Monday, May 15, 2017

¿Era célibe la Comunidad de Qumran? - Hershel Shanks - Bar



Una de las muchas y fascinantes cuestiones sobre los manuscritos de la Comunidad del Mar Muerto que vivía en Qumran es si sus miembros eran célibes. ¿Se casaban y tenían hijos, o no?

Según el historiador judío Josefo y el filósofo judío Filón de Alejandría, los esenios eran de hecho célibes. El filósofo y naturalista romano Plinio el Viejo estaba de acuerdo, y parece localizar una comunidad esenia en Qumrán. La cuestión, por supuesto, es si la comunidad de Qumran era de hecho esenia.

Los esenios eran un grupo religioso judío, al igual que los fariseos y los saduceos (y al igual que otras comunidades más pequeñas). Si la comunidad de Qumran era esenia es una cuestión muy debatida. De acuerdo con una reciente y exhaustiva revisión de la investigación de los Manuscritos del Mar Muerto de la académica israelí Devorah Dimant, la comunidad de Qumran probablemente era esenia. "A mi juicio”, escribe, “esa identidad fundamental ha resistido la prueba del tiempo”. Pero eso no nos dice si la comunidad de Qumran, incluso si fuera esenia, era célibe.

Tendiendo en la dirección opuesta, dos grandes manuscritos del Mar Muerto, el Documento de Damasco y la Regla de la Congregación (1QSa I), hablan de mujeres y niños. El Documento de Damasco detalla reglas especiales para una comunidad que consta de familias.

Durante un tiempo se pensó que los enterramientos de mujeres y niños en el gran cementerio adyacente iba en contra del argumento de que los qumranitas eran célibes. Pero resultó que se trataba de enterramientos beduinos del período medieval, por lo que el cementerio parece argumentar en favor del celibato.

Al final, la cuestión del celibato de la comunidad de Qumran sigue siendo sólo eso, una cuestión o un problema espinoso, tal como lo caracteriza Dimant . “Dificultades sin resolver que aún permanecen”.

Y esta es sólo una de las restantes dificultades relativas a Qumrán y a los manuscritos del Mar Muerto, que con el tiempo se han multiplicado más que resuelto, en opinión de Dimant. Lo que parecía claro al principio de las investigaciones, ahora parece más complicado. Tal vez, por ejemplo, existían dos grupos de manuscritos del Mar Muerto, o un mismo grupo con dos aspectos: uno que refleja una apocalíptica similar a la de grupos cristianos posteriores, y uno más halájico, que refleja puntos en común con el judaísmo contemporáneo.

La naturaleza de la relación de los qumranitas con los seguidores contemporáneos del judaísmo del Templo es otro asunto que ahora debe ser tratado con más sutileza, Dimant así lo cree, ya que la ruptura no es tan clara.

Lo que está claro, sin embargo, es que los qumranitas adoptaron un calendario de 365 días, en lugar del calendario lunar del Templo (y del moderno judaísmo). Esto significaba que los qumranitas observaron los días festivos en fechas diferentes que los seguidores del judaísmo del Templo. Y no es solamente eso, el calendario de 365 días también se encuentra en otros textos tales como 1 Enoc, que es un texto no sectario. En opinión de Dimant, el diferente calendario de la qumranitas no implica necesariamente un cisma religioso. Ella cita al académico británico Sacha Stern con aprobación: “La noción de que el calendario es crítico para el sectarismo de Qumrán no sigue siendo más que una moderna suposición científica”. Dimant pasa a preguntarse si los términos tales como “escisión” y “ruptura” son realmente “apropiados”cuando se describe la relación entre el grupo de Qumrán y la corriente principal del judaísmo del Templo.

Esto introduce otro tipo de división académica entre los que enfatizan el aspecto apocalíptico de los manuscritos, y encuentran una fuerte similitud con “las creencias y organización de los primeros grupos cristianos”, y los que por el contrario hacen hincapié en la devoción de los qumranitas por la halajá (las normas legales), como lo ilustran las seis copias parcialmente supervivientes de la llamada Carta halájica (4QMMT), la cual enumera las disputas legales, y principalmente relativas a la pureza cultual, entre el grupo de Qumrán y, presumiblemente, el judaísmo dominante de la época.

Otro compromiso de Qumrán con la halajá judía se refleja en el Rollo del Templo, el más extenso de los manuscritos del Mar muerto, y que tiene la forma de un mandato divino a Moisés en relación con la construcción y el funcionamiento del Templo. Está centrado exclusivamente en cuestiones legales.

Al final, se refiere Dimant a unos problemas muy complejos “en la escena sin asentar de la investigación sobre Qumrán". Dimant advierte contra “la administración de conclusiones generales y simplistas”.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home