Sunday, March 12, 2017

Los derechistas israelíes deberían dejar de felicitarse - Ben-Dror Yemini - Ynet


El diputado del Likud Miki Zohar

Después de la serie de movimientos y declaraciones realizadas por el nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, es un poco difícil encontrar cualquier indicio de cambios tras la campaña electoral en la posición más importante en el mundo. La semana pasada, se produjo su discurso ante el Congreso que infundió un pequeño rayo de esperanza, porque no incluía ninguna maldición y giro, y en la era de Trump eso ya es demasiado.

Desde el punto de vista israelí y sionista, la mayor preocupación tiene que ver por supuesto con el supuesto cheque en blanco que le dio a Israel  - o a la derecha israelí, para ser más exactos -, para la destrucción del Estado judío en favor de la catástrofe de un Estado único.

Este sentimiento llevó a un estado de euforia entre los partidos de la derecha, y algunos de sus portavoces realizaron una serie de declaraciones fervientes. Unos quieren anexionarse la zona C, otros quieren anexionar Ma'ale Adumim, otros ya están dando como fallecida a la Autoridad Palestina, y los más meticulosos se están moviendo rápidamente hacia la solución mágica de "un único Estado".

El punto culminante llegó cuando el miembro del Likud Miki Zohar declaró esta semana que Israel debía anexionar los territorios y privar a los palestinos del derecho a voto. En inglés, eso se parece bastante a apartheid.

Los enemigos de Israel no necesitan mucho más que eso para confirmar su demonización contra Israel. ¿Por qué un diputado del partido en el poder realiza una declaración de este tipo? El momento es importante también, porque la Semana del Apartheid se celebraba por esas fechas en muchos campus de Occidente, y no habría mayor regalo para los iniciadores de la campaña anti-israelí que tal declaración. "Furia cuando un diputado israelí promueve abiertamente un apartheid" fue el titular del diario británico Morning Star, además de otros medios de comunicación de parecida cuerda, destacando la información para introducir sus condenas de los supuestos crímenes de Israel. Y tendrían que agradecer a Zohar su contribución.

La sensación es que este tipo de declaraciones a favor de la anexión y en contra de la solución de dos estados para dos pueblos se animó a raíz de la declaración realizada por Trump de que "no descartaba la solución de un único estado", si ese era el deseo de las partes. No hay duda de que eso es precisamente lo que quieren los palestinos. Después de todo, siempre han rechazado un estado independiente palestino siempre que existiera a la vez un estado independiente judío. Y no hay duda de que eso es lo que quieren los partidarios de la deslegitimación de Israel. Y sus mayores cómplices, los facilitadores de esta visión, son los diversos Miki Zohar.

Sin embargo, podemos hacer sonar la señal de que esto no será así. Debido a la declaración realizada por el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, dejando claro que la administración americana, incluso la administración Trump, está en contra de los deseos de esa parte de la derecha israelí. La administración, aclaró Lieberman, está en contra de una anexión y de una expansión de la empresa de los asentamientos fuera de los grandes bloques.

Lieberman no hizo ese comentario como un capricho. Él sabía lo que estaba diciendo y por qué, y tampoco estaba hablando solamente en su propio nombre. Él estaba hablando en nombre del primer ministro Benjamin Netanyahu, y la declaración fue probablemente coordinada entre ellos. Netanyahu no siempre favorece el interés nacional por encima del interés político, pero eso sucede a veces, incluso si es a través de un mensajero. Y es una buena cosa cuando sucede.

Hay algo desafortunado en el hecho de que Israel necesite de la administración estadounidense con el fin de protegerse de los difundidores de la visión de pesadilla de "un único estado", y no hay consuelo en el hecho de que partes de la derecha estén realizando la visión de los enemigos de Israel. La mentira común es que "eso es lo que eligieron los votantes". Eso no es cierto. No existe ningún tipo de mayoría entre el público israelí o en la Knesset a favor de dirigirse hacia un único estado. Esa no es ni la visión de Kulanu ni de los partidos ultra-ortodoxos, y tampoco es la visión de Lieberman y Netanyahu.

Y una cosa más. La solución de dos estados para dos pueblos no está en la agenda debido al rechazo palestino. Pero es aún más evidente el hecho de que porque los palestinos estén rechazando la solución de dos estados para dos pueblos no tenemos que llegar a la conclusión de que tenemos que hacer lo que ellos quieran, en otras palabras, ir hacia un único estado. La administración estadounidense, al parecer, está empezando a entender eso. Podemos calmarnos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home