Saturday, April 29, 2017

Los "amigos alemanes": Los socialdemócratas alemanes (¿y también la clase política alemana?) se giran hacia los palestinos e Irán - Benjamin Weinthal - JPost



El movimiento del ministro de Exteriores y vicecanciller de Alemania, Sigmar Gabriel, hacia una pelea con Benjamin Netanyahu, no es ninguna sorpresa para los veteranos observadores políticos de la deriva de Gabriel y de su partido Socialdemócrata (SPD) hacia Fatah y la República Islámica de Irán.

Netanyahu le comunicó a Gabriel que no estaba dispuesto a reunirse con él si seguía adelante con su reunión con unas organizaciones (es decir, Breaking the Silence) que tratan de deslegitimar al Estado judío y el IDF. Gabriel se negó a prescindir de esas reuniones y el asunto generó una crisis diplomática en toda regla.

“Alboroto deliberado por parte de Gabriel” fue el titular del artículo de Alex Feuerherdt en la web del think tank Menas Watch. Feuerherdt, un periodista y experto en las relaciones germano-israelíes, insistió en las crecientes tendencias anti-Israel en el SPD y en los medios de comunicación y políticos alemanes, monolíticos en sus críticas hacia Netanyahu por la cancelación de la reunión.

También señaló el doble estándar existente en Alemania: No hubo ninguna protesta por la decisión de la canciller Angela Merkel de castigar a Israel por la construcción de viviendas en los territorios en disputa mediante la cancelación de su viaje a Israel en mayo.

Gabriel, por supuesto, no es ajeno al lenguaje que ataca a la razón de ser de Israel, a saber, el sionismo político. Él ya denomino a la presencia de Israel en Hebrón un “régimen de apartheid”, y sus puntos de vista partidistas han sido claramente expuestos. Para Gabriel, Mahmoud Abbas es un “amigo" y su partido el SPD se declaró en "asociación estratégica" con el partido Fatah de Abbas.

Por otra parte, el SPD organizó una exposición de Breaking the Silence en el año 2012 en la sede Willy Brandt del partido en Berlín.

El actual presidente de Alemania, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, también se deshizo en elogios acerca de Breaking the Silence, un grupo que utiliza testimonios anónimos y no probados para acusar al ejército de Israel de cometer crímenes de guerra.

Todo esto ayuda a explicar por qué el embajador israelí en Alemania, Yakov Hadas-Handelsman, rechazó hace apenas unos días un papel de mediación de parte de Alemania (es decir, de Gabriel) en el conflicto entre Israel y la OLP.

El presidente y candidato a canciller del partido Socialdemócrata, Martin Schulz, describió el discurso de Abbas ante el Parlamento Europeo el año pasado como “estimulante”. Sin embargo, durante un discurso en junio de 2016, Abbas acusó a los rabinos de Israel de "instar al gobierno israelí a envenenar el agua palestina". El New York Times escribió que las acusaciones de Abbas sobre un agua letalmente contaminada por los judíos se hacia eco de las “acusaciones antisemitas que llevaron a los asesinatos en masa de  judíos europeos en la Edad Media”.

Gabriel tiene escasa experiencia en el Oriente Medio. El vicecanciller - su partido forma una coalición con el partido CDU de la canciller Angela Merkel - es un conocido nacionalista económico que da prioridad a los intereses comerciales de su país sobre la responsabilidad histórica hacia el pueblo judío. Así se precipitó a viajar a Irán con una delegación empresarial tan sólo unos días después del acuerdo nuclear alcanzado en julio de 2015.

En dicho viaje, Gabriel no se reunió con ninguna organización crítica de la República Islámica, al igual que cuando fue a Teherán en 2016 con otro grupo empresarial.

El predecesor de Gabriel, Steinmeier, etiquetó las críticas de Netanyahu al acuerdo nuclear con Irán como “muy exageradas". Como resultado de dicho acuerdo, se espera que las empresas alemanas se aseguren unas ganancias multimillonarias en los acuerdos comerciales con el régimen de los mullahs.

Y los líderes clave dentro de los socialdemócratas también criticaron la oposición de Israel al acceso a las armas nucleares de Irán y la oposición de Netanyahu a realizar concesiones a los palestinos.

Como ex ministro de asuntos económicos y actual canciller de exteriores, Gabriel no ha dejado de proporcionar fondos de los contribuyentes alemanes a la Autoridad Palestina, los cuales probablemente también se distribuirán entre terroristas palestinos condenados y sus familias.

El gobierno alemán ha proporcionado millones de euros a las ONG palestinas en Cisjordania y la Franja de Gaza controlada por Hamas, e Israel, las cuales se dedican a una guerra política contra Israel, según la ONG Monitor con sede en Jerusalén.

El profesor Gerald Steinberg, presidente de la ONG Monitor, ha comentado que “la financiación alemana dirigida a organizaciones como B'Tselem y Breaking the Silence solamente representa una pequeña parte del problema. El gobierno alemán también ofrece dinero a organizaciones radicales que deslegitiman el derecho del pueblo judío a su propia soberanía. Esta controversia [sobre la visita de Gabriel] es una oportunidad para sostener un diálogo serio entre los funcionarios de ambos países para resolver los problemas derivados de la conexión paralela de los europeos con grupos políticos israelíes y ONG's anti-Israel

El giro de los socialdemócratas hacia la OLP y el régimen de Irán continuará a ser una fuente de fricción entre Israel y Alemania. Es muy probable de que una nueva coalición del SPD con Merkel, después de las elecciones de este otoño, mantendrá una alta tensión diplomática para el próximo mandato de cinco años del gobierno alemán.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home