Quién es verdaderamente el "experto" Richard Falk, el "objetivo" investigador de la ONU - Gilles-William Goldnadel - Causeur



Lo he escrito mil veces: en materia de información, la primera desinformación es la ocultación. O mentir por omisión.

Pocos riesgos de ser confundido. Excepto cuando se exagera. Y Benjamin Barthe, del periódico Le Monde, que fue hace mucho tiempo un periódico serio y que no exageraba, ahora exagera. Barthe publicó el 17 de marzo a las 23:53 un artículo titulado "Bajo presión, la ONU entierra el informe acusando a Israel de apartheid". En su lectura, queda claro que Benjamín Barthe no ha reparado en la aparente incongruencia del informe jurídico. Y con sólo leer el título, se comprende igualmente que la presión o las amenazas venían de Trump y Netanyahu, y que la ONU debería haber publicado este "objetivo" informe tal como ha publicado muchos otros tan objetivos con la marca de Israel. Esto es lo que debe sorprender y chocar. Los lectores molestos del periódico también lo han significado marcadamente en sus comentarios condenando la infame censura ejercida.

El sulfuroso Sr. Falk

Pero volvamos a los hechos, o más bien aquellos que son cuidadosamente ocultados por este diario supuesto denunciador de las "informaciones falsas". Según Barthe, Richard Falk y Virginia Tilley *1, los dos autores del informe para la subcomisión económica regional del Asia occidental de la ONU (nada menos que compuesta por 13 dictaduras arabo-islámicas), el cual solicitó directamente este informe sin que se le hubiera solicitado, ambos autores serían "especialistas del derecho internacional". Nada más.

Ciertamente, el hecho de que estas dos "eminencias" preconicen en su informe ponerse del lado de los boicoteadores antisionistas del BDS, ya nos sugiere que no estamos solamente ante unas "puras mentes legales y científicas". Sin embargo, un mínimo anhelo de credibilidad para cualquier autodenominado periodista debería haberle motivado para que hiciera mención en su crónica de la excepcionalmente extravagante personalidad de Richard Falk, el cual ha provocado en numerosas ocasiones titulares escandalosos.

Y es que su historia pone en perspectiva el informe y explica su funesto destino. Para ser breve, y para paliar la carencia cruel demostrada por éste olvidadizo periodista, recordaré brevemente los otros títulos de gloria de este "experto en derecho internacional":

- culpó a los Estados Unidos por los ataques del 11 de septiembre de 2001.

- hizo una relación entre el atentado del maratón de Boston y la política de los Estados Unidos en el Oriente Medio.

- realiza una continua comparación de los israelíes con los nazis.

- critica a los que consideran al ayatolá Jomeini como un reaccionario fanático.

¿Y el Decodex? (blog donde Le Monde se propone desenmascarar las falsas informaciones y los falsos hechos de los demás medios)

Los lectores de la web Algemeiner han tenido más suerte que los de Le Monde, ya que su artículo del 17 de marzo titulado "Falk debería haber sido desacreditado desde hace una década", sí revelaba todo lo anterior, lo cual fue omitido conscientemente a los lectores franceses.

Hay que añadir, por si acaso, que en el 2011 el primer ministro británico David Cameron condenó "enérgicamente" al "experto jurídico internacional" por la publicación de un dibujo antisemita en su blog. En el 2012, el Foreign Office (el ministerio de Asuntos Exteriores) condenó a su vez a éste "experto" por la evocación de una obra que consideraba que "después de todo, Hitler tenía razón".

Wikileaks también ha revelado la existencia de un cable de fecha 16 de febrero de 2010, donde al "experto jurista" la  Autoridad Palestina le describía como un "partidario de Hamas". Incluso Ban Ki-moon se había visto obligado en mayo del 2014 a condenar a Falk por su odio patológico hacia Israel y empujarlo hacia la salida. Y es que había dicho, entre docenas de otras cosas sin sentido, que "los sionistas eran los enemigos de la humanidad".

Si los lectores de Le Monde hubieran sido informados como los del Algemeiner, habrían comprendido de inmediato por qué ese "experto internacional" había vuelto a explicar nuevamente que "la noche es la mañana". En su lugar, se les hizo creer que "dos académicos serios" se habían visto silenciados por tratar de hacer su deber.

Una triste ironía de la historia, el 18 de marzo Le Monde publicó con orgullo un artículo titulado: "Decodex: en el momento de la post-verdad, es necesario luchar por los hechos y la verdad"...

Hay algo peor que la post-verdad y las mentiras, los que ocultan la verdad.

Pobre monde.


*1 La otra autora del informa, Virginia Tilley, es conocida por propugar la disolución de Israel en un único estado de mayoría musulmana y árabe

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home